En el día del conflicto

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas.. Lectura Biblica: Salmo 20

Introducción

Este salmo es considerado como un himno nacional para Israel, cantado al momento de iniciar una guerra, cuando el monarca se ciñe la espada para el combate. El salmo contiene estas estrofas: El canto del pueblo al Rey antes de salir a Batalla (1-5), el reconocimiento del Rey antes de salir a la batalla (1-5) y el reconocimiento del Rey de que Dios es quien Salva (6-9).

Así que este es un salmo dedicado a la guerra, donde David era su abanderado, y en no pocas ocasiones fue afligido en ellas. Por otro lado, este salmo nos plantea una visión profética, porque si bien es cierto que hay batallas peleadas por el rey David, el salmo nos revela a uno mayor que él, eso es, Jesús, el Hijo de David, que enfrentó su propia batalla en el Getsemaní.

Así que en medio de todo esto, aquí tenemos  una oración ofrecida de manera a Jesús que enfrentaría más adelante  la cruz, donde pelearía la gran batalla en contra del pecado, la muerte y el poder de Satanás. En el estudio de este salmo nos encontramos con el corazón de un guerrero afligido, trayéndonos enseñanzas para cuando llegue “el día del conflicto”.

Anuncios

¿Sabe usted cuándo es ese día? ¿Ha sido visitado por ese día? Pues debemos estar preparados porque entre las cosas que el Señor nos dijo fue que “en el mundo tendréis aflicción”. El creyente está consciente que en cualquier momento puede ser sacudido por alguna fuerte tempestad, por una fuerte prueba o una gran tribulación.

Todo esto nos habla de una guerra a la que estamos sometidos. Los conflictos tienen muchas características y en toda batalla hay muchos enemigos. De allí que lo más importante será saber quién está conmigo en el conflicto, cuál es la ayuda oportuna que recibo y dónde están  las promesas con las que cuento en el conflicto. Veámosla en ese orden.

1. DEBES SABER QUE NO ESTÁS SOLO EN TU CONFLICTO

a. Jehová te oiga en el día de la angustia… (vers. 1)

Qué gran consuelo tenemos los hijos de Dios al oír esta declaración. No se trata de una imagen a la que estamos implorando o ante una persona a quien le estoy pidiendo un favor. Se trata del gran Yo soy de Israel. De la más grande revelación que se conozca acerca de la Deidad.

Anuncios

Qué privilegio es saber que nosotros, mortales criaturas sujetas a todo tipo de padecimientos, contemos con esta presencia. Al final el salmista dice: Que el Rey nos oiga en el día que lo invoquemos. Que todos sepamos, este título de la Deidad es lo que él es su naturaleza.

De manera que acá tenemos una gran confianza pues sé que no estoy solo mientras paso cualquier valle de sombra y de muerte. Que hay alguien que conoce mi vida, mi camino y mis angustias. Que el gran Yo soy de la eternidad puede inclinar su oído para escuchar mi clamor en el día de mi angustia.

Que, si bien es cierto que pueda estar en la batalla, el viene a mí como poderoso gigante, como Jehová de los ejércitos, para sostenerme de modo que pueda salir victorioso de la prueba. Me basta, pues, saber que Jehová está conmigo en mi batalla. Así sabré que jamás seré derrotado.

b. Defendido por el Dios de Jacob (vers. 1b)

Este texto sigue siendo muy revelador. Aunque este salmo es un himno de batalla para Israel, su aplicación es para cada hijo de Dios. En un solo versículo nos encontramos con un almacén de provisiones y de cuidados para cuando llegue el día de conflicto. “El nombre del Dios de Jacob” tiene una historia de poder, de socorro y de victoria. La frase el nombre del Dios…” aparece también en los verss. 5 y 7. El nombre significa lo que Dios es en sus atributos.

El hecho de mencionar a Jacob conlleva toda una historia de cuidado y dirección de cómo Dios mostró su misericordia a uno de los dos gemelos. Una de las cosas que sorprende al ver la conexión de Dios con este patriarca es cuando la Biblia dice: “A Jacob amé, pero a Esaú aborrecí” (Romanos 9:13).

Anuncios

Jacob no fue un fiel creyente, pero Dios conocía que de él vendría el pueblo Israel. Desde entonces Israel conoció que quien peleaba sus batallas era Dios, el Elohim del Génesis. El pueblo siempre puede esperar ataques del enemigo, pero es Dios quien le defiende. Es consolador saber quién está conmigo en mi conflicto. Solo un creyente cuenta con el Dios de Jacob en todo momento.

2. DEBES SABER QUE HAY UNA AYUDA PARA TU CONFLICTO

a. La ayuda que viene del santuario (vers. 2)

Si de algo estaba seguro el salmista era de la ayuda que vendría de Dios en el día de su angustia. Él sabía de la ayuda especial de Dios, pero ahora especifica el lugar de donde procede: “Te envié ayuda desde el santuario…”. Y en esto hay algo especial.

>Mensajes de Interés



Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Bosquejos Biblicos.. Reorientar el camino de la vida

¿El verdadero camino, o camino a Emaús?

Después de un tiempo de meditar en las experiencias que Jesús paso en Semana Santa, nos queda tomar una firme decisión: o seguimos en el camino a Emaus en ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *