El amor nunca deja de ser

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Biblico: 1 Corintios 13:7-8

Para escuchar el audio fichero de esta predicación haga clic aquí.

INTRODUCCIÓN:

Cuando uno busca en la Biblia una historia que se asemeje a esta declaración de Pablo para definir el alcance del amor, la amistad que hubo entre David y Jonatán es una de las más parecidas. En sus más encumbradas palabras, cuando supo de la muerte de su gran amigo, David elogió la valentía de Jonatán así: “Angustia tengo por ti, hermano mío Jonatán, que me fuiste muy dulce. Más maravilloso me fue tu amor que el amor de las mujeres” (2 Samuel 1:26).

Jonatán y David habían hecho un pacto de lealtad que incluía el cuidado de la familia. Esto no era la costumbre entre la sucesión de reyes. Lo que solía pasar era que el nuevo monarca exterminaba la familia del antiguo rey.

Pero el corazón de David jamás podía compararse ni con el de Saúl ni con los que vinieron después de él. Simplemente era tan noble que fue calificado como un hombre conforme al corazón de Dios. Jonatán sabía que David sería rey y le pidió que siempre cuidara de su familia. David nunca olvidó su promesa.

¿Qué sucedió andando el tiempo? Cuando David doblegó a todos sus enemigos preguntó si había algún familiar de Jonatán para hacerle bien. Se le notificó de un tal Mefi-boset, hijo de Jonatán quien todavía vivía, pero que había quedado  lisiado porque a su nodriza se le cayó cuando huía del asalto que habían hecho en el palacio del rey en la guerra contra Saúl.

Al final el hijo de Jonatán fue invitado a comer en la casa real (2 Samuel 9:7-13). Cuando fue invitado a venir a la casa del rey, David dijo  que no comería hasta que estuviera presente Mefi-boset. De modo, pues, que aquel cuyo nombre significa “el que esparce la vergüenza” es un invitado del rey. 

El juramento que hubo entre David y Jonatán incluía estas palabras. «Y no apartarás tu misericordia de mi casa para siempre…” ( 1 Samuel 20:15). El amor nunca deja de ser.  Los amores reales no se acaban nunca. La promesa de amarse hasta el final es la que hace el  padre  a sus hijos, la de un esposo hacia su esposa y es la que el Señor le dio a sus discípulos y también a nosotros (Juan 13:1). Consideremos en el mensaje de hoy  por qué el amor nunca deja de ser según la visión de Pablo.

I. PORQUE TODO LO SUFRE, AUNQUE NO SEA CORRESPONDIDO

a. A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron” (Juan 1:12).

Hemos dicho que el amor de 1 Corintios 13 tiene su más completo cumplimiento en la persona de nuestro amado Jesucristo. Cambiar la palabra “amor” por Jesucristo es exactamente lo mismo. Y es que el amor que nunca deja de ser es precisamente el amor con el que Dios nos ha amado.

Vamos a partir de esta premisa: no hay ningún sufrimiento en la tierra que no se haya sentido en el cielo. No hay dolor que el ser humano pase que ya Dios no lo ha haya pasado. Los sufrimientos de Cristo no tienen ninguna comparación con los que pasamos nosotros.

El amor todo lo sufre, y fue por amor que Cristo se entregó para morir en la peor ignominia, en la más absoluta vergüenza, en la más descarada burla del populacho, en la más densa de las tinieblas que representó la separación de su Padre Santo, pues no podía ver los pecados que su Hijo llevó en aquel momento.

Sufrió la terrible ira del cielo, sufrió el dolor de soportar por seis horas los clavos que traspasaron sus manos y sus pies. Y estando en esa agonía, impulsó su cuerpo sobre los clavos para pronunciar siete palabras que mostraron la extravagancia de su amor.

b. El amor cubre al amado (vers. 7)

El verbo “sufrir” acá tiene dos ideas: Soportar en el sentido de proteger y cubrir. La idea es proteger y cubrir al ser amado de un daño que le pueda pasar. Es estar dispuesto a no publicar aquellas cosas (como faltas) de su amado, si no recibir el agravio para cubrir y soportar al que ama.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Predicas Cristianas.. La supremacía de Cristo

La supremacía de Cristo

Prédicas Cristianas.. Lo que Pablo nos plantea es que ¡Cristo debe reinar en la iglesia! Él debe ser su vida y su razón de ser. La idea de primogénito que fue..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *