Inicio / Predicas Cristianas / ¿A qué Dios amas?

¿A qué Dios amas?

Predicas Cristianas… Predicaciones Cristianas

INTRODUCCIÓN

Los conceptos que hoy rigen la conducta de muchas personas en esta era moderna contrastan con los principios de vida que Dios le reveló al hombre en su Palabra. Este contraste se deja ver en la inseguridad y desconfianza que existe en las relaciones interpersonales, que lleva a un sinnúmero de gente a vivir vidas dobles, a darle cabida a la hipocresía, a la mentira, a el engaño y en su máxima expresión: a la doble moral.

La advertencia de Dios al profeta Jeremías: “Conviértanse ellos a ti, y tú no te conviertas a ellos” (Jeremías 15:19). Mientras que el apóstol Juan enseña a “no amar al mundo, ni las cosas que están en el mundo” (1 Juan 2:15). Estos consejos divinos hacen entender que es imposible alcanzar éxito en la vida cristiana, cuando no existe un compromiso sincero con Dios.

Analicemos varios contrastes que se establecen en la biblia que significan la posición correcta que deben asumir los creyentes, que anhelan ser verdaderos discípulos de Cristo.

1. Advertencia de Cristo contra la codicia.

Nadie puede servir a dos patrones al mismo tiempo. Odiará a uno y amará al otro, o se dedicará a uno y despreciará al otro. Ustedes no pueden servir al mismo tiempo a Dios y a las riquezas”. (Mateo 6:24 PDT; Cf. Lucas 16:13).

Tanto en Mateo como en Lucas, esta advertencia transmite el mismo mensaje. El hombre o bien sirve a Dios, o bien a las cosas materiales. Jesucristo es bien directo en su reflexión al plantear que solamente hay dos tesoros; la tierra y sus tesoros, o Dios y sus tesoros. Lo que queda claro es que, para el Señor, el creyente debe definirse, debe tomar una decisión. “no pueden servir al mismo tiempo a Dios y a las riquezas.” (PDT).

El comentario de la Biblia de Estudio Pentecostal o de la Vida Plena asegura que servir a las riquezas, es darle tanto valor al dinero que:

  • se ponga en él la confianza y la fe,
  • se considere como la máxima seguridad y felicidad,
  • se espere que garantice el futuro,
  • se le desee más que la justicia y el reino de Dios.

La biblia enseña que se debe trabajar para obtener su sustento y satisfacer sus necesidades. Lo que la biblia si advierte es acerca del peligro que se corre cuando se reemplaza a Dios por el dinero o los bienes materiales, porque pueden llegar a convertirse en amo y señor de las personas.

2. La triste experiencia del joven rico.

En el diálogo de Jesús con el joven rico se descubre que una de las barreras que puede mantener a muchas personas, y aun a creyentes, fuera del reino de Dios, es el amor al dinero.

Para este joven, el dinero representaba su orgullo, el éxito alcanzado y la autosuficiencia. Aunque se creía muy devoto a la ley de Moisés, es irónico, que su actitud lo incapacitaba para guardar el primer mandamiento de esa ley: “No tendrás dioses ajenos delante de mí.” (Éxodo 20:3).

A pesar de haber observado otros requerimientos de la ley de Moisés, no pudo cumplir el que Jesús le hizo: entregar el corazón y la vida a Dios. El joven se acercó a Jesús deseando saber qué hacer; y se fue viendo lo que era incapaz de hacer (Marcos 10:17-25). Había convertido sus riquezas en su amo, por lo tanto, le era imposible servir a Dios.

3. La avaricia conduce a toda clase de maldad.

El apóstol Pablo advierte a Timoteo del peligro que se corre cuando sólo se piensa en el dinero. “Porque el amor al dinero es raíz de toda clase de males, y hay quienes, por codicia, se han desviado de la fe y han llenado de sufrimiento su propia vida.” (1 Timoteo 6:10 DHH).

Pablo describe el amor al dinero como raíz de todos los males. El dinero es necesario, pero conduce al mal cuando se convierte en objeto de un deseo dominante [es como beber agua de mar].

El apóstol no está sugiriendo que el amor al dinero es la única causa del mal. Lo que Pablo quiere resaltar es que dondequiera que el mal ocurre, el dinero, generalmente, está mezclado con ello.

Por ejemplo, el sexo ilícito se convierte en el negocio de la prostitución [hoy es una industria]. El problema del abuso de drogas es tan fuertemente promovido por la adicción como por el dinero que genera.

La intención de Dios en todas estas consideraciones, es que aprendamos a buscar un equilibrio, un balance correcto entre lo espiritual y lo material. El Señor Jesús estableció ese balance, cuando declaró “Dad, pues, a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios” (Mateo 22:21).

Al discutir el tema del afán y la ansiedad, Cristo hace una conclusión incuestionable sobre el particular:
No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.” (Mateo 6:31-32).

Jesucristo enseña que la actitud correcta de un creyente, es poner a Dios en primer lugar [busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas (RVR60)] y confiar en él para nuestras necesidades prácticas [1].

CONCLUSIÓN

El rey David les recuerda a las generaciones futuras que Dios nunca deja desprovisto a sus hijos de lo necesario para vivir. Él dijo: “Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, Ni su descendencia que mendigue pan. En todo tiempo tiene misericordia, y presta; Y su descendencia es para bendición.” (Salmo 37:25,26).

Les animo a tener presente las palabras de ánimo y confianza que Pablo les da a los cristianos filipenses “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.” (Filipenses 4:19).

 “Que Dios siga siendo el Dios que gobierna nuestra vida, y que los bienes materiales sigan siendo añadiduras para disfrutar.”

[1] Carson, D. A., France, R. T., Motyer, J. A., & Wenham, G. J. (2000). Nuevo comentario Bíblico: Siglo veintiuno (electronic ed., Mt 6.19–34). Miami: Sociedades Bíblicas Unidas.

© 2017. David N. Zamora

Acerca Pastor David N. Zamora

Ministro Ordenado de las Asambleas de Dios, Pastor Principal de la Iglesia Misionera, A.D.,Inc., Tampa, Florida, EUA. Siendo muy joven comienza a servir al Señor en la Iglesia Evangélica Pentecostal de Cuba (Asambleas de Dios), de Las Tunas, donde se desempeña como maestro bíblico desde el año 1978. Su intensa y activa labor Pastoral en Cuba comienza en Enero de 1991. En abril de 1996 se gradúa de Bachiller en Teología y Biblia, por los Estudios Dirigidos de Superación Bíblica (EDISUB) de las Asambleas de Dios en Cuba. Y concluye en el 2008 el currículo de estudios de la Licenciatura en Teología y Biblia del ISUM Internacional de las Asambleas de Dios. El Pastor Zamora lleva 39 años de casado con su esposa Raquel González. De esta unión matrimonial nacieron dos hijos: Merlyn David y Otoniel Zamora, quienes se desempeñan activamente, como Ministros de Música y Predicadores del evangelio de Jesucristo. http://www.ministeriodavidzamora.com/Biografia.html

Revise también

Cuando el silencio de Dios te cura - Central de Sermones

Legado del padre ante la oportunidad de su hijo hacer grandes cosas.

Predicaciones Cristianas... Cuando vas a guiar a tus hijos en el camino de la vida, este es el precepto que has de seguir: Dios está en primer lugar. Si Él no..

2 comentarios

  1. José edelberto escobar Arias

    Estas predicas me bendicen para crecimiento espiritual porque deseo seguir andando en obediencia. Dios les bendiga. Amén

  2. hermanos si nos puede ayudar con unos bloquejos de predicaciones expositorias que sera de gran bendicion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *