Inicio / Predicas Cristianas / Cuidado con lo que haces

Cuidado con lo que haces

Predicas Cristianas

A través de nuestras palabras o formas de hablar podemos afectar el curso de nuestra vida como cristiano pues las palabras son poderosas y debemos usarlas para bendecir a los demás así como bendecimos a Dios; por lo tanto, comencemos a hablar con fe, confesando lo bueno y demostrando la sabiduría con la que Dios nos bendice usando pocas palabras pero que bendigan tu vida, y la vida de los que te escuchan.

Leamos la palabra de Dios en Deuteronomio 30:19-20A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia; amando a Jehová tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él; porque él es vida para ti, y prolongación de tus días; a fin de que habites sobre la tierra que juró Jehová a tus padres, Abraham, Isaac y Jacob, que les había de dar”.

Una de las cosas que leemos en la Biblia pero que no le damos mayor importancia es que “el hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la bocaLucas 6:45

Anuncios

No le damos importancia al versículo pero si lo analizamos nos damos cuenta que nuestra boca no hace otra cosa que reflejar nuestro interior, es decir, si hablamos positivamente todo el tiempo es porque tenemos el corazón lleno de gozo y de esperanza, pero si hablamos negativamente corremos el riesgo de guardar amargura, resentimiento o enojo en el corazón pues eso es lo que sale por nuestra boca continuamente.

También la palabra de Dios nos enseña que podemos nosotros tomar autoridad espiritual y declarar cosas sobre nosotros que nos lleven a bendición o a maldición, es decir, la autoridad que Dios pone en nosotros la podemos usar para definir nuestro futuro, de manera que si queremos saber que pasara con nosotros en el futuro inmediato, simplemente escuchemos lo que sale de nuestra boca, y si todos nos dejamos angustiar por la crisis económica que pasa el país estamos invitando a esa crisis para que venga a nuestra vida y sobre todo a nuestras finanzas.

Pero entendamos bien esto, no es que con un discurso positivo se soluciona todo el problema, no se trata como dicen algunos libros de auto-ayuda que debemos cargarnos de energías positivas para solucionar nuestros problemas económicos, sino que se trata de que cambiemos nuestra actitud permanente frente a los problemas recordando las promesas del Señor establecidas en la Biblia.

Recordemos que tenemos un Dios sobrenatural que en lo natural actúa en nuestra vida y que tiene la capacidad de bendecirnos en medio de la crisis que padece el mundo, pero para que esto suceda tiene que salir fe de nuestro corazón declarando esas bendiciones que recibiremos, y no comentarios de que no podemos más, que no tenemos dinero ni para alimentarnos, porque si no será solo un juego de palabras que brota de nuestra boca pero no de nuestro corazón:

Anuncios

dice, pues, el Señor: Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado” Isaías 29:13, “así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombreHebreos 13:15

Fijémonos la importancia de lo que estamos hablando, estamos hablando de que está en nuestras manos el poder de definir qué, y cómo viviremos en el futuro, que es lo que nos acontecerá en cada una de las áreas de nuestra vida, pero todas esas bendiciones a las que aspiramos tenemos que anhelarlas en nuestro corazón y declararlas con nuestra boca:

porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzadoRomanos 10:10-11, porque si no lo hacemos de esta manera seremos víctimas de las circunstancias y de nuestros propios dichos, (Job 3:25), siendo que hemos sido llamados a ser vencedores y nunca más víctimas, ni siquiera de las circunstancias.

A través de predicas cristianas y estudios biblicos aprendemos que Santiago dijo que la lengua es un fuego que llevamos dentro y que lo usamos para bendecir a Dios como para maldecir a los demás, y este pequeño órgano es el que le permite al hombre hablar.

Entonces, piensa antes de hablar, pues debes aprender que mientras menos palabras uses y mejor las pienses, más sabiduría demuestras, pues “el que ahorra sus palabras tiene sabiduría; De espíritu prudente es el hombre entendido. Aun el necio, cuando calla, es contado por sabio; El que cierra sus labios es entendidoProverbios 17:27-28.

Anuncios

Al hablar de más podemos cometer errores de los que debemos luego arrepentimos aunque quizás no podamos enmendar el daño causado, por lo que antes de expresar una idea piensa en las consecuencias que puede tener lo que vas a decir, además, “la blanda respuesta quita la ira; Mas la palabra áspera hace subir el furor. La lengua de los sabios adornará la sabiduría; Más la boca de los necios hablará sandeces Proverbios 15:1-2.

Evangelio de Hoy

El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la bocaLucas 6:45

De manera que lo que quieres o eres es lo que hablas, tus temas de conversación o las cosas que dices son lo que guarda tu corazón y con eso es con lo que afectas a los demás, por eso aprende a usar tu boca para hablar lo que te edifique a ti y a los que te escuchen.

A través de las predicas cristianas aprendemos que las palabras tienen poder y lo que confieses con palabras se empezará a construir en la realidad, si tú hablas cosas buenas y positivas, las cosas que empezarán a pasar en tu vida serán buenas, pero si hablas con negativismo esos serán tus resultados; por la fe confesamos las cosas que no son como si fueran, este principio debes aplicarlo siempre al hablar, habla lo que es bueno y lo malo ni lo pienses.

Pero tus palabras y tus actos deben ser congruentes pues tus amigos y la gente que te conoce se da cuenta de lo que Dios está haciendo en tu vida, de cómo te está transformando, por eso no debes usar la boca que bendice a Tu Dios para hablar cosas que no edifiquen, recuerda que una fuente no puede dar agua dulce y salada a la vez, entonces usa tu boca solamente para bendecir; piensa que si Dios le dio capacidad al hombre para dominar a los animales de la creación, también puedes dominar un solo músculo, la lengua.

El corazón del sabio hace prudente su boca, Y añade gracia a sus labios. Panal de miel son los dichos suaves; Suavidad al alma y medicina para los huesosProverbios 16:23-24

Por esto es necesario conocer la palabra de Dios para transmitir esas enseñanzas a nuestros labios, pues las verdades y promesas de ella deben reflejarse en nuestra conversación e influir sobre nuestra conducta.

Aún en la adoración debemos tener cuidado como hablamos, pues al adorar el corazón debe estar en armonía con los labios, es decir que en la adoración verdadera, la boca y el corazón deben decir lo mismo, para no ser acusados de hipocresía como dijo Isaías:

Anuncios

Dice, pues, el Señor: Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñadoIsaías 29:13.

A través de las predicas cristianas aprendemos que las alabanzas y la fe verdadera brotan de labios que expresan las profundidades del corazón, y no es un ritual de frases que hemos aprendido; hablemos lo que el Espíritu Santo ha sembrado en nuestros corazones, y eso nos hará testigos fieles y obedientes a Dios, con autoridad para reclamar sanidad divina sobre las enfermedades o liberación los demonios.

Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenaciónSantiago 3:1

A través de las predicas cristianas aprendemos que la verdadera fuente del mal representado por la lengua es el diablo, la lengua arroja un veneno mortal cuando está manipulada por espíritus inmundos que se expresan en la crítica, la calumnia, y las murmuraciones, es veneno que brota del conocimiento mundano y diabólico, pero puede hablar cosas que edifican si está bajo el dominio del Espíritu Santo.

Debemos aprender a tener cuidado con cómo nos expresamos, ya que nuestras palabras son proféticas, y pueden producir tanto bendición como maldición, pues “de una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser asíSantiago 3:10.

Pidamos entonces que el Señor nos ayude a que con nuestro hablar podamos ser de bendición no solamente para nuestras vidas, sino que también para los que nos rodean, recuerda el evangelio de hoy:

el hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas. Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenadoMateo 12:35-37.

Busca la presencia de Dios en este momento y dile como el salmista: “Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, roca mía, y redentor míoSalmo 19:14, haz que lo que hable y lo que mi corazón murmure sea un deleite para ti, confirma con mis labios lo que creo o pienso en mi corazón de ti, Señor, de tu amor y de tu poder.

© Luis Coria. Todos los derechos reservados.

Predicas Cristianas Escritas.. Central de Sermones

Acerca Luis Coria

Mi nombre es Luis Alberto Coria, estoy casado con Nora Griselda Correa y tenemos cuatro hijos; llegué a los pies de Cristo en el año 1996.

Revise también

Predicas Cristianas.. Justicia en el reino

Justicia en el reino

Predicas Cristianas.. El poder de la justicia en el reino de Dios; este poder nace del corazón de Dios para el cumplimiento de su propósito eterno. El propósito...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *