Inicio / Predicas Cristianas / Medicina Divina

Medicina Divina

Predicas Cristianas

Existe un medicamento tan poderoso que puede curar todos los males y enfermedades conocidos por el ser humano.

No tiene efectos secundarios que causen daños, sino que su acción avanza sobre el resto de los males, incluso es seguro si se aplica en dosis masivas, y si se toma diariamente, siguiendo las instrucciones, puede prevenir todas las enfermedades del cuerpo y del espíritu, manteniendo la salud perfecta.

Si alguien piensa que esto no es cierto, se equivoca, y puedo testificar de su efectividad por la palabra de Dios, y por mi propia experiencia ya que fue la que me devolvió la vida, que ese medicamento sobrenatural sí existe, y está a disposición de quien lo busca todos los días; no hay que llamar a médico ni ir a la farmacia, todo lo que hay que hacer es abrir la Biblia en Proverbios 4:20-27 y seguir las instrucciones:

Anuncios

Leamos la palabra de Dios

Proverbios 4:20-27 Hijo mío, está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos; Guárdalas en medio de tu corazón; Porque son vida a los que las hallan, Y medicina a todo su cuerpo. Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida. Aparta de ti la perversidad de la boca, Y aleja de ti la iniquidad de los labios. Tus ojos miren lo recto, Y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante. Examina la senda de tus pies, Y todos tus caminos sean rectos. No te desvíes a la derecha ni a la izquierda; Aparta tu pie del mal”.

Porque parece algo simple, y muchos no creen que con esto se puede restaurar un cuerpo tomado por una enfermedad grave. Quiero decirles que la realidad es que esta es la receta para la sanidad divina que le dará resultados a cualquiera que la ponga en práctica entregando verdaderamente su corazón a Cristo.

Y la medicina de Dios incluye milagros, acciones que aparentemente contradicen las leyes científicas y son atribuidas especialmente a un acto de Dios:

el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos1 Timoteo 2:4‐6

Anuncios

el Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento2 Pedro 3:9.

Si ya has recibido sanidad divina, seguir esta receta te ayudará a mantenerla. Si has creído pero todavía no recibiste la sanidad y mantienes los síntomas, te ayudará a mantenerse firme hasta que quedes completamente sano. Y si disfrutas de buena salud, te ayudará a seguir así durante el resto de su vida.

Debemos entender que toda la palabra de Dios está cargada de vida, y que esta vida se derrama sobre aquellos que creen que es así, como Jesús dijo:

El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vidaJuan 6:63

Si ponemos la Palabra en nuestro corazón, la creemos, y actuamos conforme a ella, la vida de Dios se libera en nuestro interior. Cada vez que leemos las citas de sanidad, o las oímos en una predicación, nos traen una dosis del poder sanador de Dios que nos inyectan vida y ministran la medicina de Dios en nuestro cuerpo:

Anuncios

porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón Hebreos 4:12, está llena de poder y cumple con lo que ella misma dice.

Cuando plantamos la Palabra en nuestro corazón, la creemos, y actuamos conforme a ella, esa Palabra libera dentro de nosotros el poder para ser nacido de nuevo, y de la misma manera, cuando plantamos la Palabra de sanidad en nuestro corazón, la creemos, y actuamos conforme a ella, esa Palabra libera el poder sanador de Dios en cada uno de nosotros.

Tal vez alguien diga que hay personas que se saben la Biblia de tapa a tapa y no son sanadas, pero la receta de Dios no habla de conocer la Palabra, dice que estemos atentos a la Palabra, que le demos prioridad en nuestra vida, dejando de lado las otras cosas para enfocarnos en ella, pues si estamos atento a la Palabra, no la dejaremos todo el día cerrada hasta el próximo domingo, ni pasaremos todo el día poniendo la atención en otras cosas, sino que inclinaremos continuamente nuestro oído a la Palabra de Dios.

Acerca Ricardo Hernandez

Servidor de nuestro Señor Jesucristo. Entregue mi vida a Cristo hace más de 20 años, y me gusta compartir los mensajes cristianos que Dios pone en mi corazón.

También Revise

Bosquejos Biblicos - El hombre necesita de Dios

Un viaje con Dios

Predicas Cristianas - Hoy estaremos tomando un viaje con Dios, vamos a ver los lugares que caminaron, Elías y Eliseo. Para sacar de allí algo que nos pueda ser de bendición.

Un comentario

  1. yudaisy iglesias delgado

    Espectacular deseamos de todo corazón que la palabra de Dios se siga expandiendo y transformando nuestras vidas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *