Inicio / Predicas Cristianas / Si tuvieras fe

Si tuvieras fe

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas.. Texto Biblico: Éxodo 15:26Y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador”.

Introducción

Muchas veces nos preguntamos por qué Dios sana a unas personas y a otras no,  si hemos usado toda nuestra fe, todos los recursos que nos da la ciencia, todos los recursos espirituales, pero la persona no sana, o tal vez se murió.

Algo que debes que tener bien claro es que Dios no manda enfermedad a nadie, simplemente porque no glorifica a Dios, y lo que le da gloria a Dios es la sanidad.

Anuncios

En realidad hay dos motivos de la enfermedad, una razón es porque estamos en un mundo caído, y bajo maldición, pues Dios “al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causaGénesis 3:17, de manera que una enfermedad te contagiar en cualquier momento.

Y la otra causa es la de aquellos que se enferman porque están en pecado, dejando siempre en claro que no toda enfermedad es producto del pecado, pues hay enfermedades que vienen a causa de nuestras malas decisiones que tomamos con nuestro cuerpo, y no tenemos que comer sal y comemos; no tenemos que comer grasas y comemos; nos tenemos que cuidar y no nos cuidamos. Hay muchas cosas que nos pueden ocurrir por las malas decisiones que tomamos.

I. Dios no causa la enfermedad.

Lo cierto es que Dios no causa ninguna enfermedad, pero sí quiere sanar todas las enfermedades, está decidido a sanar, y tiene el poder para hacerlo sobre cualquier enfermedad, y en eso tenemos que poner nuestra fe.

La sanidad divina puede llegar a una persona porque tiene fe, y dice: “Dios me va a sanar” y le sana; o puede llegar porque aquellos que están alrededor tienen fe, y Dios le sana por la fe de los otros; pero también puede llegar aunque no tenga fe y los de alrededor no tengan fe.

Anuncios

Y algo que nunca debemos olvidar, ni dejar nunca de lado, es que Dios también sana a través de la ciencia médica pues es creación de Dios; o sea, no hay que esperar necesariamente un milagro, vamos al médico, nos da el tratamiento adecuado y nos sanas; y eso también es un milagro de Dios, que creó la capacidad para que el hombre investigue y pueda estudiar, analizar las enfermedades y ver de qué manera esa enfermedad se cura.

Entonces, cuando somos sanados por un remedio que nos dio el médico, o un tratamiento, también es una manera como Dios sana, porque Dios tiene múltiples maneras de obrar en una sanidad, de manera que siempre tenemos que usar todos los recursos que están a nuestro alcance cuando hay una persona que está enferma, siempre debemos usar todos los recursos naturales y todos los recursos espirituales.

Debes orar más, ayunar, ungir con aceite, llamar a otros para que oren por el enfermo, traerlo a la iglesia, imponerle las manos, ir a tal médico, ir al otro, investigar tratamientos, todo lo tienes que hacer.

III. ¿Qué pasa cuando usamos todos los recursos y la sanidad no viene?

Comienzas a preguntar por qué Dios no lo sanó, comienzas a dudar de tu fe, a dudar de Dios aunque sabes que Dios siempre quiere sanar; pero cabe preguntarnos si una persona físicamente enferma, ¿se sana sólo cuando se terminó esa enfermedad?.

Recordemos que no somos sólo un cuerpo físico, pero el cuerpo físico refleja algo que está pasando internamente y que tal vez no le estamos prestando atención, y de pronto, se manifiesta desde el cuerpo, y el cuerpo no puede mentir, nosotros podemos mentir pero nuestro cuerpo no, y cuando no somos sinceros con nosotros mismos, nuestro cuerpo se termina enfermando.

Anuncios

Cuando nos enfermamos, nos debilitamos física y espiritualmente, y al debilitarse nuestro cuerpo y nuestras defensas, nos puede atacar cualquier enfermedad sea física o espiritual, pues es el momento en que el diablo aprovecha para sembrarnos la duda si Dios es realmente tan poderoso como para sanarnos.

Tal vez tu cuerpo se enfermó porque está hablando de algo que no quieres escuchar, quizás tu alma está gritando algo a través de tu cuerpo, tu mente está gritando algo a través de tu cuerpo, porque lo has recibido de parte de Dios muchas veces y por distintos canales, pero no quieres escuchar, y en esta divergencia que hay entre tu cuerpo y tu alma, ahí es donde Dios va a intervenir.

Acerca Julio Torres

Siervo de Jesucristo, y amante de la palabra de Dios.

También Revise

Central de Sermones - ¿Riquezas o pobreza?

La pobreza que nos hace ricos

Otro mensaje sobre la serie: Los Pecados de los Santos... basado en el valor d la generosidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *