Inicio / Predicas Cristianas / Lo importante es que El está con nosotros

Lo importante es que El está con nosotros

Predicas Cristianas… Predicaciones Cristianas

Texto: Juan 19:17-30

Introducción:

Ahora, quiero tomarte de la mano los próximos minutos y que me regales toda tu atención porque voy a intentar llevarte de la mano al día más importante de toda la historia de la humanidad, el de la muerte, pero también el de la resurrección de Jesucristo.

Anuncios

1. El Cristo de la historia

Pasó hace dos mil y pico de años en una montaña, la montaña de la calavera, del Gólgota, a las afueras de Jerusalén, después de seis juicios injustos y truchos con falsos testigos que le hicieron a Jesús, lo tomaron, cargó la cruz y lo llevaron al monte Gólgota o Monte de la Calavera y lo crucificaron en medio de dos ladrones, había uno a su derecha y otro a su izquierda.

Los religiosos de esa época le gritaban, si eres el rey, sálvate; médico, cúrate, sálvate, los soldados romanos lo tentaban diciéndole: Baja de la cruz; y los dos ladrones que estaban clavados con El, lo maldecían pero en un momento en medio de la agonía y de esa mañana de viernes tan distinta, dice que Jesús en medio del dolor, en medio de tanta angustia, él dice: Padre, perdónalos no saben lo que hacen, uno de los ladrones escuchó eso y dijo: Este hombre no es como nosotros; le dijo al otro ladrón, nosotros estamos acá pagando nuestra maldad pero este hombre no ha hecho ningún mal.

Señor acuérdate de mí, y Jesús lo miró y le dijo: De cierto te digo hoy, estarás conmigo en el paraíso, ¿por qué Jesús murió en medio de dos ladrones? porque El vino a partir a la humanidad; Jesús dijo: No vine a traer paz, vine a traer espada, vine a separar a la gente que no me quiere, que no se arrepiente de sus pecados, que mueren en sus pecados; de la gente que sí me reconoce, que sí me acepta y deciden morir a sus pecados.

Anuncios

Pilato para burlarse del pueblo judío, dice que colgó un cartel arriba de la cabeza de Jesús, Jesús Nazareno, Rey de los judíos y lo escribió en tres idiomas, lo escribió en latín, era el idioma del imperio, era el idioma del poder; lo escribió en griego que era el idioma popular, el idioma de la sabiduría, de la belleza, de la cultura y lo escribió en hebreo que era el idioma de la religión.

¿Por qué? para mostrarnos que no es el poder, el que nos puede salvar; no es la sabiduría humana la que nos puede salvar; no es la vida espiritual la que nos puede salvar; es Jesucristo, Jesús murió en medio de dos ladrones, y en medio de tres naciones, antes de llevarlo a la cruz, los soldados romanos le pusieron una corona de espinas, un palo en la mano, una espada de escarlata, le pegaban y le decían: ¿adivina quién te pegó?; sin saberlo y en su maldad, estaban profetizando que Él era el rey de la gloria.

El sumo sacerdote Caifás, el número uno de la religión de ese entonces dijo, sin darse cuenta: Es mejor que uno muera por todos nosotros, que todos nosotros muramos, sin darse cuenta estaba profetizando que Jesús venía para dar su vida por todos nosotros, Jesús murió en medio de dos ladrones, en medio de tres naciones, sin darse cuenta Pilatos, dijo: He aquí, el hombre.

Los judíos se sublevaron y dijeron: Saca ese cartel, te estás burlando; pero Pilatos dijo: Lo que he escrito, escrito está, sin darse cuenta, Pilatos logró que todo el mundo que hablaba latín o que hablaba hebreo, o que hablaba griego, se enterasen que arriba de un árbol colgaba Jesús Nazareno, el Rey de los Judíos, Jesús murió en medio de dos ladrones, en medio de tres naciones, pero había cuatro soldados.

Dicen que repartieron sus ropas, uno se llevó las sandalias, otro se llevó el cinturón, otro se llevó la capa, otro se llevó el turbante, pero quedaba la túnica de un hilo que era la túnica del sacerdote, era de un hilo de arriba hacia abajo, mientras el Cristo de la gloria agonizaba colgado de un árbol, éstos cuatro hombres que lo habían crucificado estaban echando suertes por el vestido de un solo hilo, se cree que Jesús murió desnudo, no con un taparrabos como vemos en la película.

Anuncios

¿Por qué murió desnudo? Murió desnudo para que hoy nosotros seamos vestidos con ropas de perdón, con ropas de salvación, con ropas de amor, los soldados romanos no pudieron romper los vestidos del Señor, porque nadie puede romper la salvación en Cristo, su amor, su perdón y su paz, Él colgó desnudo para que hoy nosotros seamos vestidos de vida eterna, Él se hizo pobre para que nosotros seamos enriquecidos, Él se hizo maldición para que hoy nosotros tengamos bendición.

Él quedó solo en la cruz para que hoy nosotros tengamos una familia eterna; en medio de dos ladrones, en medio de tres naciones, en medio de cuatro soldados, sin saberlo el sumo sacerdote antes de crucificar a Jesús dijo: Blasfemia, se cree que es Dios hecho hombre y se rasgó las vestiduras y sin saberlo estaba anunciando al mundo espiritual que todo el sistema religioso, no nos puede salvar, porque no es el sistema religioso, es Jesús por nosotros, en medio de dos ladrones, en medio de tres naciones, en medio de cuatro soldados.

2. Cumpliendo con el propósito eterno

Pero dice el texto bíblico que había cinco discípulos al costado de la cruz, estaba María, su madre, yo me imagino a María ver al Señor, a su hijo, agonizar colgado de un árbol, la ley decía maldito el que muere en una cruz, se calcula que en la época del Señor, aproximadamente, ya habían crucificado unos 30.000, y ahí estaba su hijo, me imagino María mirando a los soldados, echando sus ojos hacia el polvo de la tierra y echando suerte por una túnica, a su hijo agonizando en la cruz.

Me imagino que a María se le cruzó toda la historia de su vida en esos minutos, Jesús estuvo desde las nueve de la mañana hasta las tres de la tarde colgado en la cruz, me imagino que María se acordó 33 años atrás cuando era un adolescente y se le vino el ángel del Señor y le dijo: María, bienaventurada, el Señor es contigo, bendito el fruto de tu vientre. Me imagino que María recordó, ¿y cómo será esto si no conozco varón?

El Espíritu Santo será sobre ti y la sombra del Altísimo te envolverá y el Santo Ser que nacerá será llamado Jesús. Me imagino que María recordó cuando tenía ocho días y lo llevó al templo para ser circuncidado; y había un viejito en el templo llamado Simeón, tomó el bebé y dijo: Acá está el Salvador del Mundo; Él será de levantamiento y de alegría para muchos y de derrocamiento y tristeza para otros y una espada traspasará tu corazón.

Me imagino que María recordó esas palabras, imagino que recordó cuando Jesús tenía doce años y lo buscaban y le preguntó a José, ¿Dónde está Jesús? No sé, ¿no estaba contigo?; y volvieron al templo y dice que Jesús tenía doce años y estaba discutiendo con los rabinos de esa época, cuando lo vio su mamá le dijo: Jesús, te buscábamos; y le dijo: En los negocios de mi Padre, tengo que estar.

Imagino que María se acordó cuando a los treinta años, Jesús le dijo: Salgo al ministerio, y María lo acompañó y fueron a una fiesta donde de pronto se terminó el vino y María le dijo: Jesús, no hay vino y el Señor le dijo: Mujer ya viene mi hora, y Jesús dijo llenen las tinajas de agua y milagrosamente se hicieron vino, me imagino a María recordando todas esas escenas pasando unas tras otras, allí a metros de la cruz y ver a Jesús agonizando, la segunda mujer que estaba ahí al costado de la cruz era la tía de Él, era Salomé.

Salomé era la que le dijo en una oportunidad, Señor se pueden sentar mis hijos a tu derecha y a tu izquierda cuando estés en la gloria y Jesús le dijo: Mujer, no sabes lo que me estás pidiendo, vas a beber de la copa que yo bebo pero eso no me place a mí, sino al Padre celestial y de pronto esa mujer estaba mirando a la derecha un ladrón, a la izquierda otro ladrón sufriendo, agonizando.

También estaba María, la mujer de Cleofás, era la mujer que ponía dinero para el ministerio de Jesús; una mujer pudiente, me imagino que esa mujer decía ¿cómo puede ser?, todo lo que yo invertí, lo que hizo el Señor fue ayudar al pobre, abrazar al niño, levantar a la mujer, traer justicia, llevarle paz, ¿cómo puede ser que esto termine así? Porque Jesús murió en medio de dos ladrones, de tres naciones, de cuatro soldados y de cinco discípulos.

La cuarta mujer que estaba allí era, María Magdalena, Jesús le había sacado siete demonios, se ve que esa mujer estaba en brujerías, en cosas pesadas, y me imagino a María Magdalena cómo las palabras del Señor le sacaron todo el infierno que la oprimía en su mente y en su espíritu y diciendo ¿cómo puede ser? si Él le dio vista al ciego, si sanó al leproso, ¿cómo puede ser que termine todo así?

La quinta persona que estaba a los pies de la cruz era Juan, el discípulo amado, Jesús mira a María, mira a Juan y le dice: Mujer he ahí tu hijo, mira a Juan y le dice: He ahí tu madre, es interesante que Jesús nunca llamó a María, mamá, nunca, siempre le dijo mujer porque María tenía que aprender que Jesús, aunque ella lo crió, Jesús era el Salvador del Mundo.

Acerca Daniel Tomas

Mi nombre es Daniel Tomas y hace más de 35 años sirvo al Señor. He asumido el compromiso de serle fiel cada día de mi vida y de sembrar mi corazón y ministerio en Su presencia y así llevar mucho fruto. Junto con toda mi familia en enero del año 1994 vinimos a Bariloche a servir en la Iglesia Catedral Familiar, de la Unión de las Asambleas de Dios, ministerio el cual amamos y donde Dios nos trajo para así alcanzar Su sueño, que es ver a esta ciudad y pueblos aledaños rendidos a los pies de Jesús.

Revise también

Predicas Cristianas... Más allá de lo que ves

Más allá de lo que ves

Predicas Cristianas.. ¿Qué sucede cuando vivimos las circunstancias desde nuestro espíritu? Mares se abren en dos para que pasemos intacto. Una columna de fuego..

2 comentarios

  1. Es toda una bendicion poder leer estas predicas. Nos ayudan a entender y compartir mejor el mensaje de Jesucristo. Dios me siga usando siervo del Señor

  2. José A González Barboza

    Linda enseñanza, Dios le siga usando, para construirnos en su palabra.
    Tenía mi duda si los dos ladrones le injuriaban, pero lo vi en Mateo 27:44
    Bendiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *