Escoge la vida que él te ofrece

Predicas Cristianas

Lectura bíblica: Deuteronomio 30:11-20

Texto central: »El cielo y la tierra son testigos de que hoy les he dado a elegir entre la vida y la muerte, entre la bendición y la maldición. Yo les aconsejo, a ustedes y a sus descendientes, que elijan la vida, y que amen a Dios y lo obedezcan siempre. De ustedes depende que vivan muchos años en el territorio que él prometió a Abraham, a Isaac y a Jacob, los antepasados de ustedes». (Deuteronomio 30:19-20).

Introducción:

Anuncios

Cada día, cada hora, cada minuto, los seres humanos están decidiendo. Dichas decisiones determinan y marcan para bien o para mal la vida.

En este capítulo,  Dios  expone y propone  su gracia, y deja en claro las condiciones para el disfrute del perdón y restauración integral de este rebelde pueblo. Sin embargo, en ellos queda la responsabilidad de decidir quedarse en los sufrimientos de sus propias maldades o elegir con base a la propuesta de Dios en su palabra.

La oportunidad de perdón y restauración es ofrecida a este infiel pueblo, la gracia de Dios sobre la mesa esta servida, de igual modo la ruta para ir al disfrute de esta bendición, está bien dicho, esta trazado. Y Dios espera que los suyos se apropien. Ahora bien.

 ¿Qué clase de decisión espera Dios que sus hijos tomen?

Anuncios

I. La decisión de amar a Dios (Vers. 20; Deuteronomio 6:5)

  • a) De manera íntegra y constante (vers. 6)
  • b) De manera consiente y voluntaria (verss. 10-13)
  • c) Con una motivación correcta verss (verss. 7-11)

“No ames a Dios para que te cumpla tus caprichos personales, ama a Dios, porque Él, es Santo y digno de ser amado y honrado, te dé o no  te dé lo que lo que deseas. Él es Dios Santo y auto-existente  y no necesita de nuestro amor para ser feliz, tan sólo nos invita a complacernos en él, amándole”.

Hemos visto la primera clase de decisión que Dios espera de su pueblo. Ahora, pasemos a descubrir, la segunda clase de decisión que Dios espera que su pueblo asuma.

II. La decisión de prestar oídos a su dulce voz (vers. 20)

  • a) Con humildad y aceptación (vers. 8)
  • b) Con rotunda disposición para corresponder la voz oída. Ya que lo ordenado no tiene espacio para justificar la distracción e incapacidad para desobedecerla (verss. 11-13, 17)
  • c) Con resuelta voluntad de ponerla en práctica (vers. 16)

“Dios pide este tamaño de obediencia, porque su gracia ha puesto a los redimidos en Cristo, en capacidad de obedecerle”. (verss. 6-8).

Anuncios

Dios en Cristo, ha  producido esta  nueva habilidad o aptitud, pero la actitud depende de saber oírle con amor y disposición”. (1 Pedro 1:2)

Hasta ahora hemos visto dos clases de decisiones,  que Dios espera que su pueblo asuma, por último veamos la tercera decisión que Dios ha propuesto.

III. La decisión de seguirle a Él (vers. 20)

a) Se puede presumir amores imaginarios, como también se puede gritar a los cuatro vientos el amor que a Dios se siente y tiene, sin embargo, esto puede también ser producto solo de los labios, y no con verdadera intención del corazón (Isaías 29:13; Mateo 15:7-9; Marcos 7:6-13)

b) Por otro lado también Dios ha hablado una y otra vez, y tal vez los oyentes han dicho habla Señor que tu siervo oye, sin embargo han adoptado la conducta del negligente Jonás que se fue a Tarsis, cuando a predicar a Nínive lo enviaron, (Jonás 1:2-3). O quizás se ha asumido la indiferencia de aquel hijo que dijo si Señor voy, y no fue (Mateo 21:28-32).

c) Frente estos desaciertos cristianos, Dios, propone que su pueblo se decida seguirle sinceramente a él. Ya que en estas elecciones está el bienestar para la vida diaria de su pueblo.

Ahora bien, ¿Decidiremos  quedarnos en nuestro simulado amor e ignorando la dulce voz de Dios, que nos invita a seguirle a él? No sé yo, que vaya a usted a decidir hoy,  pero espero en el temor a Dios;  que usted, decida amarle, oírle y seguirle.

Conclusión:

Para finalizar, hemos visto que Dios  puso delante de este  pueblo rebelde, tres propuestas con carga abundante  de bendición.

De igual modo a  los rebeldes y tercos creyentes de  hoy, Dios en la muerte y resurrección de Cristo,  nos ha servido  su gracia y nos ha  dado la capacidad y responsabilidad de decidir bien.

Amado hermano que has oído que Dios ha puesto estas propuestas para que tomes y sea efectiva y abundante tu bendición cada en tu vida, te invito a que escojas amar, oir y seguir a Dios cada día con mayor consagración.

Por otro lado, si usted es primera vez que escucha este mensaje  del favor y misericordia de Dios, y está experimentando en su conciencia y corazón el llamado de Dios, entonces lo invito a arrepentirse y dejar esa vida de maldad, ríndase a Dios, y únase a estudiar la biblia  con nosotros para aprender cada día como amarle, oírle y seguirle cada día.

© Saúl Reyes B. Poot. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones.. Predicaciones Cristianas

Acerca Saúl Reyes B. Poot

Ministro de culto en la INPM Ebe-Ezer de la isla de Cozumel Q. Roo

También Revise

Predicas Cristianas | La acción del hijo pródigo

La acción del hijo pródigo

Predicas Cristianas. Esta historia del hijo pródigo no se limita a una parábola de Jesús a quienes le escuchaban, es una historia que se repite en cada..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.