Inicio / Predicas Cristianas / Espinos que arruinan la vida cristiana

Espinos que arruinan la vida cristiana

Predicas Cristianas

INTRODUCCIÓN:

La Biblia nos enseña en la hermosa Parábola del Sembrador, que cada vez que se predica o se enseña la Palabra de Dios, sucede una de estas cuatro cosas:

1. Algunos la oyen pero no la entienden, entonces viene el diablo y les hace olvidarse totalmente de lo predicado o enseñado.

Anuncios

2. Otros la oyen y se entusiasman y en ese momento se proponen obedecerla y hasta la comparten con otros hermanos o con sus amigos, pero cuando vienen las pruebas se desaniman y ya no la ponen en práctica.

3. Otro grupo, escucha con atención y se goza con las hermosas verdades y mandamientos de la palabra de Dios, pero poco después, es seducido por todas aquellas cosas que el mundo ofrece para la satisfacción de los cinco sentidos y del ego humano, y el mensaje escuchado queda sin ser obedecido.

4. Sin embargo, también hay algunos que escuchan, entienden y hacen fructífera la Palabra de Dios en sus vidas, porque la obedecen.

En esta ocasión, quiero llamar su atención hacia el tercer grupo y vamos a leerlo en las palabras de Jesús: “El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa” (Mateo 13:22) Hoy vamos a hablar de: “Espinos que arruinan la vida cristiana” y nos vamos a basar tanto en Mateo 13:22 como en Lucas 8:14 Satanás no ha podido detener el avance del evangelismo en la tierra. Tampoco ha podido evitar que se predique la Palabra de Dios a los creyentes.

Anuncios

Pero lo que sí ha podido lograr con creces es que la Palabra de Dios se haga infructuosa como dice literalmente en Mateo 13:22. Todos los días y en especial los fines de semana, millones de personas escuchan la Palabra de Dios, pero de esos millones solamente unos cuantos están obedeciendo las enseñanzas que reciben. ¿Por qué me atrevo a decir esto? Me atrevo a decirlo, porque me entristece ver que es muy difícil encontrar una verdadera diferencia entre un inconverso y un cristiano:

  • Los no cristianos tienen grandes problemas matrimoniales y familiares. Muchos cristianos también.
  • Los no cristianos viven muy endeudados por su mala administración. Muchísimos cristianos padecen de lo mismo.
  • Los no cristianos guardan resentimientos contra muchas personas. Lamentablemente, un gran número de cristianos hacen lo mismo.
  • Los no cristianos viven muy afanados por obtener cosas que no son prioritarias. La gran mayoría de los cristianos también viven en el mismo afán.
  • Los jóvenes no cristianos se dejan gobernar por sus sentimientos y malos deseos. Los jóvenes cristianos fieles y santos son muy pocos.
  • Los no cristianos viven para sí mismos y no para Dios. También muchos que dicen ser cristianos, viven vidas egocéntricas.

Claro, que hay honrosas excepciones, pero la gran mayoría de los que profesan ser cristianos, están atrapados por los afanes y las riquezas y los placeres de la vida, como lo vemos escrito en el evangelio de Lucas: “La que cayó entre espinos, éstos son los que oyen, pero yéndose, son ahogados por los afanes y las riquezas y los placeres de la vida, y no llevan fruto” (Lucas 8:14). Lucas deja ver claramente tres tipos de espinos: 1. Afanes, 2. Riquezas, 3. Placeres de la vida

1. LOS AFANES POR NECESIDADES LEGÍTIMAS:

Lucas escribió “afanes”, pero Mateo escribió: “el afán de este siglo

Esto nos permite entender que el Señor, se refería al exceso de preocupación por las necesidades no precisamente malas, sino más bien de la vida en este mundo. Veamos unos ejemplos para aplicar esta enseñanza a nuestro tiempo:

Anuncios

Si la persona es un niño o adolescente, tal vez se preocupe demasiado por sus necesidades de aceptación, de amistad, de estudio, de diversión. Si es alguien entre los 18 y los 24, quizás sus necesidades legítimas en las cuales se afane sean: La capacitación académica, el aprendizaje de algún oficio, la búsqueda de pareja. Si es de entre 25 a 30, posiblemente ya esté mucho más involucrado y comprometido no solamente en algún empleo, sino también en estudios de especialidades, postgrados, maestrías y cosas parecidas. Otros de esta edad estarán muy preocupados en abrir o fomentar un negocio.

Algunos estarán ya pensando en casarse y quizás preocupados por no saber con quién. Habrá también algunos que a esa edad de entre 25 y 30, ya estén casados y a la vez preocupados por el sustento, la educación y la formación de sus hijos. Y así en cada etapa de la vida los seres humanos siempre tenemos necesidades legítimas de las cuáles preocuparnos y ocuparnos. No hay nada de malo en el hecho de que seamos personas responsables de estudiar, trabajar y procurar siempre nuestra superación personal, y la de nuestros seres queridos.

Tampoco es pecado tener amistades, practicar un deporte, desarrollar un arte o simplemente tomar tiempo para divertirnos sanamente. En realidad, ninguna de estas cosas, por sí misma hace infructuosa la Palabra de Dios en la vida de una persona. Lo que hace infructuosa la Palabra del Señor (Mateo 13:22) es el afán por estas cosas. Una de las definiciones para la palabra “afán” es: “Trabajo excesivo y penoso”. Una ilustración perfecta para esta mala actitud ante la Palabra del Señor, la encontramos en el siguiente pasaje:

Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. 39 Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. 40 Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. 41 Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. 42 Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada” (Lucas 10:38-42). Marta no estaba haciendo nada malo, por el contrario, estaba trabajando en las labores cotidianas del hogar, quizás hasta preparando comida para Jesús. Pero ella no solamente estaba “afanada” sino también “turbada”

Una definición de “turbar” es: “Alterar el ánimo de una persona confundiéndola o aturdiéndola hasta dejarla sin saber qué hacer ni qué decir” Y, ¿No es cierto que muchas veces los mismos cristianos, ante las necesidades legítimas de la vida, estamos no solamente trabajando excesivamente, sino confundidos, aturdidos y sin saber qué hacer? Si nosotros lo permitimos, esa desesperación por las necesidades legítimas de esta vida, se convierte en espinos que ahogan la Palabra de Dios y la hacen infructuosa para nuestra persona.

Marta tenía en su casa, a Jesús, la Palabra de Dios encarnada, y le dio más importancia a sus quehaceres cotidianos, ¿No creen que fue una locura? Y, ¿Cómo es posible que siendo cristianos y teniendo en nuestro corazón al mismo Señor que estuvo en casa de Marta, nosotros cometamos la misma tontería que cometió ella? ¿Cuál es tu necesidad terrenal legítima?:

¿Alimento? ¿Vestido? ¿Un techo? ¿Pareja? ¿La educación de tus hijos? ¿Amistades? ¿Aceptación? ¿Autorrealización? Cualquiera que sea tu necesidad, ¡No permitas que se convierta en un espino que ahogue en ti la Palabra del Señor! Confía en las promesas de Dios, no trates de resolver todo con tus propias fuerzas.

Ya sé que eso es lo que te aconsejan los conferencistas de superación personal y los psicólogos no cristianos o cristianos despistados, pero eso es egocentrismo puro, y eso ahoga la semilla preciosa de la Palabra de Dios en tu vida. No descuides tu vida espiritual con tal de suplir tus necesidades legítimas de la vida material. ¡La vida espiritual es también una necesidad para la vida en este mundo!, compruébalo con el siguiente texto bíblico:

Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. 7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:6-7).

En Salmos 34:10 dice: “Los leoncillos necesitan, y tienen hambre; pero los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien”.  Recuerda también las promesas tan conocidas de Jesús en Mateo 6:25-34, no cometamos la misma tontería del hombre que derribó sus graneros e hizo otros nuevos para almacenar mucho más alimento.

Estudiemos, trabajemos, y atendamos a nuestras familias, pero no hagamos infructuosa la Palabra de Dios al oírla y no practicarla, a causa de ocuparnos desesperadamente en las necesidades legitimas de la vida en este mundo. Para encontrar pareja y formar una familia o para sustentar a la familia que ya tenemos, no seamos negligentes, pero hagámoslo todo dependiendo del Señor:

Acerca Central de Sermones

www.CentralDeSermones.Com está dedicado a llevar el evangelio de Jesucristo y la Palabra de Dios al mundo. Índice de predicas cristianas, sermones, predicaciones, mensajes cristianos, estudios biblicos, bosquejos y otros recursos cristianos basados en la biblia que le ayudaran a evangelizar y en su crecimiento espiritual. Los mensajes cristianos, predicaciones, sermones, estudios biblicos, y otros recursos cristianos en nuestro índice fueron publicados por fieles creyentes en Jesucristo, de diferentes denominaciones quienes han deseado compartir sus predicas cristianas, sermones, estudios biblicos, bosquejos, y mensajes cristianos.

Revise también

Predicas Cristianas.. El Dios que cuenta tus cabellos

El Dios que cuenta tus cabellos

Predicas Cristianas.. Uno de los pasajes donde vemos a Jesús fungiendo como el gran Consolador antes que llegara el Espíritu Santo. La vida está llena de muchos...

2 comentarios

  1. Muy buena enseñanza

  2. Me gusta como es explicada las comparanza, entre los dos grupos, es una verdadera realidad, lo vemos en el diario vivir y aún lo vivimos de igual forma, ahora mi recomendación es examinarlo todo y retener lo bueno, tratar lo mejor posible buscar apoyo en personas que han logrado superar salir de la amistad del mundo y amar a Dios sobre todas las cosas del mundo, hasta que no se ponga a Dios por encima de todo no habrá la conexión humana con lo espiritual. Dios le bendiga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *