Inicio / Predicas Cristianas / La doble función de la poderosa sangre de Cristo

La doble función de la poderosa sangre de Cristo

Predicas Cristianas… Predicaciones Cristianas

En estos tiempos tan adversos es necesario estar capacitados no solo para resistir las acechanzas del maligno, sino también para combatirlo; por eso es de vital importancia comprender ampliamente la doble función de la Sangre de Cristo.

Leamos: Apocalipsis 5:1-10

“1 Y vi en la mano derecha del que estaba sentado sobre el trono un libro escrito de dentro y de fuera, sellado con siete sellos. 2 Y vi un fuerte ángel predicando en alta voz: ¿Quién es digno de abrir el libro, y de desatar sus sellos? 3 Y ninguno podía, ni en el cielo, ni en la tierra, ni debajo de la tierra, abrir el libro, ni mirarlo. 4 Y yo lloraba mucho, porque no había sido hallado ninguno digno de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo. 5 Y uno de los ancianos me dice: No llores; he aquí el León de la tribu de Judá, la Raíz de David, que ha vencido para abrir el libro, y desatar sus siete sellos. 6 Y miré; y he aquí en medio del trono y de los cuatro animales, y en medio de los ancianos, estaba un Cordero como muerto, que tenía siete cuernos, y siete ojos, que son los siete Espíritus de Dios enviados en toda la tierra. 7 Y él vino, y tomó el libro de la mano derecha de aquel que estaba sentado en el trono. 8 Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro animales y los veinticuatro ancianos cayeron sobre sus rostros delante del Cordero, teniendo cada uno arpas, y copas de oro llenas de perfumes, que son las oraciones de los santos; 9 y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro, y de abrir sus sellos; porque tú fuiste muerto, y nos has redimido para Dios con tu sangre, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; 10 y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos en la tierra.”

Es en este pasaje de las Sagradas Escrituras donde encontramos la doble función o ministerio de la Sangre de Cristo.

Podemos ver que uno de los ancianos cerca del Trono le dice al apóstol Juan que no llore, El León de la tribu de Judá abrirá el sello, entonces el apóstol Juan mira y ve a un Cordero como muerto o recién inmolado.

No es que ambos tuvieran perspectivas diferentes, sino que tanto el León como el Cordero son la misma esencia, uno dentro del otro, el cordero dentro del León.

PRIMERA FUNCIÓN: LIMPIEZA

La Sangre de nuestro Señor Jesucristo tiene la función de limpiarnos de todo pecado, Isaías 1:18 “Venid luego, dirá el SEÑOR, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, serán tornados como la lana.

Podemos orar a Dios y podrá escuchar nuestras oraciones, más es la cobertura de la Sangre de Cristo la que le permite no solo oírnos, sino también mirarnos. Hay diferencia entre oír y oír y ver.

El Diablo, Satanás, Serpiente antigua, Dragón, León rugiente, sea cual sea la forma en que nos ataque o agreda, la Sangre de Cristo tiene la finalidad de limpiarnos, de quitarnos toda culpa, toda acusación y presentarnos delante de Dios blancos, puros, sin mancha, sin reproche.

Podrá el enemigo de nuestras almas decirnos hipócritas, que no merecemos el perdón de Dios, que como nos podemos acercar a Dios, a la iglesia, al Pastor, si hemos pecado; podrá decirte a través de pensamientos que no son tuyos (aunque te hará creer que sí lo son) que no mereces perdón sino castigo, que no vale la pena arrepentirse si vas a volver a caer, etc.

Lo cierto es que si haces caso a todos esos pensamientos (recuerda que la batalla espiritual se libra en la mente), lo único seguro es que le estás dando la victoria a tu adversario; nuestro Señor Jesucristo murió en la cruz del calvario para darnos vida y está en abundancia (Juan 10:10), aún lo más importante es el hecho que al resucitar ¡Hizo viva esa Sangre derramada por ti y por mí!

Por eso el apóstol Juan ve a un Cordero como recién muerto o inmolado, porque esa Sangre está viva hoy y para siempre, nos quita lo que merecemos (la paga del pecado – infierno y muerte) y nos da lo que no merecemos (salvación y vida).

Cada vez que tengas pensamientos mezquinos, pensamientos que te llevan ir en contra del arrepentimiento, que te llevan a alejarte de Dios y de su Hijo Jesucristo, es cuando debes sin pérdida de tiempo, doblar tus rodillas y reconocer la gran necesidad que tienes de ser perdonado.

Si te cuesta trabajo vencer, acude con tu Pastor, pide oración entre tus hermanos, ayuna, pero ten la certeza que nuestro amado Jesucristo está a tu lado esperando el momento en que abras tu boca para acudir en tu auxilio.

¡La Sangre de nuestro Señor Jesucristo está viva! ¡Es poderosa! ¡El maligno lo sabe y tiembla! Por eso trata a toda costa de alejarte de ella, de impedir que la proclames en tu vida, sabe que si doblas rodillas y pides esa cobertura y te arrepientes, no habrá forma alguna de acusarte, de reclamar tu alma ni de atormentarte más.

¿Por qué no podrá atormentarme más?

SEGUNDA FUNCIÓN: REPRENDE

Así es amado hermano, la Sangre de nuestro Señor Jesucristo nos limpia de toda acusación, pecado, transgresión, pero también nos defiende, esa Sangre tiene un poderoso rugir que mete espanto a nuestro adversario con todo y demonios, por eso el anciano delante del Trono le dijo a Juan: ¡He aquí el León de la tribu de Judá!

Podrá venir como león rugiente buscando a quien devorar (1ª Pedro 5:8), lo cierto es que lo único que encontrará es al León de la tribu de Judá.

No hay forma de que perdamos una batalla, si lo hacemos es porque le hacemos caso a nuestra carne, a malos pensamientos y nos alejamos de Dios creyendo las mentiras de Lucifer. Hagamos caso a lo que dijo el apóstol Santiago en su capítulo 4, versículo 7 “Sed pues sujetos a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.”

En estos últimos tiempos tenemos que mantener esa limpieza constante, nuestra carne es nuestro peor adversario, podrá el Diablo poner frente de ti multitud de tentaciones, pero si tu no quieres caer, no puede obligarte, el mundo con tus tentaciones tampoco podrá obligarte, por lo tanto, el enemigo más poderoso que tienes que vencer es a ti mismo, tu eres el que tiene el libre albedrío, la decisión de hacer lo bueno o lo malo, no hay nadie más, tan solo tú.

Por eso es maravilloso comprender que tenemos esa Sangre poderosa, viva, defensora y rugiente de nuestro Señor Jesucristo, para poder sujetar a nuestra carne y no caer en las tentaciones que a continuo se nos presentan.

Siempre que acudamos a la presencia de Dios, sea en la iglesia o en tu recamara secreta, practiquemos lo que dice Joel 2:17 “Entre la entrada y el altar, lloren los sacerdotes, ministros del SEÑOR, y digan: Perdona, oh SEÑOR, a tu pueblo, y no pongas en oprobio tu heredad, para que los gentiles se enseñoreen de ella. ¿Por qué han de decir entre los pueblos: Dónde está su Dios?”

Dios te bendiga y te guarde.

© Angel Protector

Acerca Angel Protector

Como humanos tendemos a errar continuamente, sin embargo, Dios en su misericordia envió a su único Hijo Jesucristo, para mostrarnos el camino de regreso a casa. Se tienen menos paradas cuando se camina por convicción y no por sentir.

Revise también

Predicas Cristianas... Tú Tienes Algo Que Es Mío

Tú Tienes Algo Que Es Mío

Predicaciones Cristianas... ¿Cuantos han hecho oraciones con Fe a Dios? No es cierto que muchas veces por más que oremos como que algunas veces no recibimos de Dios respuesta..

Un comentario

  1. carlos lopez santiago

    hermanos Dios les bendiga les pido por favor que me manden material para capacitar a mis hermanos para evangelizar a los demas gracias iniciamos obra

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *