Inicio / Predicas Cristianas / Predicas Cristianas… Sabiduría

Predicas Cristianas… Sabiduría

Predicas Cristianas

El espíritu de sabiduría e inteligencia es el que nos da la habilidad para la guerra, y también para administrar con eficacia; por otro lado, la sabiduría divina se relaciona con el corazón del hombre, y más específicamente en su ánimo, reemplazando la formación intelectual que el enemigo ha inculcado y estructurado en la mente de los hombres sometiéndoles al pecado.

Estamos diciendo que Dios llenará de Su Espíritu a sus hijos que se encuentran en obediencia como lo hace con todos los sabios de corazón, “…y tú hablarás a todos los sabios de corazón, a quienes yo he llenado de espíritu se sabiduría…Éxodo 28:3, lo que no significa que sean sabios de mente o intelectuales, y nos dice: “…He aquí que yo he puesto con él a Aholiab hijo de Ahisamac, de la tribu de Dan; y he puesto sabiduría en el ánimo de todo sabio de corazón, para que hagan todo lo que te he mandado…” Éxodo 31:6

Anuncios


Estamos hablando de sentido práctico, donde vemos que además de la sabiduría de corazón, Dios entrega junto con ella, inteligencia.

Sin embargo, siempre está la posibilidad de que esa sabiduría se corrompa y termine trabajando para el enemigo, lo que llevará a quien lo haga a la perdición, esto es, a ser destituido de la gloria de Dios.

Leamos la Palabra de Dios en Colosenses 1:9-14 “…Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios; fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad; con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados…”

Nuestro estado de ánimo es fundamental al momento de encarar las cosas que queremos lograr, y es por eso que resulta imprescindible desarrollar sabiduría en él ya que el estado de ánimo resulta ser el motor de la motivación, y es clave para desarrollar la fuerza de voluntad y la energía para una actividad en la obra de Dios, como también en las actividades seculares.

Somos nosotros quienes debemos gobernar nuestro estado de ánimo pues se trata de un tema espiritual, y como toda lucha espiritual “…vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar…” 1 Pedro 5:8, y son devorados aquellos cuya fe fluctúa.

Anuncios


Aquellos que son de doble ánimo y no han comprendido que cuanto más grande es el problema, más debemos acercarnos al Señor, en vez de que el problema sea el motivo del alejamiento de Dios.

El cristiano que ha entregado su vida a Cristo lo demuestra no magnificando las cosas, sobre todo cuando le surge un problema o una dificultad en su vida, ya que es el hombre sin Dios quien por lo general tiende a darle a los problemas una mayor importancia de la que tienen; además, un cristiano sabe separar cada cosa en su lugar, pues de esta forma, por ejemplo, un problema económico no terminará afectando la familia.

Y la sabiduría del cristiano está incorporada al resultado de guardar la Palabra de Dios, de estudiarla y aplicarla a todo lo que piense y haga, resultando la mejor garantía de recibir todas las bendiciones de Dios para su vida, “…mirad, yo os he enseñado estatutos y decretos, como Jehová mi Dios me mandó, para que hagáis así en medio de la tierra en la cual entráis para tomar posesión de ella. Guardadlos, pues, y ponedlos por obra; porque esta es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia ante los ojos de los pueblos, los cuales oirán todos estos estatutos, y dirán: Ciertamente pueblo sabio y entendido…” Deuteronomio 4:5- 6.

Pero ser sabio no es creerse superior a Dios, sino que significa entender que Dios mismo nos llena de Su Espíritu cuando a Él le place, pero si no le place o tiene sus motivos, no pasará absolutamente nada, y es por esto que todavía hay muchos cristianos, que creen, y están convencidos de que ellos pueden ordenarle a Dios qué hacer, cuándo hacerlo, cómo y con quién.

Anuncios


Creer esto es no darse cuenta de que este es un sutil engaño de Satanás, entendamos entonces que Dios tiene todo el poder y puede hacer cualquier cosa que se nos ocurra, o incluso aquellas cosas que ni siquiera se nos ocurren, y puede hacerlo después de oír una oración nuestra, pero siempre que sea un pedido, jamás una orden; el error de muchos está en que esa orden se puede dar sólo cuando Dios así lo manda y es para que la obedezcan y se sometan los demonios, de manera que “…tú, pues, harás conforme a tu sabiduría…” 1 Reyes 2:6.

A Daniel y sus amigos “…en todo asunto de sabiduría e inteligencia que el rey les consultó, los halló diez veces mejores que todos los magos y astrólogos que había en todo su reino…” Daniel 1:20

Es evidente que los demonios no pueden resistir el Espíritu de Dios, que es el Espíritu que provee la sabiduría e inteligencia a los hijos de Dios, a aquellos que han sometido su vida al Señor en obediencia, entendiendo “…que el temor del Señor es la sabiduría, Y el apartarse del mal, la inteligencia…” Job 28:28, por lo que un cristiano es aquel en quien el Dios vivo habita y se manifiesta pues Cristo ya vive en él, pero una cosa es que Cristo esté en él, y otra que la mente de Cristo obre en él para que la vida de Cristo pueda ser formada en él para caminar en el Espíritu y llevar los frutos del Espíritu.

Tampoco la sabiduría del cristiano se trata de pedir vivir ciento cincuenta años, tener una fortuna, o lograr que todos los que piensan distintos o no actúan como quisieras sean quemados por el fuego divino, sino que se trata de adquirir una inteligencia como para que cada paso que demos, y cada acción nuestra tenga el sello de Dios ya que esto es poder decir: “…Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí…” Gálatas 2:20.

Por otro lado, fe es cuando la mente de Cristo, la que está en nosotros por el nuevo nacimiento, empieza a llevarnos a obrar en nosotros la realidad de Cristo y que produce en nosotros la naturaleza de Cristo que es amor, y ése amor nos conforma a la imagen de Cristo, “…porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por el amor…” Gálatas 5:6.

En la carta a los Efesios Pablo le pide a Dios Espíritu de sabiduría, inteligencia, y revelación en el verdadero conocimiento de Dios, “…para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza…” Efesios 1:17-19

Y por eso es que siempre hablamos de la necesidad de que el Señor haga esta obra en el creyente, pero para que esto suceda es necesario que le permitamos al Espíritu de Dios que trate con nuestro corazón abierto a la enseñanza a fin de que establezca en nuestro corazón la necesidad de que el Espíritu de sabiduría, inteligencia, y revelación se manifieste en nuestra vida espiritual.

Como hijos de Dios debemos entender que nada de la voluntad de Cristo puede ser cumplido sin la mente de Cristo obrando en nosotros.

Y la mente de Cristo sólo obra en nosotros a través del Espíritu de sabiduría e inteligencia, “…porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios…” Romanos 8:5-8.

Anuncios


Que sucede, que si no contamos con esto, nuestra vida será la manifestación de nuestra mente para Él y no la de Su mente a través de nosotros, y nuestra mente leímos que es enemistad contra Dios sin importar lo espiritual pueda parecer, y no puede hacer la voluntad de Dios ya que por naturaleza es contraria a ella.

Entendamos que fe no es lo que nosotros creemos, no es una esperanza, no es la confianza, sino que fe es la mente de Cristo obrando en nuestro corazón; fe es la realidad espiritual que está frente a los ojos de nuestro corazón después de la revelación de Cristo a nuestra vida y que nos permite ver lo espiritual.

Y como pastores de esta congregación oramos para que este cuerpo de creyentes que sabemos que están creciendo en la verdad, avancen rápidamente al tener el Espíritu de sabiduría e inteligencia, haciendo real en sus vidas lo que ya está en ellas, la mente de Cristo.

Oramos para que el Espíritu los lleve, por medio de la revelación, al verdadero conocimiento de Dios, a la realidad de Dios y de la verdad, entendiendo que el conocimiento de Dios no es nuestro conocimiento acerca de Dios, sino saber que obra en nosotros por Su Espíritu y conforme a Su realidad, Su corazón, y Su verdad.

Este es el conocimiento de Dios por el que estamos orando para la congregación, no por más conocimiento de Dios, no por una mayor teología ni espiritualidad, sino porque el Espíritu mismo de Dios que vive en nosotros, revele la realidad de Su vida en nosotros para que la sabiduría, inteligencia, corazón, y mente de Dios que obren en nosotros, y a través de nosotros.

© Luis A. Coria. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Predicaciones Cristianas

Acerca Luis Coria

Mi nombre es Luis Alberto Coria, estoy casado con Nora Griselda Correa y tenemos cuatro hijos; llegué a los pies de Cristo en el año 1996.

Revise también

Mensajes Cristianos... La uncion

Busca la uncion

Predicas Cristianas. busca esa unción que desciende de cielo; mientras adoras deja que esta vez el llene el templo, tu templo, el templo donde el Espíritu Santo...

Un comentario

  1. Álvarez Barrientos

    Pida la dirección del espíritu santo todos los días así entonces Dios estará contigo, nuestro papito creador les bendiga ricamente a los que están leyendo este mensaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *