Inicio / Predicas Cristianas / La pasion por una bendicion mayor

La pasion por una bendicion mayor

Predicas Cristianas

2 Reyes 2:1-14

INTRODUCCIÓN:

No hay una historia en la Biblia a quien se le haya dicho que no siguiere adelante como la que tuvo que ver con Eliseo. Pero en este creyente vemos la voluntad inquebrantable de buscar una bendición mayor. Es un vivo ejemplo de lo que significa tener una “santa disconformidad” con lo que hasta ahora ha sido y con lo que desea ser.

Anuncios

Eliseo deseó intensamente ser como Elías. Lo que aquel viejo profeta había hecho, y la forma cómo fue usado, despertó en el joven Eliseo una disposición de transformar su vida y llegar a ser, si bien no igual que Elías porque el fue llamado por Dios con esas cualidades, si ser un profeta diferente en medio de los tantos que ya existían. ¿Qué hizo este creyente para no seguir siendo el mismo?

Del pasaje de 1 Reyes 19:19-21 inferimos tres cosas importantes. Por un lado, Eliseo cerró el negocio que tenía con el mundo al sacrificar sus instrumentos de trabajo. Por lado, compartió lo que tenía con todos. Y finalmente se dispuso para el servicio, siguiendo al profeta.

Una mirada a esta historia nos conecta con el llamado que Jesús hiciera a sus discípulos al momento de escogerlos para estar con él. Nos ayudará mucho estudiar a Eliseo como un creyente que no estuvo conforme con su vida espiritual y decidió ir en búsqueda de la bendición mayor.

Note que, si bien es cierto que Eliseo era una bendición para los suyos, después de seguir al profeta duplicó esa bendición. De eso se trata este mensaje. Que tengamos nosotros también esa pasión. Qué hizo Eliseo para lograr aquella bendición, lo veremos. Qué debemos hacer nosotros también. De eso hablamos hoy.

Anuncios

I. SE ORIGINA CON UN ESPÍRITU DETERMINADO

1. Vive tu alma, que no te dejaré… (verss. 2, 4)

Dios pudo haber tomado a Elías en Gilgal. Aquel era el lugar ideal, pues fue allí donde Israel se preparó para la conquista de Canaán. Sin embargo, Dios quiso someter a Eliseo a una prueba de resistencia. ¿Se iba a afligir cuando Elías le dijera que ya no lo siguiere más, que era hora de dejarlo solo?

La petición que Eliseo oyó era dura y tenía el propósito de desanimarlo. Pero la expresión “¡vive Jehová!” dicha tres veces, denota una determinación inquebrantable de seguir hasta obtener la bendición mayor. La expresión “no te dejaré” nos recuerda cuando Jacob tuvo el encuentro con el ángel, quien luchando con él le dijo: “No te dejaré sino no bendices”.

Lo mismo dijo Rut cuando su suegra le pidió que se fuera. Fue la determinación y la prueba de resistencia lo que logró en estas personas una gran bendición. Eliseo llegó a ser el sucesor de Elías. Jacob se convirtió en Israel y Rut fue parte de la genealogía de nuestro Señor Jesucristo por su incorporación como una mujer extranjera.

Cuando se tiene la vista en el galardón mayor, se pasa esta prueba de la resistencia. No hay que aflojar en esta prueba. El desánimo es una de las armas del enemigo. No cedamos ante él.

Anuncios

2. La prueba del carácter (verss. 3, 5).

Algunos creen que la razón por la que Elías se dirigió a todos estos lugares antes de ser tomado para irse al cielo fue porque allí había una escuela de profetas. A los profetas se les había revelado que Elías iba a ser traspuesto de modo que el ir de un sitio a otro fue para probar el carácter de Eliseo, oyendo de parte de ellos lo mismo: “¿Sabes que hoy Jehová arrebatará a tu Señor por encima de tu cabeza?” (verss.  3, 5).

Usted puede notar que en todas las respuestas que Eliseo dio mandó a callar a los profetas. Los profetas acá eran agentes de prueba. Aquí hay algo interesante. Una de las pruebas que le ha dado mejor resultado al enemigo es hacernos sentir impotentes ante voces pesimistas.

A lo mejor cuando usted se propone buscar esa bendición mayor, escuchará una y otra vez la voz interna que le susurra, diciéndole: “¡No lo lograrás!”. Lo último que quisiéramos oír en nuestro decidido camino hacia esas metas, es que nos van a arrebatar esa bendición.

Usted tiene que prepararse porque cuando diga “no te dejaré”, es cuando va a tener la prueba mayor para ver hasta dónde le acompañará su carácter. Eliseo nos muestra qué hacer cuando el carácter es probado.

3. La prueba de la separación (verss. 11).

La separación de algo muy querido puede ser la prueba mayor. El vacío de una separación no es tan fácil de ser llenado. Tenemos que pensar que Eliseo se enfrentó a esta difícil prueba. El Señor se lo había dicho, se lo dijeron los otros profetas y el mismo Elías se lo dijo tres veces.

Sin embargo, este dolor no lo apartó de su objetivo. Eliseo no se puso a llorar al momento de saber la noticia. En su corazón había una resolución por adquirir lo mejor en ese momento. ¿Qué nos indica esto?

El separarnos de lo que más queremos no siempre es una pérdida. Por el contrario, el dejar aquello que tanto amamos pudiera ser la oportunidad que Dios nos concede para darnos una bendición más grande. Al principio sentiremos el efecto de la “pérdida”, pero luego veremos cómo Dios abre las ventanas de los cielos para bendecirnos. Al separarnos de lo que amamos, viene una bendición mayor.

II. DEJANDO EL LUGAR DE COMODIDAD

1. La importancia de la insistencia (verss. 6).

Elías le dijo a Eliseo que se quedara allí, pero él no estaba satisfecho con lo que tenía. Él buscaba una bendición mayor. Y es que Dios permite que salgamos del lugar donde estamos cómodos, donde no hay que hacer muchos esfuerzos, donde no se nos exige nada para que descubramos dónde está el depósito de sus bendiciones.

Todos tenemos en la vida un seguro “Gilgal”. Allí parece mejor para quedarnos con el “profeta”. En ese lugar hay muchas cosas que nos da gusto tenerlas. Pero al caminar con el “profeta” descubrimos que lo mejor está por delante.

La lucha más grande que enfrentamos es con una vida conformista. Así que si de repente se encuentra caminando a través de una crisis no se sorprenda porque el Señor le ha invitado a caminar hasta la orilla para que cruce el “rio” y una vez estando allí descubra lo que Dios le tiene preparado. La mujer Sirofenicia se encontró con Jesucristo (Marcos 7:26-29).

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

Revise también

Predicas Cristianas.. Justicia en el reino

Justicia en el reino

Predicas Cristianas.. El poder de la justicia en el reino de Dios; este poder nace del corazón de Dios para el cumplimiento de su propósito eterno. El propósito...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *