Anuncios

Inicio / Predicas Cristianas / La importancia del reconocimiento

La importancia del reconocimiento

Predicas Cristianas

Romanos 16:1-7

INTRODUCCIÓN:

Hemos llegado al capítulo final de esta inigualable carta. Después de abordar temas tan profundos en los primeros capítulos ahora analizamos un texto simplemente hermoso, íntimo y muy familiar. Romanos 16 es mucho más que una lista de nombres. Hay en él una mezcla de eclesiología, teología y ética.

El capítulo está más lleno de palabras que proposiciones. Observe esto: Señor, Cristo, Jesús, la iglesia, hermanas, hermanos, santos, apóstoles, gentiles, elegidos, amados, primicias, siervos, aprobados en Cristo. Si alguna vez usted se había detenido a pensar en la importancia del saludo cristiano, y con ello el reconocimiento, tiene que leer con detenimiento este pasaje. Es único en la Biblia. Es una manera de ver a la real iglesia a través del trabajo de cada hermano.

Anuncios

Nada suena mejor al oído que alguien nos llame por nuestro nombre y sobre todo para un reconocimiento. Observe las ceremonias que premian el éxito y verá cuán importante es oír nuestro nombre para recibir el galardón. Pablo se asegura en esta carta que la gente hable, no tanto de él, sino de los que él ha reconocido por su labor y dedicación al Señor. Jamás hubiéramos sabido de tanta gente que había en Roma de las cuales Pablo solo conocía por referencias.

De allí que este texto cobra más importancia. Nos hará mucho bien como iglesia estudiar este capítulo bajo este tema del reconocimiento. Le hace muy bien a cada hermano saber que él es importante para el Señor y la iglesia. Veamos cómo.

I. LO PRIMERO QUE VEMOS ES UN CAPÍTULO MUY FAMILIAR

1. La importancia de los nombres en el reconocimiento.

Hay un total de veintiséis nombres en Roma y una hermana llamada Febe que ya Pablo había trabajo con ella. Seguramente debemos aprender de esto que los nombres importan. Me gustaría llamarlos por sus nombres. Reconozco que a veces tengo problemas en nombrarles y a veces hasta les cambio el nombre.

Enlaces Patrocinados

Aprendamos de Jesús respecto según Juan 10:3. La idea del texto es que nos conozcamos bien y eso comienza por nuestros nombres. Muchas veces el prejuicio o la pena nos roba la bendición de conocer mejor a nuestros hermanos. Observe que Pablo no había ido a Roma pero vea cuántos nombres ya conocía. Observe la lista de saludos que hay en todo el pasaje.

Mi conclusión a este respecto es que si yo no conozco a mis hermanos por sus nombres hay dos cosas: tengo una mente muy olvidadiza o no me importan los hermanos dentro de la iglesia. Esa sería la lectura que le damos al asunto. Mi amor por la iglesia se notará en el interés que tengo por saber de mi hermano, de conocerle, de preocuparme por él y de reconocerle. La iglesia en general debe vivir haciendo esto.

2. La importancia de las relaciones y asociaciones.

Nunca sabríamos de los parientes de Pablo sino hubiera escrito un capítulo como este. Y tampoco no sabríamos mucho de lo que hicieron los hermanos tras las cortinas por el ministerio de Pablo sino fuera por un capítulo como este.

De allí que es notable las palabras que Pablo usa para describir quiénes son estas personas en relación con él y entre sí: hermana, hermano, siervo, santos, jefe, compañeros de trabajo, primicias, parientes, compañeros prisioneros, amados, aprobados en Cristo, elegida, madre. Esto que Pablo dice nos indica la importancia de conectar las relaciones con cada persona de la iglesia.

Anuncios

Cuando vemos a nuestros hermanos más que números, más que vernos diferentes unos de otros, somos enriquecidos a través de sus dones, talentos y el servicio que prestan al Señor. Pueda que sus nombres no nos digan mucho como un Epeneto, un Andrónico y Junias, una Amplias, un Urbano, una Trifena o Trifona, pero todos ellos han formado parte del cuerpo de Cristo y enriquecen con sus actos a todos los demás.

3. La importancia del nombre del Señor bajo quien nos reunimos.

Cuando uno lee todo el pasaje pronto descubre cómo están saturadas estas relaciones a través del nombre de Cristo en sus distintas manifestaciones. En el versículo 2 dicen: “Que la recibáis  en el Señor “. Versículo 3: “Mis compañeros de trabajo en Cristo Jesús“. Versículo 5: El “primer convertido a Cristo.” Versículo 7: “Estaban en Cristo antes que yo.” Versículo 8: “Mi amado en el Señor ”. Versículo 9: “Mi compañero de trabajo en Cristo”. Versículo 10:  “Apeles, aprobado en Cristo”. Versículo 11: “Saludad a los que están en el Señor”. Versículo 12: “Saludad a los trabajadores en El Señor”. Versículo 13: “Pérsida que ha trabajado duro en el Señor”. Versículo 14: “Rufo, elegido en el Señor “.

Hay algo extraordinario en todo esto. Otra vez, el único asunto que nos reúne y que nos une a la iglesia es el Señor. Los que estamos acá es porque voluntariamente nos entregamos al Señor. Todo reconocimiento que hagamos en la iglesia es porque la gente que se reúne en ella tiene todo en común, pero sobre todo que amamos y seguimos a Cristo, el salvador y Señor.

4. La importancia del amor reflejado en el capítulo. 

Cuatro veces Pablo usa la palabra amada o amada . “Saludad a Epeneto, amado mío” (vers. 5). “Saludad a Amplias, amado mío en el Señor” (vers. 8). “Saludad… a Estaquis, amado mío” (vers. 9). “Saluda a la amada Pérsida” (vers. 12). Y entonces leemos cosas como: “Saludad a María, que ha trabajado duro para nosotros ” (vers. 6) y Priscila y Aquila “quienes expusieron sus vidas por mi” (vers. 4).

 En todo esto podemos ver un real lenguaje del amor. 

Las palabras “hermanos y amados” son un lenguaje muy cristiano, muy del Señor. La Biblia le da una especial importancia al tema del amor como parte de la naturaleza cristiana. En las cartas apostólicas hay un rico lenguaje que destaca esta virtud como la más importante para las relaciones los unos con los otros.

Pablo nos da con estos saludos el más grande ejemplo de distinción que debiera ser conocido en un cristiano. Cuando yo digo “mi amado hermano” esperamos que no sea una simple frase. Sería una hipocresía de mi parte que te diga “mi amado hermano” y en el fondo no sea tan amado por ti. Esta es una nota distintiva en este saludo. Pablo amaba de corazón sincero.

II. LO SEGUNDO QUE VEMOS ES UN CAPÍTULO MUY MINISTERIAL

Entre todas las personas que Pablo saluda y ama aparecen Febe, Priscila y Aquila a quienes destaca sobre manera por la forma cómo ellos le apoyaron en su ministerio. Veamos.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590 o escríbale a pastorjulioruiz55@gmail.com.

Revise también

Predicas Cristianas.. Cristianismo, no fanatismo religioso

Cristianismo, no fanatismo religioso

Predicas Cristianas.. Cuando alguien lleva una vida de religiosidad y fanatismo sin entender el verdadero cristianismo, al final, este fanatismo y religiosidad..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *