Inicio / Predicas Cristianas / Santidad que Produce Avivamiento – Parte II

Santidad que Produce Avivamiento – Parte II

Santidad que Produce Avivamiento – Parte II (Conducta)

1 Samuel 2:35  “Y yo me suscitaréun sacerdote fiel, que haga conforme a mi corazón y a mi alma; y yo le edificarécasa firme, y andarádelante de mi ungido todos los días”

1 Samuel 2:26 “Y el joven Samuel iba creciendo, y era acepto delante de Dios y delante de los hombres. 1 Samuel 2:26″

Anuncios

En nuestro tema “Santidad que produce Avivamiento” (Parte 1), hable de Separación, como decisión radical y primer paso a dar para poder vivir en santidad y de esta forma, poder ver el rostro de Dios  cara a cara en la eternidad.

Hablé que el concepto de santidad en el nuevo testamento bajo el texto en HEBREOS 12:14   “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.”, significa  “jagiasmos  y  me habla  de separación, conducta  y relación.

En este mensaje hablaremos de Conducta, segunda actitud  necesaria para caminar en  santidad y de esta forma asegurar el poder  ver a Dios cara a cara:

CONDUCTA

Anuncios

Comportamientos que adquiero en el caminar  del evangelio donde  comprendo cual es la voluntad perfecta de Dios, la cual aprendo directamente de Jesucristo como modelo de vida, a través de su palabra.

Las diferentes Conductas de las  personas adultas se manifiestan a través  de la de la auto confianza, la autoestima, la seguridad, la capacidad de compartir y amar, e incluso las habilidades intelectuales y sociales, y estas tienen sus raíces en las experiencias vividas durante la primera infancia en el seno familiar. En un hogar donde se respira un ambiente de cariño, de respeto, de confianza y de estabilidad, los niños o niñas se crían y se desarrollan psíquicamente más sanos y seguros, y se relacionarán con el exterior de esta misma forma, con una actitud más positiva y constructiva hacia la vida.

Se entiende por desarrollo psicosocial el proceso de transformaciones que se dan en una interacción permanente de una persona  con su ambiente físico y social.

Este proceso comienza en el vientre materno, es integral, gradual, continuo y acumulativo. El desarrollo psicosocial es un proceso de cambio ordenado y por etapas, en que se logran, en interacción con el medio, niveles cada vez más complejos de movimientos y acciones, de pensamiento, de lenguaje, de emociones y sentimientos, y de relaciones con los demás, los cuales denominamos Conductas.

Según esta teoría, nuestras conductas y formación de carácter se ven seriamente marcados en los primeros años de edad.

Anuncios

De la misma forma, la  influencia de formación espiritual que nos marca desde niños, o en los primeros años de conversión,  es determinante en la formación de nuestro carácter y debe apuntar a modificar nuestra conducta.

Quiero hoy que analicemos la conducta correcta o comportamientos apropiados para alcanzar santidad y poder estar delante de Dios al actuar conforme el corazón de Dios.

Para explicar este tema quiero referirme a las etapas de aprendizaje del ser humano.

Dicen los sicólogos que en  la etapa de aprendizaje de una persona hasta los  6 o 7 años se da el proceso de Educación; de los 7 a los  12 años, el niño ya no puede educar, luego viene la etapa donde es Instruido y finalmente se Desarrolla entre los  12 y  18 años hasta que alcanza su edad adulta.

Etapa de Educación: 1-6 años.

Educar significa Desarrollar y perfeccionar las facultades intelectuales y morales de una persona. Lo que aprende en su etapa de niñez, lo causará de la forma en que el ambiente en que se relaciona lo demanda.

El niño aprende, sea bueno o malo, todo lo aprende del entorno que lo rodea. Aprende de padres, profesores, maestros escuela, de la televisión, del pastor.. Y conforme lo que aprende, asimismo se comporta y desarrolla una conducta específica. Aprende a esforzarse, a vencer el temor, a llevar una familia en orden y disciplina, la responsabilidad, lealtad… Pero también aprende a tener miedo, temor, aprende modelos disfuncionales, carencia de valores, y herencias generacionales.

Los hijos de Eli eran un ejemplo de todo lo que no se debe hacer como hijo y menos de hijo de un sacerdote. Estando Samuel de 4 o 6 años,  cuando ya vivía en el templo,  los hijos de Eli eran un pésimo ejemplo.  Entonces por que Samuel cumplió su propósito en Dios?

La separación para un niño de su mama es muy dolorosa, pero Ana hizo bien su trabajo. No vemos llorando a Samuel por su mama, no lo vemos angustiado a medianoche, ni mucho menos de adulto, con problemas emocionales por la ausencia de los padres.

Acerca Alejandra Maria Borda Leon

Pastor Afiliado al Centro Familiar de Adoración, ministerio Centro Cristiano Internacional Cúcuta. Graduada en Técnico en Teología y Ciencias Bíblicas IBS. Graduada en Teología Bíblica y Ministerial Instituto Bíblico Asambleas de Dios. Licenciatura en Psicología Familiar Cristiana UNPI. Diplomado en Maximización de Potencial de Recurso Humano. Feliz mente casa, madre de tres jóvenes y servidora del Señor.

Revise también

Predicas Cristianas.. El cristianismo no es religión

El cristianismo no es religión de verano…¡Es vida en Cristo!

Predicas Cristianas.. Las adversidades que enfrenta el cristiano deben ser enfrentadas con la confianza puesta en el Señor. Reaccionar de otra manera dirá mucho de los que realmente somos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *