Cristianos Tibios

Predicas Cristianas

Predica de Hoy: Cristianos tibios

Predicas Cristianas Lectura Bíblica:Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni- caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni- cliente, te vomitaré de mi boca.” Apocalipsis 3:15-16

Introducción

Una de las maneras más simples y seguras de determinar el estado de salud de una persona es tomando su temperatura. Si usted ha sido alguna vez paciente de un hospital, usted sabe que una de las primeras cosas que ellos hacen después de haber sido admitido, es poner un termómetro en su boca, y continúan haciéndolo periódicamente hasta que usted se va para su casa.

En realidad no lo dejan salir del hospital hasta que su temperatura es satisfactoria. Esto sucede porque la temperatura alta es una indicación de que algo en nuestro organismo anda mal.

Las palabras de nuestro texto de Apocalipsis que leímos al principio, y que fueron dichas por el Cristo resucitado a la Iglesia de Laodicea, demuestran que lo mismo sucede en el sentido espiritual. Es decir, la temperatura espiritual es una indicación de salud espiritual.

Si nosotros prestamos tal atención a la temperatura de nuestros cuerpos para determinar nuestra condición física, ¡cuánta más atención deberíamos poner a nuestra temperatura espiritual! Este mensaje a la Iglesia de Laodicea nos ofrece una oportunidad para hacerlo.

Laodicea – Cristianos tibios

Escuchemos cual dice Cristo que era la temperatura espiritual de esta iglesia del primer siglo: No era caliente ni fría sino tibia. A continuación el Señor usa una de sus más fuertes expresiones encontradas en el Nuevo Testamento “Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”.

En esta carta, que contiene el estado espiritual de la Iglesia de Laodicea, observamos que Jesús primero hace un diagnóstico de la condición espiritual de la iglesia, y después ofrece una prescripción para su cura.

Consideremos primero el diagnóstico que el Señor hace de la condición espiritual de la Iglesia de Laodicea. Pero no se olvide que este diagnóstico tiene más que un valor histórico, porque lo que el Señor le dijo a la Iglesia de Laodicea en el primer siglo, se lo ha dicho a la iglesia de cada generación, y se lo dice también a la iglesia de hoy.

Eso lo vemos en las palabras finales de su mensaje: “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” (3:22). Veamos entonces, que es lo que Cristo tiene que decirle a la iglesia de hoy, no sólo como cuerpo, sino también a cristianos individuales; porque tanto ellos como las congregaciones pueden estar en una condición de tibieza espiritual.

Acerca Central de Sermones

Central de Sermones
Central de Sermones; colección de predicas cristianas, mensajes cristianos, estudios biblicos, y bosquejos biblicos.

También Revise

Los muros derribados

Los muros derribados

Predicas Cristianas.. Siguiendo con el tema del “Dios que pelea nuestras batallas”, es propicia la ocasión para hablar de aquellos muros que repentinamente...

Leave a Reply

Your email address will not be published.