Inicio / Predicas Cristianas / Un buen ministro de Jesucristo

Un buen ministro de Jesucristo

Is 61:6

“Y vosotros seréis llamados sacerdotes de Jehová, Ministros de nuestro Dios seréis llamados; comeréis las riquezas de las naciones, y con su gloria seréis sublimes”

Un Ministro, cuyo término procede del latín que significa “SERVIDOR” se refiere la político que dirige un ministerio o departamento como: Educación, Finanzas, Salud, Estado, Guerra, etc.

Anuncios

Los ministros pertenecen al gabinete de gobierno, y son dirigidos normalmente por un primer ministro, cuya persona se le conoce como Secretario de Estado. La persona que ocupa el cargo de ministro debe ser una persona idónea, es decir, debe conocer del tema, conocer su país, cuales son sus necesidades. El ministro tiene como responsabilidad ejecutar con excelencia el cargo asignado, debe ser el motor, el eje, el ejemplo a seguir.

Ejemplo:

  • Un ministro de Hacienda debe cuidar los bienes del estado, y cuidar que los recursos económicos lleguen a las arcas del mismo.
  • Un ministro de defensa, es el encargado de dirigir y organizar la fuerza armada, cuidar del abastecimiento y guarnición de las plazas armadas y de cuanto concierne a la defensa del estado.

Este mismo termino en el Heb. Se define como “DIAICONOS” refiriéndose a aquella persona que sirve en el templo de forma temporal o permanente. 2 Co 3:6 se nos dice que Dios nos hizo ministro de un nuevo pacto. Esto quiere decir que usted y yo somos ministros de Cristo, enviados a las naciones para llevar las noticias de un nuevo pacto; lo cual quiere decir, que Dios lo ha puesto como ministro en su barrio, en la escuela, en el trabajo, para que comunique que la única esperanza que tiene la humanidad tiene nombre, Jesucristo. En otras palabras, Dios lo ha puesto como ministro en medio de una sociedad corrompida por el pecado, esto, para que anuncie las maravillas que Cristo ha hecho en su vida, esto quiere decir, que usted ha sido llamado por Dios para que sea ministro en la Iglesia.

1 Tim 4:6-12 “Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido. Desecha las fabulas profanas y de viejas. Ejercítate para la piedad; porque el ejercicio corporal para poco es provechoso, pero la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera. Palabra fiel es esta, y digna de ser recibida por todos. Que por esto mismo trabajamos y sufrimos oprobios, porque esperamos en el Dios viviente, que es el salvador de todos los hombres, mayormente de los que creen. Esto manda y enseña. Ninguno tenga en poco tu juventud, sino se ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza”

Anuncios

Timoteo era un jovencito cuando se unió a Pablo, siempre estuvo al lado de este gran Apóstol nutriéndose. Pablo lo entreno tan bien que lo envío a llevar su mensaje a las Iglesias. Ya estando Timoteo cumpliendo con su tarea, Pablo le envía una carta donde le comunica la importancia de enseñar cosas de suma importancia para la Iglesia; pero justo aquí, en el V. 6 Pablo le da una voz de alerta: “Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo” pero ¿Qué iba enseñarle un joven a una Iglesia donde la mayoría de sus integrantes eran adultos? ¿Que podría dar este joven, que en lugar de estar predicando debía dedicarse a estudiar una carrera? ¿Qué vio Pablo en este joven para decirse así mismo: Este joven tiene potencial, este joven es un hombre de Dios?

Si usted lee los primeros versículos del capitulo 4, podría darse cuenta que Timoteo se encuentra leyendo una de las cartas enviadas por su modelo, donde le dice que debía hablar a la Iglesia del cuidado de apartarse de la verdadera fe en Cristo, que no escucharan aquellos que dicen ser maestros de la palabra, cuyo objetivo era desviar al pueblo de Dios de la verdad, queriendo introducir mensajes huecos, formados de fabulas, y es entonces cuando Pablo dice lo siguiente a Timoteo: “Si logras que la Iglesia te escuche, si logras que este pueblo cambie de actitud, entonces serás un buen ministro de Jesucristo.

Pero parece ser que Timoteo era un joven tímido y de pocas palabras, esto lo podemos notar cuando Pablo le dice: “Ninguno tenga en poco tu juventud” en pocas palabras, Pablo comunica a Timoteo; no te intimides ante ellos por ser tan joven, ni pienses que no van a oírte por ser mucho mas joven que ellos; demuestra que eres un verdadero ministro de Cristo, por eso te animo que seas ejemplo para ellos en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.

Estoy 100% convencido que Timoteo hizo muy bien su trabajo, estoy totalmente convencido que este joven se conducía de manera correcta en su vida, puedo decir con certeza a no equivocarme que Pablo se sentía orgulloso de este joven.

Timoteo tenia la talla para ser un buen ministro de Jesucristo ¿La tiene usted? Hay cinco características que describen un buen ministro de Jesucristo.

Anuncios

1. UN BUEN MINISTRO DE CRISTO ENSEÑA:

2 Ti 3:16-17 “Toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redarguir, para corregir, para instruir en justicia. A fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”

Pablo afirma que toda la escritura es inspirada por Dios, del gr. “TEOPNEUTOS” TEO significa Dios, y PNEO respirar, esto deja bien claro que toda la escritura es la propia vida y palabra de Dios.

Entonces podríamos decir que la palabra inspirada por Dios es la expresión de la sabiduría y el carácter de Dios mismo, y es por esto que la Biblia puede dar sabiduría y vida espiritual mediante la fe en Cristo. Entonces, toda la palabra se debe recibir, creer y obedecer como la autoridad ultima en todas las cosas relacionadas con la vida y la piedad.

Un buen ministro de Jesucristo, busca siempre estar empapado de este hermoso libro que da sabiduría y entendimiento para enseñar.

Un buen ministro no anda pendiente del partido de futbol, donde va hacer el paseo; un buen ministro vive buscando la forma de nutrirse por medio de la lectura, videos constructivos. Un buen ministro saca tiempo a solas con Dios para recibir revelación para enseñar.

2. UN BUEN MINISTRO DE JESUCRISTO DESECHA TODO AQUELLO QUE PUEDA DAÑAR SU VIDA ESPIRITUAL.

2 Ti 2:23 “Pero desecha las cuestiones necias e insensatas, sabiendo que engendran contiendas”

El buen ministro de Cristo, trata siempre de evitar los malos entendidos y los roses que puedan conducir a una discusión que lo lleve a actuar de forma imprudente. Ti 3:10 dice: “Al hombre que cause divisiones, después de una y otra amonestación deséchalo”

Ef 4:22 “En cuanto a la manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que esta viciado conforme a los deseos engañosos”

El buen ministro busca ser cada día mejor persona, mejor amigo, mejor padre, mejor hermano, mejor jefe.

3. UN BUEN MINISTRO DE JESUCRISTO DA LA IMPORTANCIA QUE SE MERESE EL REINO DE DIOS.

Mt 6:33 “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”

Un buen ministro de Cristo desea fervientemente buscar las cosas de arriba, para el, lo mas importante es que el mundo se empape de la gracia de Dios y que Cristo pueda llegar a reinar en sus vidas. Justo aquí, en este versículo, encontramos dos palabras claves: REINO y JUSTICIA ¿Qué quiere decir esto? Que usted y yo como ministros de Cristo, debemos buscar siempre su reino; la palabra BUSCAR implica el estar constantemente en la búsqueda de algo, o estar haciendo un gran esfuerzo por alcanzar algo. Entonces esto quiere decir, que un buen ministro vive en la constancia y esfuerzo de anhelar con fervor que el gobierno de Dios se refleje en nuestras vidas; un buen ministro desea que el reino de Dios venga con poder para salvar al pecador, destruir todo lo demoníaco, sanar a los enfermos y exaltar el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Un buen ministro de Cristo da lo mejor de si, se entrega por completo, se rinde ante su presencia y ofrece el más alto grado de adoración y exaltación a aquel encontró gracia en nosotros, y se digno en darnos una vida abundante y eterna.

Un buen ministro de Cristo saca de su tiempo, lo hace sagrado, y lo rinde al Señor, y es allí, donde tu viejo hombre muere, es allí donde tu ego muere, es allí donde tu carácter  se forma. Dios espera que sus ministros sean hombres y mujeres rendidos a él, que lo exalten en su intimidad, que lo honren. No es en la Iglesia, no es en el grupo de nutrición, es en tu intimidad con el Señor, es allí donde suceden cosas grandes y maravillosas, es allí donde tu viejo hombre muere por completo.

El buen ministro demuestra su respeto hacia su creador, hace del reino de Dios lo mas importante, se esmera y se muere por estar en la presencia de Dios, hace lo posible por crecer, siempre esta pensando en nutrirse.

4. UN BUEN MINISTRO DE JESUCRISTO SUPERA LOS PROBLEMAS.

Ro 8:37 “Antes, en todas estas cosas somos mas que vencedores por medio de aquel que nos amo”

Es cierto que este mundo va de mal en peor, todo es mas difícil, mas complicado, inseguridad por todas partes, enfermedades, necesidades; todo esto mantiene a la humanidad con temor, solo se ven guerras, robos, hogares destruidos, hijos rebeldes; pero también es cierto que en todas estas cosas somos mas que vencedores por medio de aquel que nos amo, no existe nada que pueda acabar con nuestros sueños; Jesús dijo: “En el mundo tendréis aflicción, pero confiad, yo he vencido al mundo”

Acerca Cristobal Perez

Revise también

Sermones Cristianos - ¿Qué tienes en tu mano? Usalo

Tierra de prosperidad

Predicas Cristianas.. No vamos a hablar del evangelio de la prosperidad; no lo comparto de ninguna manera, pero sí debemos creer en la prosperidad del evangelio

3 comentarios

  1. INGRID VIZCARRA ALEGRE DE MARUNO

    MUY BUENA GUIA DE COMO SER UN BUEN MINISTRO PARA DIOS PARA AQUELLOS QUE SOMOS LLAMADOS A SERLO BUSQUEMOS SER LLENOS DEL ESPIRITU SANTO DE DIOS

  2. KAREN CELENIA MARTELO

    Gracias. Excelente mensaje de parte de Dios. Necesitamos de su Espiritu Santo para agradarle a El.

  3. Excelente mensaje, una guía inspirada y desarrollada por la palabra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *