Inicio / Predicas Cristianas / Cuando lo que crees te aleja de Dios

Cuando lo que crees te aleja de Dios

Predicas Cristianas… Predicaciones Cristianas

Romanos 2:17-29

INTRODUCCIÓN:

¿Había pensado en la posibilidad de esta declaración? ¿Puede haber alguien que su creencia le aleje de Dios? Pues este es el caso que nos presenta el presente pasaje bíblico. Esta parte de la carta revela  el comportamiento del judío, entendiéndose al que es israelita, al miembro de la raza elegida, los hijos de Abraham y los participantes directos de los pactos divinos.

La importancia de este pasaje radica cuando  Pablo nos presenta al pueblo escogido de Dios en una jactancia  que los pone lejos de él, porque al justificarse por las obras de la ley, más no por su fe en Cristo, los deja bajo esta condición. Es como si  estuviéramos hablando de la incredulidad del creyente o de la condenación de los “santos”.

El cuestionamiento que Pablo hace es hacia el judío legalista e hipócrita, los mismos que Jesús enfrentó y los calificó de esta manera. Y por supuesto que al hablar de ellos no significa que todos los judíos eran así. Para el tiempo cuando Jesús vino habían muchos judíos piadosos y temerosos de Dios. Los que conformaron la familia del Mesías y los que reconocieron el cumplimiento profético, eran judíos que amaban a Dios con todo su corazón y sin hipocresía.

Ese fue el caso de José, el padre adoptivo de Cristo,  María su  madre, Elizabeth su tía, así como el sumo sacerdote Simeón y Ana quienes le vieron y le dedicaron. De modo, pues, que el énfasis del apóstol acá es en una religión que se preocupa más por lo externo que por lo que hay en el corazón. Es la religión que se esfuerza en hacer prosélitos para que los hombres se circunciden en la carne más no en el corazón.

El reto de este pasaje es mostrarnos los peligros de pretender creer en Dios bajo un sistema legalista, pero que se aleja de Dios porque ponen más su confianza en las obras de la ley que en la fe en Jesucristo. El propósito del mensaje de hoy es revelarnos que Dios no quiere adoradores de palabra sino de hecho y en verdad. Cuándo, entonces, lo que creo me aleja de Dios.

I. TE ALEJAS DE DIOS CUANDO SIENTES ORGULLO SOLO POR EL CONOCIMIENTO DE LA PALABRA

a. Orgulloso en la ley por ser judío vers. 17.

Los judíos cuando tenían que compararse a los gentiles en los temas religiosos simplemente se consideran superiores a ellos, porque ponían toda su confianza en la ley dada por Dios. Pero este “don del cielo”, lejos de hacerlos humildes y misioneros a los gentiles, les hacía gloriarse en Dios pero no conforme a ciencia y a su carácter de amor hacia los demás, sino bajo un espíritu de jactancia y menosprecio hacia ellos.

Cuando la religión que profeso me hace crear una  jactancia orgullosa, que lo que hace es  vanagloriarse en Dios y en toda la parte  externa de su nombre, el resultado será una completa hipocresía. Si bien es cierto que los judíos eran superiores a los gentiles porque eran depositarios de la palabra de Dios, no lo eran en sí mismo porque no hacían lo correcto. En esto hay un peligro latente.

No es suficiente que me haga llamar cristiano evangélico, que me apoye en la palabra y  hasta me gloríe en Dios. Todo esto pudieran verlo como señales distintivas que soy un hijo de Dios, sin embargo esta palabra me está mostrando otra cosa. Pablo se gloría en la cruz de Cristo, la razón final de la fe.

b. Orgulloso porque la ley es mejor vers. 18.

La instrucción de la ley hacía que el judío conociera lo que era la voluntad de Dios y aprobara lo mejor. Esto significa que nadie más como ellos para saber cómo ha sido la obra de Dios y cómo se ha manifestado a través de los tiempos. Ellos, por el estudio profundo y detenido de la ley, sabían todo lo que ella les revelaba para aprobar lo mejor. Nadie les podía ganar en esto.

Es como el profesor de matemática que ha estudiado esa materia que nadie podrá hablarle de algo contrario a lo que él, por experiencia y por lo que se sabe de lo que ya se ha dicho y avalado, ha comprobado como cierto. Bien podemos decir que los judíos eran los guías de ciegos y los que estaban en tinieblas, de manera que nadie podía decirles lo contrario.

Ellos eran conocedores de todas las Escrituras. Pero mis amados no es suficiente conocer la palabra, que sepa que ella me revele la voluntad de Dios, que en cada aspecto donde la lea ella compruebe lo mejor, pero al final resulte que esa palabra no ha encontrado cabida en mi corazón.  Hay un peligro latente de considerarme superior a otro por el solo conocimiento de la palabra.

c. Orgulloso en tener la verdad en forma tangible vers. 20.

Ninguna otra nación tenía los libros sagrados como los judíos. Ellos tenían el orgullo de mostrar la Torah que era un manual de instrucción judía sobre sus costumbres y raíces como pueblo de Dios. Tenían el orgullo que la ley, los profetas y los salmos escritos en papiros primero y luego en pergaminos.

Ellos podían mostrar como nadie más sus libros que le hablaban de la ciencia y la verdad. De esta manera los judíos se enorgullecían también de ser “instructores de los indoctos” y “maestros de niños”. La verdad de la ley la daban a conocer a los paganos y a los nuevos que sería la traducción de este texto.

Pero al hacerlo ellos se enorgullecían de poner ese conocimiento en estas personas, pero no daban a conocer lo que se decía de Jesús. Cuando Cristo les confrontó sobre por qué le rechazaban   como el Mesías prometido, les dijo: “Escudriñad las Escrituras porque ellas son las que dan testimonio de mí” (Juan 5:39). Como era de esperarse, ninguno de esos judíos orgullosos iba a reconocer a Cristo en esas Escrituras que enseñaban. Mis amados el conocimiento de la palabra tiene que llevarme a Cristo siempre.

II. TE ALEJAS DE DIOS CUANDO ENSEÑAS LA PALABRA PERO SIN APLICARLA  A TU VIDA

a. Enseñar sobre el pecado, viviendo en el pecado verss. 21-22.

Bien es sabido que una cosa es lo que se dice y otra muy distinta es lo que se hace. Es como aquel aforismo que sentencia: Tus hechos son tan fuertes que no puedo oír tus palabras. Estas preguntas revelan que hay una diferencia entre lo que enseño y lo que practico. ¿Cuál es el propósito de estas preguntas? ¿Por qué Pablo nos trae estos pecados específicos?

Un analices de estas preguntas nos daría como resultado lo siguiente: Los que decían que no se debía hurtar y hurtaban, nos indica que aquel era un pecado obsesionado por el pueblo judío. Los que enseñaban que no se debía adulterar y adulteraban, mostraban como la leyes sobre  el divorcio alimentaba este pecado entre la población.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

Revise también

Cuando el silencio de Dios te cura - Central de Sermones

Legado del padre ante la oportunidad de su hijo hacer grandes cosas.

Predicaciones Cristianas... Cuando vas a guiar a tus hijos en el camino de la vida, este es el precepto que has de seguir: Dios está en primer lugar. Si Él no..

Un comentario

  1. Hermoso sermón! y me gustaría que me aclaren una duda pero, quise poner la pregunta y no me la acepta porque me pone que es muy largo el comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *