Inicio / Predicas Cristianas / La espada de doble filo

La espada de doble filo

Predicas Cristianas

Sabemos que la Biblia asimila la Palabra de Dios con una espada de dos filos; pero…., alguna vez se preguntó porque la Palabra es comparada con ese arma cortante?.

Se podrían decir muchas cosas al respecto, y seguramente cada una de ellas tendría su justificación, pero veamos que nos dice el Señor en este día respecto de esa espada que Él mismo no proporcionara.

Leamos la Palabra de Dios en Hebreos 4:4-13Porque en cierto lugar dijo así del séptimo día: Y reposó Dios de todas sus obras en el séptimo día. Y otra vez aquí: No entrarán en mi reposo. Por lo tanto, puesto que falta que algunos entren en él, y aquellos a quienes primero se les anunció la buena nueva no entraron por causa de desobediencia, otra vez determina un día: Hoy, diciendo después de tanto tiempo, por medio de David, como se dijo: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones. Porque si Josué les hubiera dado el reposo, no hablaría después de otro día. Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios. Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas. Procuremos, pues, entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia. Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta”.

Cuando el soldado romano se colocaba la armadura, tomaba con su mano izquierda el  escudo y en la derecha la espada corta, la de doble filo, y es en este contexto que Pablo habla de la “espada del Espíritu”.

Está claro que es una imagen espiritual, pues la Palabra de Dios no es nuestra espada sino del Espíritu, y como tal es empuñada por el Espíritu Santo, pues es la única manera que sea eficaz, entonces…., cada vez que utilizo la Palabra de Dios debo asegurarme que está en manos del Espíritu, y no en mis propias manos.

Si hay algo que el enemigo sabe es que la Palabra de Dios es  eficaz cuando está en manos del Espíritu, por eso es que muchas veces hace que el creyente la maneje como le parezca a fin de que pierda eficacia, y en vez de acercar gente a Dios, hace que se aparten por el mal uso que se le da; en la parábola del sembrador tenemos una clara ilustración de cómo Satanás trabaja en los que están recibiendo esa semilla, que es la Palabra, con el fin  que no arraigue y sigan adelante en su vida pecaminosa.

El enemigo siempre va atacar el lugar donde se ponga esa semilla, pero cuando esa Palabra encuentra un corazón bien abonado con la fe, y regado con la comunión que mantiene con el Señor, será muy eficaz y habrá fruto en abundancia ya que como espada es  eficaz porque transforma y cambia todo lo que toca.

La misión de la Palabra de Dios es penetrar  y partir como lo hacía la espada romana, de manera que debe llegar a la vida con tal poder que invada todo nuestro ser, y para que esto suceda no basta con que la leamos, sino que debemos escudriñarla, estudiarlas, analizarla, memorizarla, y sobre todo, aplicarla.

La realidad es que la Palabra de Dios no podrá penetrar y partir nuestra vida si la mantenemos cerrada o usándola solo una vez a la semana cuando asistimos a la iglesia.

Nos dice la Palabra que “discierne los pensamientos y las intenciones del corazón” Hebreos 4:12, y éstos son muy distintos a los pensamientos de la mente que son lógicos, mientras que Jesús dijo que de los pensamientos del corazón salen los malos pensamientos, las malas obras, crímenes, adulterios, y toda obra de la carne, pues “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perversoJeremías 17:9, y cuando la espada llega al corazón discierne lo que hay y lo pone al descubierto, “Porque no hay nada oculto que no haya de ser manifestado; ni escondido, que no haya de salir a luz. Si alguno tiene oídos para oír, oigaMarcos 4:22-23.

Algo que sabemos, y que deberíamos haber vivido cada uno de nosotros, pues es lo que nos lleva a un verdadero arrepentimiento de nuestras obras pecaminosas, es que la Palabra de Dios penetra hasta lo más profundo de nuestro ser, y acá esta la explicación de porqué la compara con un arma tan penetrante, ya que los dos filos cortan en ambos lados, aumentando su penetración y no habiendo nada que detenga su ingreso hasta el corazón mismo del creyente.

Y por otro lado debemos comprender cuál es el significado espiritual que tiene esa espada que corta de un lado y otro; por ejemplo, cuando hablamos de las promesas de bendición que el Señor estableciera en Su Palabra, esas bendiciones que todos anhelamos recibir, que leemos y peticionamos a diario, y aunque muchas veces no leemos, no comprendemos, o no queremos reconocer, todas esas promesas de Dios tienen una condición.

Leamos una: Filipenses 4:13Todo lo puedo en Cristo que me fortalece

Que estamos diciendo allí, que somos siempre fuertes, que no hay nada que nos haga bajar los brazos, que a pesar de las circunstancias estaremos fuertes y las vamos a superar, que todo lo puedo hacer porque un día recibí a Jesús como mi Señor y Salvador, ¡¡NO…..!!

Estamos diciendo que todo esto será así siempre y cuando yo permanezca en Cristo, cuando sea fiel y obediente, cuando haga su perfecta voluntad.

Porque la fuerza no me sido dada a mi persona y puedo usarla cuando a mí me sea necesario, sino que es Cristo quien me fortalece, y para que Cristo me fortalezca debo permanecer en Él, por eso Su Palabra nos dice:

Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hechoJuan 15:4-7.

Y así podemos leer toda la Biblia buscando las promesas de Dios y verán que todas están condicionadas directa o indirectamente por un requisito que es necesario cumplir si es que queremos recibir esa promesa en nuestra vida; acá vemos los dos filos:

Uno, la promesa, la bendición, el perdón y la cobertura espiritual; y el segundo: La condición, el mandamientos y la obediencia al propósito de Dios.

Y si te preguntas porque Dios nos entregó la Palabra condicionada, también está claro que con dos propósitos fundamentales, Uno: Obligarnos a ser obedientes y que dejemos de hacer lo mismo que hace el mundo, es decir, hacer lo que le parece mejor sin importarle lo que Dios piensa; y segundo: Evitar que se use Su Palabra para propósitos personales o tan solo para burlarse de ella.

En el libro de Apocalipsis, Juan escribe las revelaciones que Jesucristo le da, y dice que vio “en medio de los siete candeleros, a uno semejante al Hijo del Hombre,….. Tenía en su diestra siete estrellas; de su boca salía una espada aguda de dos filosApocalipsis 1:13-16.

Al presentarse con “una espada aguda de dos filos que salía de su boca” le estaba revelando que necesitaba que su pueblo oyera, pero no cualquier cosa o lo que el hombre puede creer, sino esa Palabra que sale de su boca, que corta y separa lo malo de lo bueno, pues “El que tiene la espada aguda de dos filos dice esto: Yo conozco tus obras, y dónde moras, donde está el trono de Satanás; pero retienes mi nombre, y no has negado mi feApocalipsis 2:12-13.

Se le presenta a la Iglesia de Pérgamo como “el que tiene la espada aguda de dos filos” porque esta iglesia había caído en una mezcla de doctrinas de varias religiones, tenía de la idolatría de la época del Éxodo, de la doctrina de Balaam.

Doctrinas de los caldeos, y además le mezclaban la filosofía de los nicolaítas; y con todo esto, la llamaban cristiana, por eso la “espada aguda de doble filo” tenía que hablarles para cortar y separar esa mezcla religiosa que llamaban cristianismo, y que es la misma que necesitan escuchar muchos creyentes de hoy, pues es la única que tiene poder contra la hipocresía, el engaño y el doble ánimo.

Es la única que nos muestra cuándo nuestra fe está formada de idolatría mezclada con el nombre de Jesucristo como lo estaban haciendo los de la iglesia de Pérgamo, ya que hay creyentes que también son iglesia de Pérgamo por cuando al camino del Señor le mezclan la cosas que el hombre ha inventado para apartarlos de ese mismo camino, aun cuando le dicen que siguen siendo cristianos.

Por eso hay tantas doctrinas humanas filosóficas que se van enredando entre los diferentes versículos de la Palabra de Dios, hasta convertirnos no en cristianos, sino en Iglesia de Pérgamo.

Recuerden que la venida de Cristo está cerca y todos tenemos muchos problemas, debemos asistir a la Iglesia y acercarnos más a Dios, no te sientas poderoso diciendo: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.

Pues la fuerza no es tuya, cada vez que sientas el impulso de hacerlo recuerda esta pregunta: ¿Todo lo puedes en quién?, y recuerda también que la respuesta es: En Cristo, porque todo lo puedes en Cristo quien te fortalece para superar las pruebas y circunstancia que te aquejan.

© Luis Coria. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Predicaciones Cristianas

Acerca Luis Coria

Mi nombre es Luis Alberto Coria, estoy casado con Nora Griselda Correa y tenemos cuatro hijos; llegué a los pies de Cristo en el año 1996.

Revise también

¡Es porque te amo tanto! - Predica Cristiana

¡Es porque te amo tanto!

Predicaciones Cristianas - Cristo hizo algo para Lázaro que no hizo para nadie más en la historia de la humanidad, no solamente lo resucitó de entre los muertos, algo que...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *