Anuncios

Inicio / Predicas Cristianas / No te dejare, si no me bendices

No te dejare, si no me bendices

Predicas Cristiana

Textos Biblicos: Hebreos 11:21; Génesis 32:1-13; 22-31

INTRODUCCIÓN:

Si tuviéramos que calificar a la presente generación la llamaríamos “la generación de la autosuficiencia”. La formación académica tiene este propósito. Al alumno se le enseña la importancia de valerse por sí mismo  sin que tenga que depender de nada ni de nadie.

Las modernas filosofías apuntan hacia esa dirección. Las llamadas técnicas del relajamiento buscan sacar del hombre todas sus capacidades innatas para que descubra que él no tiene necesidad de nada. Pero, ¿sabía usted que la autosuficiencia, tan proclamada en nuestros tiempos, no es ninguna virtud sino más bien es un flagrante pecado, toda vez que su objetivo es sacar a Dios del programa de la vida?

Anuncios

En el mensaje de hoy nos encontramos a un hombre que por muchos años vivió en una condición de autosuficiencia; nos referimos a Jacob. En la larga lista de los héroes de la fe se nos habla de él una sola vez, pero el texto es suficiente para ilustrarnos la manera cómo Dios al final trabaja para modelar el carácter y usar a sus hombres para mejores fines: “Por la fe Jacob, al morir, bendijo a cada uno de los hijos de José, y adoró apoyado sobre el extremo de su bordón” (Hebreos 11:21). ¿Quién fue Jacob?

Un suplantador, engañador, manipulador… Un recorrido por su vida nos muestra la astucia que aplicó con el propósito que todo  trabajara para su propio capital. Engañó a su hermano Esaú con el asunto de su primogenitura y luego a su padre para que le diera la bendición. De igual manera utilizó su astucia con  su suegro Labán respecto al asunto de las ovejas.

Esta situación puso a este hombre en fuga. Jacob parece haber nacido huyendo. ¿Se ha puesto a pensar por qué nació trabada su mano del talón de su hermano Esaú? Pero lo importante de esta historia no es que Jacob haya sido así, sino la manera cómo Dios trabajó en él para que llegara a convertirse en  Israel.

Amados hermanos, Filipenses 1:6 sigue siendo una esperanza para el cristiano. Dios sigue trabajando en nosotros para que seamos mejores. Tracemos el aprendizaje que hay entre la autosuficiencia personal y la dependencia en Dios.

I. ESTA PETICIÓN SIGNIFICA QUE YA NO QUIERO SER EL MISMO

Enlaces Patrocinados

a. Dios no nos pone las cosas fáciles.

Jacob tuvo veinte años en el desierto huyendo, pero siempre estuvo acompañado de ángeles. Jamás fue abandonado por ellos. Y aquí hay algo digno de apuntar que muy a pesar de la falta de  madurez y compañerismo con Dios, él le protegía.

La verdad es que nosotros deberíamos agradecer al Señor por los ángeles que nos envía para protegernos aunque no lo merezcamos.  Jacob ha sido uno de los pocos hombres que tuvo marcados encuentros con estos seres celestiales.

Sin embargo, aunque Dios le estaba protegiendo, cuidando en todo, no lo estaba malcriando. Dios jamás hará esto con sus hijos. Ubíquese en esta historia. Después de tanto tiempo Esaú viene al encuentro con Jacob con cuatrocientos hombres. Sus intenciones estaban bien definitivas. Aquel sería el gran momento de su venganza. Pero Dios lo había preparado todo.

b. La intención de Dios no será  la de hacerle las cosas fáciles a Jacob (Génesis 31:24).

Anuncios

En ninguna otra parte de la vida de Jacob había estado tan asustado como lo manifiesta esta historia. Y aquí es donde vemos que Dios permitirá que nosotros hagamos las cosas según lo que queremos hasta llegar a un callejón sin salida.

Lo permitirá hasta que nos quedemos solos, y a partir de allí comenzar a trabajar. Lo que Dios más anhela es que busquemos la comunión con él. Esta es la parte que muchas veces no entendemos. Y esto es muy importante  porque en algún momento tenemos que enfrentarnos  con el  “Esaú”  de quien podríamos estar  huyendo.

c. Cambiar la autosuficiencia por la suficiencia de Dios.

Y mientras Esaú se aproxima a su objetivo, Jacob comienza a planificar y a usar su autosuficiencia para enfrentarse a su hermano (Génesis 32:3-5). ¿Puede ver la forma cómo Jacob preparó todo para aquel inevitable encuentro? Por un lado podemos ver la estrategia de dividir a sus animales y a su gente. Pero esta intención, más que agradar a su hermano era para salvar su “pellejo” (Génesis 32:7-9).

Lo otro tuvo que ver en la forma cómo las palabras llevaban la parte de la adulación. ¿Desde cuándo acá había llamado a Esaú mi “señor”, toda vez que lo que había hecho era burlarle y robarle su primogenitura?

Un gran terror ha invadido al Jacob que siempre se había salido con la suya. Pero observe lo que hace. Ahora cambia su proceder y traza su plan. Comienza adulando, organiza a sus animales y a la gente en  grupos, y después es que ora al Señor (verss. 9-12).

Así que la  oración no fue su primera herramienta, lo hizo como un último recurso. Jacob tomó quinientos ochenta animales y los dio en lotes de cinco con el propósito de ablandar la ira de su hermano.

Pero, ¿qué estaba mostrando Jacob con esto? Que no es  suficiente confiar en Dios sino también confiar en mi propia capacidad para resolver un conflicto.  Estaba pensando que si bien Dios es todopoderoso para sacarle del conflicto, él quiere hacer algo para ayudarlo. Cuando atravesamos una crisis aprendamos a abandonarnos en los brazos del Señor. Él siempre hará mejor las cosas que nosotros.

II. ESTA PETICIÓN SIGNIFICA NECESITO SER TRANSFORMADO

a. Cuando la soledad es necesaria.

Debemos saber que Dios permitirá el dolor, pero no para perjudicarnos. En lo más serio de un conflicto, Dios está preparando todo para que nos quedemos solos. Eso fue lo que hizo al final con Jacob (Génesis 32:24). Y, ¿quién quiere quedarse solo?

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590 o escríbale a pastorjulioruiz55@gmail.com.

Revise también

Estudios Biblicos - Para predicadores - Parte 1

Levántate.. Ve.. Pregona

Predicaciones Cristianas.. Al presente, la iglesia es como Jonás, que duerme a un lado del navío mientras el mundo es zarandeado en aturdimiento sin precedentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *