Inicio / Predicas Cristianas / Una madre llamada María

Una madre llamada María

Predicas Cristianas

Lucas 1:34-38

INTRODUCCIÓN:

Una de las cosas hermosa de la palabra de Dios es distinguir a muchas mujeres valientes, capacitadas, generosas, humildes, abnegadas y llenas de fe. Son muchas las que podemos escoger y todas ellas nos darán un ejemplo digno de ser imitadas, pero tenemos que reconocer que, entre ellas, María la madre de Jesús, es la llamada “madre bienaventurada”.

Anuncios

Si bien es cierto que nosotros no la idolatramos, ni le damos culto, ni creemos en todos los dogmas que se han hecho sobre ella, si la reconocemos porque fue la mujer que Dios escogió para sus planes que se había trazado desde la misma eternidad.

Se dice que toda jovencita judía lo que más anhelaba en aquellos tiempos era que en su vientre se gestara el Mesías prometido. Así que, el llamado de Dios a María para ser la madre del salvador la convierte en la mujer más nombrada y reconocida de todas las Escrituras.

Las cualidades que Dios encontró en ella son las que él siempre busca en toda madre cristiana. Ella era humilde, sierva, fiel y piadosa, y, sobre todo, con una capacidad para guardar el más grande secreto que se le dijo respecto a lo que sería su hijo.

Cuando uno estudia Proverbios 30:10-31, pronto descubre que la pregunta que hace el sabio acerca de dónde encontrar la mujer virtuosa, tiene que ver con en el nombre “María”. De esta manera, la traducción de la palabra “virtud”, sería algo así: “Mujer María, ¿quién la hallará?”.  Y en efecto, al tomar el modelo de María, la madre de Jesús, nos damos cuenta como en aquella doncella se cumplía la búsqueda de esa mujer virtuosa.

Anuncios

Consideremos este modelo para la madre de hoy. Hablamos ella, no para adorarla, sino para conocer sus valiosas virtudes.

I. MARÍA ALABA A SU DIOS POR SU MATERNIDAD (Lucas 1:38; 46-50)

No he oído el canto de otras madres cuando han tenido a sus hijos. Me imagino que como quiera que sea, especialmente esas madres piadosas, han tenido una alabanza en sus labios por el don de la vida, visto en el niño que ahora tiene en sus brazos. Por supuesto que el canto de María es el más grande Magníficat que se conozca en las Escrituras.

Expresa un hondo reconocimiento de un ser humano por ser un vaso escogido por la providencia de dar a luz a quien fue el salvador de todos. Sorprende que María, lejos de donde la han llevado, se reconoce como una sierva del Señor, sin méritos, y en total reconocimiento para que su alma y espíritu puedan alabar al Señor que miró su bajeza.

La maternidad de María fue objeto del más grande reconocimiento a Dios, de la más grande alabanza que se conozca y del más completo recordatorio del que tengamos memoria.

Anuncios

Esto hace ver que la llegada de un niño al mundo debe ser el más distinguido reconocimiento a quien es el Autor de la vida. Un bebé es un milagro divino. Menos mal que no son muchas las madres que toman la decisión de abortar a sus hijos.

Un hijo, independientemente como venga al mundo, tiene que ser el objeto del mayor gozo por su nacimiento y de la mayor gratitud por quien ha sido dado. José estuvo presente en la llegada del bebé Jesús, pero no siempre los padres están presentes en ese momento. Sin embargo, le aseguro que quien si está presente es la madre, de allí su más grande gozo.

II. MARÍA ENSEÑA EL VALOR DEL CUIDADO MATERNAL (Lucas 2:41-52)

Desconocemos cómo fue Jesús desde que nació hasta los doce años, así como no sabemos lo que pasó entre los doce años y los treinta. Lo que yo puedo pensar es que su niñez tuvo que ser normal, como todos los niños de su tiempo. Él jugaba, se reía, lloraba, tenía amigos, se cansaba, dormía, comía… y así crecía.

La creencia de un niño Jesús milagroso no es bíblica. Los milagros de Jesús se conocieron cuando él se manifestó en su ministerio público, dando con eso cumplimiento a todas las profecías que se habían dicho de él.

La escena de la supuesta “pérdida” de Jesús a los doce años es simplemente hermosa. Nada produce más angustia en los padres que el saber que el hijo de sus entrañas se ha perdido.

Una de las características de una madre virtuosa es el cuidado que dispensa por su hijo, sobre todo en esa etapa de la adolescencia. Esa es la edad crítica y es allí donde la madre tiene que estar más pendiente de su hijo respecto a sus amistades, sus tendencias, sus gustos, sus decisiones y sus preferencias. Y como un ejemplo para nuestros jovencitos, Jesús les muestra lo que se pueda hacer a esa edad.

Note que Jesús fue hallado en la Casa del Señor, totalmente involucrado e interesado en las cosas de su Padre celestial. Apreciada madre, ninguna inversión será mayor que la haces en cuidar a tus hijos, pero sobre todo en asegurarte que ellos están haciendo lo correcto cuando vienen con gozo a la iglesia y le sirven al Señor. Esa es tu mejor inversión. Que nuestros hijos puedan decir “en los negocios de mi Padre me es necesario estar”. Si esto se logra, la maternidad habrá tenido su recompensa.

III. MARÍA RECONOCE LA CONFIANZA EN SU FORMACIÓN MATERNAL (Juan 2:1-12)

Una de las cosas que siente toda madre es el orgullo por sus hijos. Eso es natural y entendible. Para ellas no hay hijos mejores que los suyos. Hablando de esto, una vez una madre le preguntó a su hijo después de terminar una boda: “Hijo, ¿cuántas mujeres debe tener un hombre?”.

El niño le respondió: “Fácil, mamá, dieciséis mujeres”. La madre de manera sorprendida le dijo: “¿Y cómo sabes tu eso?”. “Bueno” -dijo el muchacho- el pastor dijo: “4 better, 4 worse, 4 richer, 4 poorers”.

En efecto, toda madre sabe lo que ha criado. Ahora tenemos a María otra vez con su hijo pero ya bien crecido, a los 30 años. Ella fue invitada a una boda donde Cristo y sus discípulos también asistieron.

Los novios estaban en una situación crítica porque se les había acabado el vino, la alegría de la fiesta. María, como toda otra madre que sabe que su hijo es muy capaz de tener una solución para esos casos de emergencia, le dice a Jesús: “Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino” (vers. 3).

María hizo este planteamiento porque ella sabía que Jesús podía hacer algo. La intuición de esta madre la llevó a presentarle el problema a su hijo; y si bien es cierto que Jesús puso las cosas claras entre él y su madre, al final ella dijo: “Haced todo lo que os dijere” (vers. 5).

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

Revise también

Predicas Cristianas... Más allá de lo que ves

Más allá de lo que ves

Predicas Cristianas.. ¿Qué sucede cuando vivimos las circunstancias desde nuestro espíritu? Mares se abren en dos para que pasemos intacto. Una columna de fuego..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *