Inicio / Predicas Cristianas / ¿En que conoceré esto? Vs ¿Como será esto?

¿En que conoceré esto? Vs ¿Como será esto?

Predicas Cristianas

  1. Lucas 1: 5-20
  2. Lucas 1: 26-35

Vamos a analizar estos dos pasajes que están en el primer capítulo de Lucas porque es interesante notar como aparentemente tanto la respuesta de Zacarías y María son similares no recibieron la misma respuesta por parte de Dios.

Lucas 1:6-7 (RVR 1960) “Ambos eran justos delante de Dios, y andaban irreprensibles en todos los mandamientos y ordenanzas del Señor. 7 Pero no tenían hijo, porque Elisabet era estéril, y ambos eran ya de edad avanzada“.

Que interesante dato tenemos en este pasaje, el evangelista habla de las virtudes de esta pareja, eran personas dignas de imitar.

Pasaba algo con ellos, no tenían hijo, escuché esto, los hijos en ese tiempo eran considerados bendición de Dios, herencia del Señor son los hijos, así que si una pareja no podía tener hijos por esterilidad era considerados que estaban desaprobados por Dios.

Había una tragedia en la vida de Zacarías: su esposa y él no tenían hijos. Los rabinos judíos decían que hay siete personas que están privadas de la comunión con Dios, y la lista empezaba por “un judío que no tiene esposa, o un judío que tiene esposa pero que no tiene ningún hijo.» La esterilidad era causa suficiente para el divorcio.

Aquí observamos un caso particular, eran personas muy buenas, rectas, irreprensibles pero a las cuales no les iba muy bien a pesar de estar andando rectamente delante de Dios.

Pero hay algo más que me gusta de esta pareja y es que no les importaba eso, ellos seguían sirviendo al Señor en el caso de Zacarías y seguían no de cualquier forma, lo seguían haciendo rectamente, de corazón, con entrega, con amor para el Señor a pesar que tenían está gran afrenta.

Aplicación

Alguna vez usted se ha cuestionado al respecto de esto, tal vez usted lleve un vida bien delante del Señor, usted se ha apartado para el y observa que en su vida las cosas no fluyen como quisiera, observa que los faltantes que hay en su vida no han sido suplidos, usted tal vez se haya preguntado al respecto.

Escuche esto, es en su tiempo, no en el nuestro, cuantas veces ha escuchado esto?. Pero cuan a menudo se nos olvida. Ellos estaban orando por tener un hijo pero no tuvieron respuesta hasta que se cumplió el tiempo de Dios no el de ellos, recordemos que Juan no podía nacer hasta el nacimiento del mesías y cuando se cumplió el tiempo establecido por Dios para que Jesús naciera entonces si vendría Juan que sería el que prepararía el camino para el Señor.

El apóstol Pablo en Gálatas 6:9 dice: “…No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos…”.

Lucas 1:8 (RVR 1960) “Aconteció que ejerciendo Zacarías el sacerdocio delante de Dios según el orden de su clase“.

Habían 24 órdenes de sacerdotes, y en total eran como 20000 sacerdotes, cada orden tenía alrededor de 833 sacerdotes. cada orden ejercía 2 periodos de 1 semana en el año, como eran muchos los sacerdotes para los oficios que se debían hacer se echaban suertes sobre ellos para saber quién iba hacer una determinada labor entre ellas quemar el incienso.

Recordemos que el echar suertes para ellos era la forma de conocer la voluntad de Dios, ellos sabían que era Dios quien al final determinaba quién iba a tener el privilegio.

Lucas 1:9 (RVR 1960) “conforme a la costumbre del sacerdocio, le tocó en suerte ofrecer el incienso, entrando en el santuario del Señor“.

Así que al echar suertes está cayó sobre Zacarías, así nos damos cuenta que Dios fue quien determinó que fuera Zacarías porque necesitaba tenerlo solo para revelarle lo del nacimiento de su hijo. Para un sacerdote era un gran privilegio ofrecer el incienso debido a que como eran muchos habían algunos que nunca les tocaba este privilegio.

Lucas 1:10 (RVR 1960) “Y toda la multitud del pueblo estaba fuera orando a la hora del incienso“.

El incienso se quemaba en el templo dos veces al día. Antes del sacrificio de la mañana y después del sacrificio de la tarde. Cuando el pueblo veía el humo del incienso quemado, oraba. El humo que ascendía a los cielos simbolizaba las oraciones que subían al trono de Dios.

Lucas 1:11-13 (RVR 1960) “Y se le apareció un ángel del Señor puesto en pie a la derecha del altar del incienso. 12 Y se turbó Zacarías al verle, y le sobrecogió temor. 13 Pero el ángel le dijo: Zacarías, no temas; porque tu oración ha sido oída, y tu mujer Elisabet te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Juan“.

Y en el versículo 18

Lucas 1:18 (RVR 1960) “Dijo Zacarías al ángel: ¿En qué conoceré esto? Porque yo soy viejo, y mi mujer es de edad avanzada“.

Este era al punto que quería llegar y de donde vamos a sacar una ensañanza para la noche de hoy. 

Zacarías había estado orando por un hijo, no habían tenido respuesta sobre su petición, en el tiempo de Dios va el angel y le dice Zacarías su oración fue oída.

Pero este hombre en lugar de alegrarse, llenarse de gozo, lo que hace es responder con una pregunta que expresaba la duda que tenía dentro de si sobre lo que el angel le había dicho. ¿En qué conoceré esto?. Otra versión dice como podré estar seguro de esto?. Y da las razones que tiene para no estar seguro de lo que acaba de oír.

Aplicación.

Orando sin creer

A menudo nos pasa como Zacarías, estamos orando por cosas pero en realidad llega un punto de nuestra vida que al no ver respuestas sencillamente dejamos de creer, al comienzo creíamos, orábamos con intensidad pero luego del tiempo sencillamente nuestras oraciones se volvieron mecánicas oramos pero no creemos.

Así le pasó a Zacarías, el oraba por su hijo, pero el tiempo comenzó a pasar, pasaron los años, se hicieron viejos, llegó el tiempo donde tanto para su esposa como para el les era imposible humanamente tener un hijo, pero el hombre seguía orando por esto, pero su incredulidad sale a luz cuando llega el angel y le da esta noticia, el sencillamente no podía creerlo así, pensó que tal vez Dios había llegado tarde, pensó que si fuera de Dios está noticia hubiera llegado cuando ellos todavía pudieran tener relaciones sexuales pero ahora eso no era posible.

Una de dos, ese ángel no hablaba de parte de Dios o si lo hacia Dios había llegado tarde.
No le demos a Dios las razones que tenemos para no creer, solo creamos. Cuando el angel le dio la noticia a Zacarías este lo único que hizo fue justificar su incredulidad, comenzó a decir el porque no creía lo que le estaba diciendo.

No le demos a Dios las razones que tenemos para no creer, solo creamos. Siempre estamos justificando nuestra incredulidad:

  • Señor es que es tarde
  • Es que no hay dinero
  • Es que ha pasado mucho tiempo
  • Es que es muy duro de corazón

Lucas 1:19-20 (RVR 1960) “Respondiendo el ángel, le dijo: Yo soy Gabriel, que estoy delante de Dios; y he sido enviado a hablarte, y darte estas buenas nuevas. 20 Y ahora quedarás mudo y no podrás hablar, hasta el día en que esto se haga, por cuanto no creíste mis palabras, las cuales se cumplirán a su tiempo“.

¿Como fue que Zacarías mostró su duda?

Con sus palabras y por esto quedó mudo para que no siguiera embarrandolas y expresando su duda con ellas. En ocasiones es mejor callar, muchas veces con nuestras palabras expresamos la duda que hay en nuestro interior, tengamos cuidado con ellas hermanos, tenga cuidado cuando hablé, que no sea duda lo que usted este hablando.

La biblia es muy clara al decir de lo que hay en el corazón habla la boca, si hay incredulidad eso vamos hablar.

Diferencia entre las dos respuestas

Vamos a observar la diferencia entre la respuesta de Zacarías y la de María en el versículo 34.

Lucas 1:34-35 (RVR 1960) “Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón. 35 Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios“.

En la respuesta de María nos damos cuenta que ella en realidad no dudaba solo estaba preguntando la forma como sucederían las cosas, en otras palabras ella dice si, yo creo pero dígame como ocurrirá estas cosas y lo que respalda esto es que María luego dice hágase conmigo conforma a su palabra.

Más adelante vemos a Elizabeth diciendo en el versículo 45 bienaventurada la que creyó.
Vemos cómo en un mismo pasaje dos anuncios similares, el uno estaba orando por eso y cuando le dicen vas a ser padre no lo puede creer, dice como puedo estar seguro de que esto pasará y por su incredulidad quedó mudo, el angel le dice por no creer quedaras mudo.

En el otro vemos a María la cual no estaba orando por nada referente a esto y cuando le dan el anuncio solo dice como será esto, como lo hará el Señor, y porque creyó fue llamada bienaventurada.

María, en cambio, da por hecho que sí puede ser como le dice el Mensajero del Cielo, y su pregunta no cuestiona el hecho sino que quiere conocer el modo del hecho. Y hay una buena razón por la que quiere conocer ese modo: ella es virgen.

Conclusión.

Tengamos cuidado de estar cayendo en la conducta de Zacarías, estamos orando por algo pero al mismo tiempo no creemos, no importa el tiempo que haya pasado, supongo que Zacarías llevaba orando desde la juventud por un hijo y ya era anciano, había pasado mucho tiempo, al comienzo creia porque era posible humanamente pero luego al envejecer tal vez no lo veía tan fácil y flaqueo su fe. No dudes de eso que estás clamando.

  • Sigue orando y creyendo al Señor.
  • Todo llega en el tiempo del Señor.

Sigamos la actitud de María, humanamente era más imposible que una virgen sin varón concibiera a que una pareja concibiera pero ella solo creyó, solo dijo a la respuesta del angel hágase conmigo como el Señor ha dicho.

© Luis Ortiz. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones.. Predicaciones Cristianas

Acerca Luis Ortiz

Soy líder de la iglesia Cruzada Cristiana en Villanueva, Casanare, Colombia, actualmente estoy encargado del establecimiento de una nueva iglesia.

Revise también

Predicaciones Cristianas - Cuidado con el suicidio

Una iglesia sin arrepentimiento

Predicas Cristianas - a mayor crítica a la iglesia de Tiatira no es la participación de la idolatría y la fornicación. El problema más grave es la falta de arrepentimiento...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *