Siembra y cosecha

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Biblico:No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues lo que el hombre sembrare, eso también segará.” (Gálatas 6:7)

Predica de Hoy – Siembra y cosecha – Introducción

Existen leyes naturales que Dios ha dejado en este mundo, leyes que no pueden violarse. Como la ley de la siembra y la cosecha. Es natural que un agricultor tome su semilla, vaya a la tierra preparada y la siembra. Es normal que después de los cuidados, de recibir nutrientes la semilla germine, crezca y dé frutos. Es normal para el agricultor cosecha de esos frutos y seguir el ciclo de siembra y cosecha. 

Estos son los dos tiempos cruciales para el agricultor, el tiempo de la siembra donde acude a la tierra con esperanza, con fe de que a su tiempo esa pequeña semilla crecerá y podrá un día estar cosechando los frutos. Esa espera requiere paciencia, requiere fe, requiere esperanza. 

El otro tiempo importante para el agricultor es el de la cosecha. En este momento es de felicidad, de ver el fruto de su trabajo, de satisfacción porque los esfuerzos valieron la pena. Este momento es especial pues termina un ciclo y se prepara para empezar uno nuevo. 

Pero en la vida espiritual también aplica esta ley de siembra y cosecha. Así leemos en Gálatas 6:7 donde nos indica la palabra de Dios que todo lo que sembramos eso vamos a cosechar.

1) Ley de Dios

Lo primero que debemos comprender es que esta es una ley que Dios ha dejado en su infinita sabiduría. No es una ley humana que puede ponerse o quitarse a conveniencia, es algo dejado por Dios que no podemos obviar. Por más que nos esforcemos, que finjamos o que luchemos contra ella no se puede alterar esta ley. Si sembramos vamos a cosechar el fruto de esa siembra, así de fácil. 

Es entonces nuestro deber sembrar solo cosas buenas para cosechar cosas buenas, pues si sembramos cosas malas cosas malas cosechamos. Busquemos pues la buena semilla, para que lleve mucho fruto. Trabajemos también para que esa semilla, por muy pequeña que sea, esté sembrada en buena tierra, la cuidemos como es debido para que el fruto sea multiplicado.

Las leyes humanas pueden ser burladas y aceptadas cuando conviene, pero la ley de Dios es perfecta. Si Dios dejó establecido el ciclo de la siembra y la cosecha es porque quiere que nos aprovechemos de Él. Así como le entregó a Adán la tierra para que la cosechara y se enseñoreara de ella, así nos entregó esta ley espiritual para que sea de bendición a nuestra vida también.

a) Voluntad perfecta

Sabemos que la voluntad de Dios es perfecta, por lo tanto ninguna duda puede cruzar por nuestra mente en lo tocante a esta ley divina. Podremos dudar de otras cosas pero de la voluntad de Dios no, pues solo Él es perfecto en todos sus caminos.

Sabemos también que Dios es bueno, por lo tanto quiere lo mejor para sus hijos. El comprender esta ley nos permitirá recibir bendiciones de Dios, si seguimos sus mandamientos. Los mandamientos de Dios no son gravosos, menos cuando nos damos cuenta de lo que significa para nuestra vida, las bendiciones que traen consigo. Principalmente la vida eterna que recibimos por la gracia del Señor.

b) Caminos de Dios

Como mencionamos anteriormente, los caminos de Dios son perfectos. Dice también su palabra que Él no puede ser burlado. Aquí nos referimos a que si sembramos una semilla de maíz no cosecharemos frijol. Si sembramos manzanas no cosecharemos fresas. Dios es perfecto y no puede ser burlado, ni con nuestro comportamiento fingido.

El ser humano puede aparentar ser algo y en su interior ser una persona totalmente diferente. Pero Dios no solo ve nuestra apariencia, ni solo ve nuestras obras, sino que conoce cada uno de nuestros pensamientos y las intenciones de nuestro corazón.

En los tiempos de Jesús había muchos hombres religiosos que aparentaban ser santos pero su corazón estaba lleno de maldad, el Señor les llamó sepulcros blanqueados. Dios no quiere que seamos apariencia nada más, sino que seamos auténticos hijos suyos, de corazón servirle y hacer su obra por amor a Él.

2) Siembra en la carne (Gálatas 6:8)

El Señor quiere que conozcamos su palabra. En ella encontramos claramente cuales son las obras de la carne. Obras que no nos llevan a los pies del Señor sino que nos llevan a la muerte eterna. En cambio el Señor quiere que sembremos en el Espíritu y también nos manifiesta los frutos que debemos llevar para la gloria de su nombre.

Es deber de todo ser humano conocer estas obras para darse cuenta si está sembrando en la carne o está sembrando en el Espíritu. No sea que pensando que está caminando en bien, que sus semillas son sanas, se de cuenta al fina y el fruto que coseche sea para perdición.

a) Corrupción (Gálatas 5:19-21)

Si sembramos en la carne cosecharemos corrupción, es decir que se perderá, morirán sus frutos. Porque los frutos de la carne no están destinados a vivir, sino a morir y es lo que causa nuestra muerte eterna si nos ocupamos de ellos. 

Acerca Central de Sermones

Central de Sermones; colección de predicas cristianas, mensajes cristianos, estudios biblicos, y bosquejos biblicos.

También Revise

Estudios Biblicos... El Hades

El Hades.. ¿Que sucede despues de la muerte?

Predicaciones Cristianas. Hoy estaremos conduciendo un estudio bíblico acerca de lo que sucede después de la muerte. Para poder entender bien este tema..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *