Inicio / Predicas Cristianas / Las Bendiciones de Dios

Las Bendiciones de Dios

Texto: Lev_26:2-13

Introducción

No haréis para vosotros ídolos. La idolatría había sido prohibida antes (Exo. 20:4-5), pero la ley es repetida aquí con referencia a algunas formas particulares de ésa, las cuales eran muy comunes entre las naciones vecinas. Piedra pintada, o sea, obelisco, inscrito con caracteres jeroglíficos y supersticiosos; como los obeliscos grandes y elaborados que adoraban los egipcios como divinidades protectoras, o eran usados como piedras de adoración para estímulo del culto religioso. A los israelitas se les mandó guardarse de ellos.

Anuncios

Guardad mis sábados, y tened en reverencia mi santuario. Muy frecuentemente en este libro de la Ley, el sábado y el santuario son mencionados como antídotos contra la idolatría.

Hoy en la actualidad existe mucho de eso especialmente en las redes sociales, que se han convertido en la forma de comunicarse mas expedita y por ello se pierde mucha bendición por el uso inadecuado del tiempo y de nuestra vida

Bosquejo

Ver 3. Si anduviereis en mis decretos—En aquel pacto en el cual Dios amablemente entró con el pueblo de Israel, él prometió derramar sobre ellos una variedad de bendiciones, siempre que ellos continuasen obedientes a él como a su Gobernante todopoderoso; y en su historia subsiguiente aquel pueblo halló ampliamente cumplida toda promesa, en el goce de abundancia, de paz, de país populoso y de victoria sobre todos sus enemigos.

Anuncios

Ver 4. Yo daré vuestra lluvia en su tiempo, y la tierra rendirá su producción—La lluvia rara vez caía en Judea excepto en dos estaciones: la primera lluvia en otoño, tiempo de siembra; y la lluvia posterior en la primavera, antes del comienzo de la siega. (Jer_5:24).

Ver 5. la trilla os alcanzará a la vendimia, y la vendimia alcanzará a la sementera, etc.—La cosecha de cebada en Judea era como mediados de abril; la de trigo como seis semanas después, o a principios de junio. Después de las cosechas venía la vendimia y la recolección de frutas hacia fines de julio. Moisés enseñó a los hebreos a creer que, con tal que ellos fuesen fieles a Dios, no habría tiempo desocupado entre la cosecha y la vendimia, por ser tan grande la producción. (Véase Amos 9:13). Esta promesa era muy animadora para un pueblo que había venido de un país, donde durante tres meses, ellos estaban encerrados sin poder caminar afuera, por hallarse sus campos inundados.

Ver 10. comeréis lo añejo—La existencia de grano estaría todavía inexhausta y abundante cuando la nueva cosecha trajera una provisión nueva.

Ver 13. rompí las coyundas de vuestro yugo, y os he hecho andar el rostro alto—una expresión metafórica para indicar su emancipación de la esclavitud egipcia.

1. Abundancia en frutos de la tierra. Toda buena dádiva y todo don perfecto debe descender de lo alto, del Padre de las luces.

Anuncios

2. Paz bajo la protección divina. Viven seguros los que moran en Dios.

3. Victoria y éxito en sus guerras. Es lo mismo para el Señor salvar con muchos o con pocos.

4. El crecimiento de su pueblo. La iglesia del evangelio será fructífera.

5. El favor de Dios, que es la fuente de todo bien. -6. Señales de su presencia en y por sus ordenanzas. La manera de tener fijas las ordenanzas de Dios entre nosotros, es la adhesión estrecha a ellas.

7. La gracia del pacto. Todas las bendiciones del pacto se resumen en la relación del pacto: Yo seré vuestro Dios y vosotros seréis mi pueblo; y todas ellas se fundamentan en su redención. Habiéndolos adquirido, Dios será su dueño y nunca los desechará hasta que ellos lo desechen.

Ver   26.2  Levítico 19:30.

Ver 26.3-5 Hay una bendición parecida en Deuteronomio 11:13-15.

Ver   26.11-12 2ª. De Corintios 6:16; Apocalipsis 21:3.

Ver  26.33 La enumeración de los castigos sigue una escala ascendente, hasta culminar en la pérdida de la tierra y en la deportación a un país extranjero. Cf. 2ª de Reyes_25:20-21,26.

[7]  26.42 Sobre este pacto de Dios con Abraham y ratificado a sus descendientes, cf. Genesis_17:7-8; 26.3-4; 28.13-14.

Conclusión

Este capítulo contiene una imposición general de todas las leyes dadas por Moisés: promesas de recompensa en caso de obediencia, por un lado; y amenazas de castigo por la desobediencia, por el otro. Mientras Israel mantuvo el respeto nacional por la adoración, por los días de reposo y por el santuario de Dios, y no se volvió a la idolatría, el Señor se comprometió a seguir dándoles misericordias temporales y ventajas religiosas. Esas promesas grandes y preciosas, aunque se relacionan principalmente a la vida presente, eran tipo de las bendiciones espirituales aseguradas por el pacto de gracia a todos los creyentes por medio de Cristo.

En la actualidad usted puede recibir mucho santifiquese para Dios, comprendiendo que debe apartarse para Él.

Acerca José Joaquín Salazar

Revise también

Predicas Cristianas... Más allá de lo que ves

Más allá de lo que ves

Predicas Cristianas.. ¿Qué sucede cuando vivimos las circunstancias desde nuestro espíritu? Mares se abren en dos para que pasemos intacto. Una columna de fuego..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *