El admirable Dios

Predicas Cristianas

Central de Sermones.. Lectura Biblica: Isaías 9:6-7

INTRODUCCIÓN:

Para el ser humano limitado por su naturaleza pecadora, tratar de describir a Dios en su grandeza, gloria e infinitud, es una tarea simplemente imposible. Como lo ha dicho el Dr. Tony Evans en su libro “Nuestro Dios es Maravilloso”, tratar de comprender a Dios en su naturaleza no solo es una tarea difícil, sino que no sabemos por dónde comenzar a la hora de poner en una sola oración una definición que nos acerque a nuestro admirable Dios.

Y el asunto es que mientras nosotros nos debatimos en entender la grandeza y la gloria de Dios, tenemos que concluir que Él, por ser un Dios trascendente, lo único que nos ha dejado son sus atributos para que tengamos una idea de cuan grande es Él. ¿Por qué decimos esto? Porque en el pasaje de Isaías 9:6-7, donde se hablan de los títulos que se le asignan al hijo que ha de venir a quien proféticamente se describe como El Admirable Consejero, El Admirable Dios y El Admirable Príncipe de Paz, nos encontramos con una revelación sublime para entender mejor a nuestro Dios porque ha sido su Hijo, nuestro amado Cristo, que lo ha dado a conocer.

Y si bien es cierto que nuestro Dios es trascendente, el saber que Cristo es Dios y es Padre a la vez, nos acerca más a ese Dios que es espíritu e inmaterial. Que a pesar de su infinitud ahora conocemos a un Dios cercano que se ha identificado con nosotros. De eso se trata la navidad.

Isaías nos ha dicho previamente que el niño del pesebre de Belén sería “Emanuel” (Dios con nosotros), pero ahora nos presenta que ese niño también como Dios Fuerte y Padre Eterno. Conozcamos, pues, a Cristo como el Admirable Dios. Veamos porqué el profeta Isaías nos presenta al niño, la segunda persona de la Trinidad, como el Admirable Dios que vino para estar con nosotros.

I. ES ADMIRABLE POR SER DIOS FUERTE

 a. Por su poder creativo (Colosenses 1:16-17).

En el libro de Génesis nos encontramos con la declaración que los cielos y la tierra fueron hechos por el poder de la palabra. Cuando avanzamos en el Nuevo Testamento, en el conocimiento de quien creo todas las cosas que vemos y las que no vemos, descubrimos que esa palabra creativa es nuestro Señor Jesucristo. Juan nos va a decir que el Verbo (la palabra que creó el mundo) se hizo carne. Y en el mismo capítulo se nos dice que “todas las cosas por él fueron hechas…” (Juan 1:3).

Luego Pablo nos afirma que por él (Cristo) fueron hechas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, sean visibles o invisibles, sean tronos y principados. Esto significa que Cristo creó todo de la nada, lo cual evidencia que el tiene un poder ilimitado.

Él no necesitó de materia prima para hacer lo que vemos. Su poder creativo se puso de manifiesto cuando él no demandó ningún esfuerzo para crear. En Génesis 1 el imperativo “hágase” o “sea hecho” aparece varias veces. Fue la palabra poderosa, antes de hacerse carne, la que hizo todo lo que ahora vemos, porque “todo lo hizo hermoso en su tiempo”.

b. Por sus milagros asombrosos (Lucas 7:22).

Cuando Juan el Bautista estuvo preso, antes de ser decapitado, mandó a algunos de sus discípulos para asegurarse si Jesús era realmente el Mesías. Ante la visita de los enviados por Juan este le mandó este mensaje que parafraseado sería algo así. “Díganle a mi primo Juan que hasta ahora nadie había oído que los ciegos vieran, que los paralíticos anduvieran, que los leprosos son sanados, que los sordos oyen, que los muertos resucitan y que a los pobres se les predica el evangelio… esas son las pruebas que autentican mi mesianismo”. Como tenía que suceder, este veredicto confirmaba la presencia de milagros jamás antes vistos.

Esto comprueba un poder que nadie haya ejecutado antes. Veamos ese poder milagroso con la hija de Jairo de doce años que estaba gravemente enferma y que murió mientras este atendía la multitud. Pero en esta misma historia se dio también el milagro una mujer con un flujo de sangre que tocó el borde de su vestido y quedó sana después de doce años con este azote. Al final se dio un milagro mayor pues la hija del principal fue resucitada (Mateo 5:21-43). Jesús es el Dios fuerte que hace estos milagros.

c. Por las vidas transformadas (Lucas 19:10).

El poder de Cristo simplemente es ilimitado. Para él es lo mismo crear al mundo o dar vida a los muertos, por lo tanto, su poder sigue siendo el mismo para cambiar una vida. Para el Señor no hay nada imposible. El Dios Fuerte manifestado en Cristo vino al mundo para cambiar a los hombres haciendo de sus vidas vacías y sin propósitos, vidas llenas y abundantes.

Él vino a revertir lo irrevertible en aquellos casos donde había esperanza. Él vino para liberar al hombre de su esclavitud, cualquiera que esta sea. Él vino para cambiar al hombre que encontró en alguna adicción la manera de llenar su profundo vacío. Vino para transformar al joven cuyo cuerpo se la había entregado o a las drogas o a la prostitución.

El poder de Cristo es lo único que puede cambiar lo que otros han desechado. Su poder no tiene límites. Él vino a buscar y a salvar lo que se había perdido. Los hombres y mujeres que hemos sido testigos de ese poder transformador reconocemos lo que es salir del mundo de las tinieblas, del poder que infringe el pecado y del dominio que ejerce Satanás sobre las personas. Para todo esto, solo el poder de Dios cambia todo nuestro ser.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

¿Fans o seguidores de Jesús?

Fans o seguidores de Jesús

Predicas Cristianas.. Hoy Jesús resalta que una multitud de espectadores hace bulto, pero los seguidores de Jesús, los discípulos harán una gran diferencia..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.