Raptada para su boda

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Biblico: Apocalipsis 19:1-9

INTRODUCCIÓN:

La llamada globalización nos ha permitido un acercamiento con el mundo haciéndonos vecinos unos de otros y sabiendo en tiempo real las noticias de lo que pasa a miles de kilómetros de nuestras fronteras. Esto ha hecho posible que ahora conozcamos en todas partes una de las palabras más populares del siglo XXI: “pandemia” y “coronavirus”.

Y sin que lo hubiéremos imaginado, ya llevamos más de tres meses en una lucha sin cuartel contra este enemigo moderno que ha dejado miles de muertos, millones de contagiados, confinamientos prolongados, economías devastadas y una sensación de temores, miedos e inseguridad por el futuro.

Anuncios

Para algunos, incluyendo a creyentes, el mundo pareciera haberse detenido, y si no nos percatamos de las promesas y la esperanza que tenemos en Dios y en su palabra, pudiéramos ser parte de un gran pesimismo, un devastador desaliento y hasta de un rechazo inconsciente de lo que hasta ahora nos ha sostenido y nos ha permitido vivir como hijos de Dios.

Uno de los propósitos de la actual crisis, y la que puede usar Satanás, es que nos olvidemos a quién pertenecemos. Así, pues, pensando que esta crisis pudiera llevarnos a perder de vista nuestra razón de ser, he sentido hablarles del regreso del Señor para buscar a Su novia, la que muy pronto se convertirá en la Esposa del Cordero.

Por lo tanto, me permito a través de este mensaje recordarnos que ahora más que nunca consideremos lo que hemos aprendido. Que según la amonestación de Hebreos 2:1 atendamos, con más diligencia, “las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos”. Y es que es muy fácil deslizarse y distraerse en otras cosas y olvidarnos de nuestra morada final.

De modo que frente a los mensajes que nos han convocado a volver a la casa del Señor, a través de la visión de los peregrinos judíos, ahora les invito a pensar en el tema que pudiera olvidarse estos días: el rapto de la iglesia.

Anuncios

¿Llegó a pensar que en este tiempo de pandemia pudiera darse el rapto de la iglesia? Apocalipsis 19:1-9 sigue siendo la más grande esperanza del cristiano. Note las cosas grandes de este pasaje: gran voz, gran multitud, muchas aguas, grandes truenos. Qué va a suceder en el cielo cuando la Novia sea raptada. Recordemos lo que pasará una vez que estemos en el cielo.

I. HABRÁ UNA CELEBRACIÓN ANTICIPADA

a. Hay un aleluya por la redención (vers. 1)

En el capítulo anterior las voces que se escuchan son de profundo lamento por la caída de la “gran ramera”. Ahora en este capítulo todos los gritos son de júbilo y de una gran celebración. La palabra está compuesta y contiene una contracción del nombre Yahweh.

Es un canto a Jehová. Interesante que la palabra ALELUYA es de origen hebreo y literalmente significa “alaben a Jehová”. Por cierto, fue este texto que inspiró a Hendel componer su famoso Aleluya. ¿Y qué es lo que hay que cantar? Que hay cuatro cosas que le pertenecen al Señor: Salvación, honra, gloria y poder.

Observe que  alrededor de las Bodas del Cordero todos celebran. Celebran los redimidos, celebran los veinticuatro ancianos y también los seres vivientes. Y el que está sentado en el  trono nos invita a esta adoración. No es para menos, el acontecimiento que está por suceder demanda esa celebración. ¿Sabía usted que este primer “aleluya” revela el canto que más se entonará en el cielo? Aprendamos, pues, alabar al Señor y a decir bien ¡Aleluya!

b. Hay un aleluya de retribución (verss. 2-3)

Los residentes del cielo alaban al Señor porque a pesar de los sufrimientos previos, ahora ven como su Dios ha reivindicado su anterior condición. Vea como ellos afirman una de las verdades que corre por todas las Escrituras: Los juicios de Dios “son verdaderos y justos”.

Anuncios

La razón de este “aleluya”  previo a esta celebración es porque la justicia del mundo no ha sido verdadera. Es justicia corrupta. Lo que más sabemos es que los hombres sufren de injusticia, porque el derecho se les ha negado.

Así que esa alabanza será porque al final Dios juzga a la que representó la encarnación del mal, así como a los enemigos del evangelio que contribuyeron a la corrupción de la  de la tierra con sus  fornicaciones.

Esta descripción nos sugiere que aquella no era una “ramera” cualquiera. Su iniquidad le mereció ese calificativo, sobre todo por lo que hizo matando a tantos creyentes que ahora están en el cielo. La alabanza que se escucha es justificada. La humanidad redimida se gozará al escuchar este aleluya.

c. Hay un aleluya de liberación (vers. 4)

Hay muchos lugares en la tierra donde es muy difícil ser cristiano, y más aún poder cantar al nombre del Señor. Pero hay uno donde si podremos cantar a todo pulmón y con total libertad, hablamos del cielo. En ese lugar hay 24 ancianos quienes representan al Antiguo y al Nuevo Testamento, pero también a nosotros.

Ellos añaden la palabra “amén” para darle un mayor énfasis a la alabanza. Observe esto, los 24 ancianos aparecen seis veces en el libro (4:10; 5:8; 5:14; 7:11; 11:16; 19:4) y cada vez que lo hacen están en la misma actitud: con sus rostros inclinados, adorando al Señor. ¿Por qué hacen eso?

Porque están en el cielo, libres y junto al Cordero. Ya no tienen miedo. Ya no hay limitaciones. Mis hermanos el día está por llegar cuando nos uniremos a esas voces celestiales para completar lo que estos seres hacen. Nuestro canto también será por la liberación final del sufrimiento en la tierra. Pero, sobre todo, será un canto de redención al Cordero porque fue inmolado por nuestros pecados.

d. Hay un aleluya de reconocimiento (vers. 6)

Observe lo que nos presenta este acto previo. Escuche quiénes son los participantes de este aleluya: “una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas,y como la voz de grandes truenos…”. La razón para este canto y esta multitud es que hay un Señor que reina.

Los invitados a esta boda celestial alaban al Señor por su reinado. Su canto tiene un sentido de reconocimiento. Ellos ahora están con su Dios, Señor y Salvador Jesucristo. Al adorarlo reconocen que solo uno en ese lugar debe ser  honrado, exaltado y adorado por toda su creación.

¡Alabado sea Dios porque viene un día en que el Señor tendrá la gloria y el honor que se merece todo el tiempo! La eternidad no será suficiente para echar nuestras coronas alrededor de su  trono como los 24 ancianos, y decir  «Aleluya» al que reina por los siglos de los siglos.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Mensajes Cristianos... Señales de una Iglesia Verdadera

Los niños que no han crecido

Inicio a partir de ahora una nueva serie de sermones bajo el título “La Madurez Espiritual: Señales de una Iglesia Viva”. Tomaré para esta serie los ejemplos...

2 comentarios

  1. E leído la mayoría de las predicaciones las he compartido algunas con mis hermanos en Cristo aquí en Guatemala. Bendiciones a todos ustedes y al hermano julio Ruiz sus mensajes han Sido de mucha bendición en mi vida.

    • blank

      Gracias mi hermano Yovani Martínez, el propósito de estos mensajes es ese: edificar el cuerpo de Cristo y evangelizar al perdido.

      Que el Señor siga usando esta palabra para la única gloria, la de Dios, y la extensión de su reino.

      Bendiciones
      Pastor Ruiz

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.