Inicio / Predicas Cristianas / Voluntad divina

Voluntad divina

Predicas Cristianas

Muchos creyentes se preguntan cómo conocer y hacer la voluntad de Dios, pues en el servicio cristiano la aprobación, o la desaprobación, de Dios depende del conocimiento y cumplimiento de su voluntad, ya que:

aquel siervo que conociendo la voluntad de su señor, no se preparó, ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes. Mas el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco; porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado, más se le pediráLucas 12:47-48.

Vivir de acuerdo a Su voluntad revelada debe ser el objetivo principal o el propósito de nuestras vidas ya que estamos llamados a:

Anuncios

que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfectaRomanos 12:1-2

Y para conocer la voluntad de Dios, debemos sumergirnos en la palabra de Dios, saturar nuestras mentes con ella, orando para que el Espíritu Santo nos transforme a través de la renovación de nuestras mentes, a fin de que el resultado sea la voluntad de Dios.

Leamos la palabra de Dios en Romanos 12:1-8

Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno. Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros. De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría”.

Anuncios

En esa búsqueda de la voluntad de Dios, donde “no busco hacer mi voluntad, sino la de aquel que me envióJuan 5:30, debemos saber que no todo lo que nos gusta, o no hace sentir bien, es lo mejor para nosotros, ni todo lo que nos desagrada, o nos hace sentir mal, es malo para nuestras vidas, pues así como a muchos no les gustan los vegetales, pero hacen bien al cuerpo, y a muchos les gustan los dulces y frituras que hacen daño al cuerpo, no siempre lo que se sabe, o siente agradable es lo mejor para nuestra vida, ni lo que no se siente tan agradable es siempre malo para nuestras vidas, pues “todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica1 Corintios 10:23.

Por eso es que debemos escudriñar y analizar nuestras vidas para ver si estamos haciendo lo que a Dios le agrada, que es su perfecta voluntad, o lo que a nosotros nos agrada y lo tomamos como su voluntad, pues cuando decidimos venir al camino de Dios debemos vivir la vida que Dios quiere que vivamos y no la que nosotros quisiéramos vivir, ya que debemos seguir la voluntad del padre y no la nuestra, por eso dice la Pablo:

Ya no vivo yo, mas vive Cristo en míGálatas 2:20

Y si Cristo vive en mi debo vivir como Cristo y en lo que a Cristo le agrada.

Así que hermanos, analicemos nuestras vidas y preguntémonos: ¿Estoy haciendo la voluntad de Dios?, pues está en ti y en mí el hacer la voluntad del Padre y no la nuestra.

Anuncios

Revisemos nuestras vidas y busquemos la voluntad de Dios para comenzar a vivir la vida que Dios desea para nosotros y a caminar el camino que nos lleva a la vida eterna, aunque el camino del Señor no sea el más agradable y el más cómodo, pues no podemos amar a Dios y al pecado al mismo tiempo:

porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestroRomanos 6:23

Como tampoco “ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otroMateo 6:24.

Cuando se habla de la voluntad de Dios, podríamos considerar aspectos diferentes

El primero es la voluntad soberana u oculta de Dios, donde debe existir nuestro reconocimiento de la soberanía de Dios pues es donde soberanamente ordena todo lo que sucede ya que fuimos :

predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad” Efesios 1:11

Es decir que no ocurre nada fuera de su control, lo que no implica que Dios cause todo lo que suceda sino que permite que pase lo que pasa.

Si bien es cierto que la voluntad soberana de Dios esta oculta para nosotros hasta después de que suceda, hay otro aspecto de Su voluntad que está clara, y es Su voluntad revelada. Es la voluntad declarada por Dios sobre lo que debemos, o no debemos hacer, y se manifiesta tanto en su Palabra como en nuestra conciencia, y en esta reconoce que si bien tenemos la capacidad de desobedecerla, no tenemos derecho a hacerlo, de manera que no hay excusa para nuestros pecados, ni afirmar que estamos cumpliendo la voluntad soberana de Dios.

Pero el aspecto que más no interesa hoy es el que vemos en la Biblia como la voluntad perfecta de Dios, pues es el plan de Dios para con nosotros y define lo que es agradable a Dios, que por ejemplo, se revela en los muchos versículos que indican lo que le complace a Dios o no, así vemos que Dios:

quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad» 1 Timoteo 2:4, aunque sabemos que la voluntad soberana de Dios es que “ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero” Juan 6:44.

Entonces debemos tener cuidado de no obsesionarnos por encontrar la voluntad de Dios para nuestras vidas si la voluntad que estamos buscando es Su voluntad soberana, lo que debemos tratar de conocer es la voluntad revelada de Dios para vivir de acuerdo a la voluntad de Dios y que puede resumirse como:

Sed santos, porque yo soy santo. Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación; sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo1 Pedro 1:16-19.

Acerca Luis Coria

Mi nombre es Luis Alberto Coria, estoy casado con Nora Griselda Correa y tenemos cuatro hijos; llegué a los pies de Cristo en el año 1996.

También Revise

Predicas Cristianas.. Tenemos que sacrificarnos

Tenemos que sacrificarnos

Predicas Cristianas.. Nuestro sacrificio vivo deberá ser la manera diaria de vivir como espíritu, alma, y cuerpo, es decir, en la totalidad de nuestro ser...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *