Desobediencia del hombre

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Biblico:Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella” (Génesis 3:6)

Introducción

Buenos dias y bendiciones. Al principio, Dios se paseaba al aire del del día, buscando al hombre para compartir con él. Adán y Eva gozaban de la presencia de Dios todo el tiempo. Ellos se encontraron en una situación especial y gozaban del huerto que Dios había creado para ellos.

Dios los había puesto ahí y les permitía señorear sobre todas las demás criaturas. Dios cuidaba de ellos y procuraba su bienestar. Les había dotado de un cuerpo resistente y fuerte.

Anuncios

Adán y Eva podían ir y venir, disfrutar del huerto, de todo lo que Dios había creado y lo más importante podían gozar de la compañía de Dios. Solo había una regla que Dios les pidió que no traspasaran, no debían comer del fruto del árbol del bien y el mal. Pero la serpiente era astuta.

El origen del mal (Ezequiel 28:11-19)

En el libro de Ezequiel encontramos las características que el diablo tenía en un inicio. Había sido creado lleno de hermosura y perfección. Era hermoso y el director de la alabanza a Dios. Pero se encontró maldad en el, intento ser algo que no le correspondía. 

Dios es el único digno de recibir gloria, pero este querubín protector quiso recibir la gloria que solo a Dios corresponde. Dice su palabra que él fue perfecto en todos sus caminos, hasta el día que se encontró maldad en él, hasta que el pecado llenó su ser. en el versículo doce se le llama “sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura” pero en el versículo diecinueve Dios le dice “espanto serás y para siempre dejarás de ser”. Eso es lo que hace el pecado.

El pecado es lo que nos aleja de la presencia de Dios. Este sello de hermosura lo perdió todo por haber permitido que la maldad llegara a él. Era hermoso en todos sus caminos, pero el pecado lo inundó y para siempre será maldición. La maldición que Dios le dio es para siempre, para siempre será espanto, para siempre dejará de ser él.

Anuncios

Desde ese momento cambió su propósito, dejó la adoración a Dios y se dedicó a atacar a la creación de Él. Fue arrojado a la tierra desde el cielo y su fin está cerca. Pero cuando vino a la tierra le dedicó la guerra a Dios y su creación. De inmediato atacó a la humanidad y trató de engañarla. 

La astucia de la serpiente

El enemigo de nuestra alma fue creado perfecto y con gran poder en el cielo, pero desde que se encontró maldad en él ha decidido atacar a la creación de Dios. El método preferido que usa para atacar a esa creación, es tergiversar las palabra de Dios. Debemos de saber que es astuto y con argucias intentará confundirnos. 

Lo primero que la serpiente le dice a la mujer fue “¿conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?” (Génesis 3:1). Dios no había dicho tal cosa, pero buscó de esta manera vencer la inocencia de Eva y entablar una conversación con ella. La mujer responde correctamente lo que Dios había dicho, versículos dos y tres. 

Hasta aquí vemos como la palabra de Dios es justa y el ser humano está en la disposición de obedecer, hasta este punto la mujer todavía contaba con la vida, con la bendición de Dios. Aunque ya había dado una oportunidad al entablar la conversación con el maligno pero el pecado no había sido consumado. Y es que al enemigo no se le debe dar ni una oportunidad de hablarnos. Ni una palabra debemos escuchar que no sea de Dios mismo. Debemos hacernos sordos para todo aquello que no provenga de Dios. 

Después que Eva dio la respuesta correcta, el enemigo si contradice lo que Dios les dijo. En el versículo cuatro vemos cómo contradice a Dios y su palabra. Luego trata de seducirla haciéndola igual a Dios. Pero este fue el pecado original, el pecado del diablo el creerse igual a Dios. Entonces como no pudo hacerse con ese trono que solo a Dios corresponde quiso hacer lo mismo con la humanidad. 

Anuncios

La entrada del pecado

En el versículo seis del capítulo tres de Génesis leemos como la mujer vio el árbol. Fue seducida por la serpiente y codició lo que Dios había mandado no comer. La tentación viene a nuestra vida si damos cabida a las cosas que no viene de Dios y las percibimos con los sentidos. Eva vio con sus ojos, lo codicio, quería tocar ese fruto, quería olerlo y saborearlo.

Desde ese momento, esa mordida bastó para que la muerte entrara y corrompiera la vida por medio del pecado. Desde ese momento entró la muerte. Adán y Eva comieron de ese fruto, el árbol del conocimiento del bien y del mal. Conocieron que estaban desnudos y cuando Dios los busco tuvieron miedo y se escondieron.

Acerca Ricardo Hernandez

Servidor de nuestro Señor Jesucristo. Entregue mi vida a Cristo hace más de 20 años, y me gusta compartir los mensajes cristianos que Dios pone en mi corazón.

También Revise

Predicas Cristianas | La acción del hijo pródigo

La acción del hijo pródigo

Predicas Cristianas. Esta historia del hijo pródigo no se limita a una parábola de Jesús a quienes le escuchaban, es una historia que se repite en cada..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.