Inicio / Predicas Cristianas / Jesús; de invitado a Señor

Jesús; de invitado a Señor

Predicas Cristianas

Juan 2:1-12

I. Jesús estuvo presente

Esta es la primera lección que tenemos que aprender. Para que se opere una transformación en la vida de una pareja y en todos los hogares presentes, es necesario que Cristo ocupe el Primer Lugar en Nuestras Vidas.

La tragedia del hogar contemporáneo consiste precisamente en la ausencia de nuestro Señor Jesucristo, ya que la presencia de el fortalece la convivencia familiar. Estar presente significa seguridad.

Es importante poder entender que el Señor no opera a control remoto, ni como cualquier electrodoméstico que por botones los hacemos funcionar, nuestra brillante civilización falla precisamente por la ausencia de la presencia personal de Cristo. Es oportuno hoy llevarlos a pensar en la importancia de que el divino Maestro ocupe un lugar de preferencia en nuestra familia.

II. Jesús estuvo presente porque fue invitado

Jesús no llego por accidente y menos por casualidad. Recibió una invitación personal y participo. Es necesario que todos los hogares entiendan que para que el Señor Jesucristo se haga presente tiene que ser invitado.

Cristo acepta la invitación y participa de esta fiesta familiar. Su presencia significa todas las relaciones, todos los sentimientos y todas las alegrías. Nada humano le es extraño. Es en este santuario familiar donde hará su primer milagro y manifestara su gloria.

Aprendemos que cristo es respetuoso de la intimidad familiar y solo participa en la conciencia y en la voluntada del hogar cuando se le invita a entrar. El no entra violando puertas y cerrojos. Sino entra por una invitación expresa, no entrara.

El mismo dice: “Si alguno oyere mi voz, yo entrare a el, y cenare con el y el conmigo”. De esta forma manifiesta su respeto a la intimidad familiar. Estos jóvenes de Cana de Galilea que están dando sus primeros pasos en la vida familiar.

Se dieron cuenta de que Jesús no tenía una tarjeta de invitación personal. Entonces decidieron invitarlo podemos pensar: ¿Qué diría aquella tarjeta de invitación? No sabemos, pero entendemos que por invitación Cristo honro el matrimonio que Dios había instituido.

III. Fue invitado y resolvió una necesidad

Muchas de las necesidades que se presentan en la vida familiar son parte de nuestro diario vivir. En algunas veces tenemos los recursos para resolverlas, pero en otras no, es por esto que necesitamos aprender que en la vida familiar no existen recursos humanos para hacer frente a todas nuestras necesidades.

No existe dinero, estudio, inteligencia que nos permita enfrentarnos con todas las necesidades de una familia. Existen situaciones en donde únicamente nuestro Señor Jesucristo puede intervenir, y si el no esta presente, será imposible salir adelante.

Como en este caso se presento una necesidad “No hay Vino” se había agotado por que los invitados eran numerosos y entre los judíos las bodas duraban varios días, es fácil entender esa circunstancia de que el vino termino por faltar.

Es aquí donde Cristo entra la auxilio de la familia se dice que el faltar vino era una vergüenza para el esposo, pero el Señor estaba en condiciones para sacar del apuro a la familia.

Nuestra crisis, nuestros abismos y nuestras necesidades solo se llenan y se superan en la abundancia del Señor. Habrá necesidad en todo hogar y en toda familia, mas no importa si Jesucristo esta presente por invitación personal.

La condición de sacarnos de apuros es una condición divina cuando podemos acudir a la fuente de toda bondad y toda dadiva espiritual. Recuerde: cuando Cristo esta presente, se resuelven todas nuestras necesidades.

IV.  Fue invitado para dar ordenes

Cristo de Invitado común pasa a dar órdenes, cabe notar que Jesucristo no acepta ser un invitado mas entre los muchos. O se convierte en el principal invitado, en el invitado de honor, o no tendrá la oportunidad de decir “que es lo que tenemos que hacer. Es aquí donde inicia la tragedia de la familia.

Son tantos los invitados que tenemos en nuestro hogar que Cristo se pierde en medio de Ellos. Cristo empieza a ordenar nuestra vida, a decir lo que tenemos que hacer, cuando descubre que le hemos dado el primer lugar.

CONCLUSIÓN:

¿Qué Clase de hogar deseamos tener? ¿Estamos dispuestos por invitación personal a pedir a Cristo que venga a nuestro hogar y nuestros corazones?

Si la familia es una institución divina, ello quiere decir que Dios tuvo sus razones para darle el primer lugar, por lo consiguiente, es también deber nuestro considerar estas cuatro lecciones que hemos compartido.

© Víctor Mendoza. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Predicaciones Cristianas.

Acerca Víctor Mendoza

Revise también

¡Es porque te amo tanto! - Predica Cristiana

¡Es porque te amo tanto!

Predicaciones Cristianas - Cristo hizo algo para Lázaro que no hizo para nadie más en la historia de la humanidad, no solamente lo resucitó de entre los muertos, algo que...

Un comentario

  1. Verdaderamente, necesitamos tener todo el tiempo como invitado a nuestro Señor Jesús, gracias hermano por ésta enseñanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *