Inicio / Predicas Cristianas / No cansarnos de hacer el bien

No cansarnos de hacer el bien

Predicas Cristianas

Gálatas 6:9-10 (RVR 1960) “...No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. 10 Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe…”

Introducción

¿Cuantos se han cansado alguna vez?.  Los seres humanos tenemos esa gran desventaja y es que sentimos cansancio cuando hemos realizado algún trabajo que nos ha exigido, cuando hacemos cosas que nos demandan concentración, habilidad, esfuerzo físico. Pero no solo nos cansamos en nuestra parte física, sino también nos cansamos en el alma, en nuestras emociones. ¿Alguna vez se ha sentido cansado de alguien, de una persona, de alguna situación, se ha cansado de siempre estar dando y no recibir?.

Anuncios

También como seres humanos nos cansamos, podemos llegar a cansarnos. Pero la palabra de Dios en esta noche nos lleva a reflexionar sobre esto, el apóstol Pablo dice no nos cansemos de hacer bien.   ¿Por qué nos cansamos de hacer el bien? ¿Pero como es posible que pase esto, como es posible que alguien se canse de hacer el bien, que nos cansemos de ayudar a otros? Hay personas que dicen es que ya estoy cansado de ser el que siempre hace todo.

  • Ya estoy cansado de ser fiel a mi esposa o a mi esposo.
  • Ya estoy cansado de trabajar todos los días.
  • Ya estoy cansado de ayudar a tal persona.
  • Ya me cansé de estar haciendo para que mi hogar no se destruya.

Y así encontramos a personas cansadas de hacer el bien, cansados de hacer bien, cansados de hacer lo correcto, lo que agrada a Dios. Pero también vemos a personas que no se cansan de hacer mal, como que entre más mal hacen más sienten deseos de propagar todo su mal.

¿Pero porque sucede esto, que el hombre tiende a cansarse de hacer el bien pero para hacer lo malo pareciera que no? La verdad es que la palabra de Dios es muy clara cuando habla acerca de la corrupción que habita en todo hombre y mujer, y debido a esa corrupción es que es más fácil hacer el mal que el bien.

Pero Cristo nos da libertad, libertad para hacer el bien y hacerlo sin desfallecer. No nos cansemos de hacer bien. Si estamos siguiendo a Jesús no podemos cansarnos de obrar de forma correcta. No hay una forma correcta de hacer lo incorrecto

Anuncios

2 Tesalonicenses 3:13 (RVR 1960) “…Y vosotros, hermanos, no os canséis de hacer bien…”

¿Usted sabe qué es hacer el bien, usted sabe que cosa es buena para alguien? ¿Sabe cómo enseño Jesús? ¿La norma para saber cómo hacer el bien?.

Jesús dijo todo el bien que quieran que los demás hagan con ustedes, así deben hacer ustedes con ellos. La norma para saber es si a mi me gustaría que me hicieran así. Y la biblia dice no podemos cansarnos de hacer eso. Lo que me gustaría que me hicieran a mi. No podemos cansarnos de hacer el bien, ahora hay una gran verdad, posiblemente nos cansemos, posiblemente lleguemos al momento en que las fuerzas se agotan, se acaban, ya no hay fuerzas. Miremos este verso:

Isaías 40:29 (RVR 1960) “…El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas…”

Diferencia entre el cansado y el que se quedó sin fuerzas

Anuncios

El Señor da nuevas fuerzas al que está cansado, ¿usted sabe que hay diferencia entre alguien cansado y alguien que no tiene fuerzas? Una persona cansada todavía tiene fuerzas, alguien puede decir estoy cansado y seguir haciendo, pero alguien que no tiene fuerzas es alguien que ha quedado postrado literalmente y no puede más. Al cansado renueva, al que no tiene multiplica.

Ahora miremos lo maravilloso de esto, la palabra de Dios dice, el Señor le da esfuerzo al cansado, le da nuevas fuerzas, se las renueva. Pero dice que al que no tiene fuerzas se las multiplica. Impresionante como Dios hace un milagro en nosotros cuando se han acabado las fuerzas, en un momento ya no hay fuerzas, no es que estemos cansados y haya todavía aliento, es que literalmente no hay nada, estamos derrotados, postrados y el obra un poderoso milagro, multiplica fuerzas de la nada, donde no hay nada multiplica.

Tenemos que haberlo dado todo

Para ver ese milagro en nuestras vidas primero tenemos que haberlo dado todo, tenemos que haber gastado todo, usted y yo tenemos que haber llegado al límite, haberlo puesto todo por hacer el bien, por tener las relaciones personales arriba, para cumplir con lo que Dios nos dice que debemos hacer. Y cuando hayamos entregado todo por los demás y no hayan más fuerzas entonces podemos ir al Señor y ver cómo sucede un milagro poderoso, multiplicación de fuerzas.

Pero esto solo pasará si nos hemos cansado haciendo bien, haciendo lo correcto delante de Dios, porque puede ser que estemos cansados por hacer lo malo, por hacer cosas desagradables delante de Dios, en ese caso necesitamos arrepentirnos ante Dios pedirle que nos perdone y nos de fuerzas.

Gálatas 6:9 (RVR 1960) “…No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos…”

A su tiempo, al tiempo de Dios, Kairos, hay Cronos y hay un Kairos. No nos cansemos de hacer el bien, pero si nos cansamos en el Señor tenemos fuerzas. Hay una promesa aquí, dice a su tiempo segaremos si no desmayamos, la única forma de ver resultados es no desfallecer. El bien que hagamos nos será devuelto.

Necesitamos tener presente esto, no es en nuestro tiempo, es un un tiempo específico de parte de Dios, está es la razón por la que muchas veces nos cansamos, porque no sabemos cuando sea, cuando será que va a cambiar, cuando será que recibiremos.

Pensemos cuantas cosechas hemos dejado de recoger solo porque hemos desfallecido, hemos quedado sin fuerzas y dejamos de hacer, dejamos de sembrar el bien.

1 Pedro 2:15 (TLA) “…Dios quiere que ustedes hagan el bien, para que la gente ignorante y tonta no tenga nada que decir en contra de ustedes…”

Tremenda está palabra, es la voluntad de Dios que hagamos el bien y así la gente no tendrá nada que decir.

Romanos 12:21 (TLA) “…No se dejen vencer por el mal. Al contrario, triunfen sobre el mal haciendo el bien…”

El mal querrá triunfar, querrá doblegarnos, pero está palabra rompe con todo estándar humano donde se tiene la concepción que el mal se contrarresta con más mal, si me hicieron mal yo voy hacer peor aún, pero la palabra dice es posible derrotar al mal haciendo bien, haciendo el bien.

No importa lo que pase, sin importar lo que suceda no dejaremos de actuar de manera correcta, como Dios desea, sin importar lo que pase no dejaremos de hacer bien a los demás, nos va a costar, te costará mucho, tal vez suframos al hacerlo.

El mayor problema

El mayor problema en la sociedad no es que algunos hagan mal, sino que los que sabemos hacer el bien no lo hacemos, en muchas ocasiones terminamos actuando igual que ellos, pagando mal por mal. Hay una confrontación todos los días, entre el mal y el bien, una batalla que librar y la palabra dice es haciendo el bien, haciendo el bien es que triunfaremos sobre el mal.

Tal vez suframos, pero triunfaremos.

1 Pedro 3:17 (TLA) “…Si Dios así lo quiere, es mejor que sufran por hacer el bien que por hacer el mal…”

Pero si sufrimos que sea por hacer la voluntad de Dios, si al hacer lo correcto sufrimos entonces es porque es su voluntad pero no por eso dejaremos o desmayaremos en hacer el bien porque sabemos que recogeremos cosecha buena. Al hacer bien estamos sembrando y cuando se siembra se espera cosechar y se recoge lo que se sembró, si sembramos maíz recogeremos maíz si sembramos lo bueno eso recogeremos.

1 Pedro 4:19 (TLA) “…Por eso, los que sufren porque Dios así lo quiere, deben seguir haciendo el bien y dejar que Dios los cuide, pues él es su creador y cumple lo que promete…”

Hoy recogemos lo que atrás hemos sembrado, bueno o malo

Él ha prometido que recogeremos si sembramos y si sembramos bien, eso recogeremos, no esperemos una cosecha diferente a lo que hemos sembrado, si hemos sembrado lo malo, si hemos hecho mal eso vamos a recoger, seguramente hoy estamos recogiendo lo malo o lo bueno que hayamos sembrado en alguien.

Gálatas 6:10 (RVR 1960) “…Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe…”

Oportunidad es Kairos, Dios nos da tiempo específico, momentos específicos para hacer el bien.

A penas haya oportunidad hagamos bien, siempre habrá oportunidad de hacer el bien, todos los días salimos de la casa y si analizamos bien siempre hay la oportunidad de hacer lo correcto, como también de hacer lo incorrecto. Pero no dejemos pasar esas oportunidades de hacer lo correcto.

Hacer bien a todos

Hagamos bien a todos, sin acepción de personas, Jesús dijo hagan bien aún a los que los aborrecen, si sólo hacen bien a los que los tratan bien que mérito tiene, eso es lo que todo mundo hace, el mérito está en hacer bien aún a aquellos que nos han ofendido.

© Luis Ortiz. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Predicaciones Cristianas

Acerca Luis Ortiz

Soy líder de la iglesia Cruzada Cristiana en Villanueva, Casanare, Colombia, actualmente estoy encargado del establecimiento de una nueva iglesia.

Revise también

Predicas Cristianas.. El Dios que cuenta tus cabellos

El Dios que cuenta tus cabellos

Predicas Cristianas.. Uno de los pasajes donde vemos a Jesús fungiendo como el gran Consolador antes que llegara el Espíritu Santo. La vida está llena de muchos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *