El poder de la fe de una madre

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Citas Biblicas: 1 Samuel 1:9-11; Rut 1:15-17; Mateo 15:21-28; 2 Timoteo 1:5

INTRODUCCIÓN:

Mis hermanos otra vez estamos celebrando el día de las madres, con la gran diferencia que hoy no las tenemos en primera fila de las bancas de nuestros templos, pues esta pandemia nos impidió por primera vez darles el abrazo y el beso del agradecimiento y nuestra admiración por ser cada una de ellas el objeto del más grande amor, después del que dispensamos por nuestro Padre celestial.

Pero esto no impide que entremos a cada hogar y por medio de esta palabra las reconozcamos por el don de llamarse madre, siendo el instrumento que Dios dejó por el que venimos todos. No es fácil definir a una madre. Las distintas funciones que hacen son simplemente objeto de nuestros más elevados reconocimientos “porque muchas mujeres hicieron el bien, más tú sobrepasas a todas”.

Anuncios

Pero además de las virtudes que ellas tienen, se hace necesario hablar de otras cosas que las hace parte de la historia, y que, sin su atrevida y empeñada fe, algunas cosas no habrían sucedido. De modo que, así como hay hombres de la fe en la Biblia, también tenemos a un gran grupo de mujeres que deberían ser puestas en esa gran lista que nos ha dejado la palabra. Sus hazañas, su coraje y ese espíritu guerrero las ha hecho distintivas a través de los tiempos.

En la Biblia tenemos unos cuantos casos que nos merecen nuestra atención. Fue por la fe de ellas que la historia de la Biblia armó sus eslabones hasta conectar todo el plan que Dios había trazado para la salvación de la humanidad. El poder de la fe esas mujeres han hecho posible que hoy las mencionemos como un ejemplo que debe ser imitado. Veamos esa fe.

I. LA FE QUE ACTIVA UN MILAGRO (1 Samuel 1:6-11)

1. Esa fe nace de un corazón afligido (verss. 6-7)

La historia de Ana es de obligada referencia cuando tratamos el tema de la fe que alcanza lo que es imposible para los hombres, pero no para Dios. El no tener un hijo simplemente era una afrenta, una vergüenza y en algunos casos hasta motivo de divorcio. De esta manera uno puede entender el caso de Ana.

Anuncios

En el día de hoy hay parejas que no tienen hijos y eso no es un asunto tan importante como lo era para una mujer judía. Había tres cosas que afligían su alma. Por un lado, sentía el peso de su aflicción porque ella sabía que su Dios, por alguna razón, no le permitió tener hijos hasta ese momento. Tenía que soportar la afrenta de la sociedad por su esterilidad.

Pero, además, su rival la ofendía y hasta se burlaba de ella porque no le daba hijos a su esposo Ercana. Y a esto también se unía la reunión anual (vers. 7) que hacían como familia, y mientras las demás mujeres llevan a sus hijos,  Ana vivía su aflicción por su condición. Las palabras “irritaba, enojándola y entristeciéndola” resume la tragedia emocional a la que fue expuesta esta mujer. Ana ejemplifica a esa mujer que sufre una aflicción calladamente antes que Dios responda.

2. Esa fe toca el corazón de Dios (vers. 19).

El clamor y la fe de Ana activaron el más grande milagro. Su vientre fue renovado y Dios le concedió un hijo. Y es aquí donde vemos la grandeza de la fe de esta mujer. Note que Ana anticipadamente había tomado una decisión (vers. 11) que revelaba su amor y pasión por su Señor.

Ella no quería un hijo para cubrir su vergüenza, sino un hijo para que sirviera al Señor. Y así fue. Ana consagró a su hijo Samuel como nazareo para Dios, con el resultado que el hijo por quien oraba y lloraba se constituyó en el hombre más grande que había tenido Israel después de un Abraham y un Moisés.

De ese hombre se dijo que nunca dejó caer en tierra ninguna de las palabras que recibió y todo Israel supo que él fue un fiel profeta de Dios (1 Samuel 3:19-20). Así, pues, la fe de Ana no solo activó el milagro que abrió su matriz, sino que Dios le dio un gran hijo que fue fiel en todo en la casa de Dios y después la recompensó con cinco hijos más (1 Samuel 2:21).

Anuncios

Mis amadas madres no hay nada imposible para Dios. El Dios que cierra una puerta (como la matriz de Ana), es el mismo que la abre. Después de Samuel, Ana tuvo cinco hijos más. Cuál será el milagro que se va a activar hoy en tu vida.

II. LA FE QUE BUSCA LA BENDICIÓN MAYOR (Rut 1:16-17)

1. Es una fe determinada (vers. 17)

Otra mujer con una poderosa fe fue Rut.  Su historia es una de las más fascinantes de las Escrituras bíblicas, e incluso hasta en la literatura universal. Comienza con tres mujeres viudas, una judía y las dos moabitas, aquellos grandes enemigos de Israel.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Predicas Cristianas: La integridad puesta a prueba

La integridad puesta a prueba

Con Daniel entendemos que el valor más importante de una vida se mide por su integridad. Nos hará bien analizar a Daniel bajo esta perspectiva y cómo esa virtud

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.