Dios cumple su promesa

¿El bautismo del Espíritu Santo por sus propios medios?

Existen también los que quieren recibir el bautismo por sus propios medios. En aquellos tiempos, narra la escritura, que existía un hombre llamado Simón, que había engañado a muchos con sus engaños a través de la magia, y ofreció dinero con tal de recibir al Espíritu Santo. Pero como todo don, se obtiene gratuito.

«Cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero, diciendo: Dadme también a mí este poder, para que cualquiera a quien yo impusiere las manos reciba el Espíritu Santo. Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero.» Hechos 8:18-20

Por lo tanto, si queremos recibir este regalo debemos considerar tres pasos:

Primero, obedecer. «Pedro dijo a la multitud Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.» Hechos 2:38

La obediencia a Dios nos da confianza cuando oramos.

Segundo, busque las promesas del bautismo en el Espíritu. Necesitamos fe para recibir esta bendición de Dios. El Señor ha prometido que Su bautismo es para todos los que le recibieran.

«Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare.» Hechos 2:39

Tercero, pida y prepárese a recibir el precioso don que el Padre le ofrece. Lucas 11:13 declara que Dios les dará el Espíritu Santo a aquellos que lo pidan.

Quizás realmente la iglesia de nuestros días no ha entendido que el bautismo del Espíritu Santo no ha sido, ni nunca será, un hecho del pasado. Y mucho menos debe ser considerado una opción para algunos. Nunca podremos hablar de un Pedro que hablase con tal fluidez, sin antes no haber recibido esta dotación de poder.

Conclusión

La iglesia no puede ver el bautismo del Espíritu Santo como algo casual, o algo que es solo para los líderes. Pues como toda promesa, se recibe por fe, en obediencia, y nos es necesaria para poder continuar hacia adelante. Nunca podremos hablar de un avivamiento de la iglesia si no contamos con el Espíritu Santo a nuestro lado.

Busquémosle, anhelemos esa llenura todos los días, que podamos estar como aquellos discípulos en el Aposento Alto, fervientes en oración en un solo sentir. Que podamos decirle al Señor yo quiero este regalo que tu haz preparado para mí, lo necesito. Y nuestro Padre nos lo concederá. Nunca lo dudemos, Dios siempre cumple Sus promesas.

«Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones. Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días.» Joel 2:28-29

© Osmany Ramón Morales Aguila. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones .. Predicas Cristianas

Acerca Osmany Ramón Morales Aguila

También Revise

El ruego del amor

El ruego del amor

Predicas Cristianas .. Las heridas del corazón son sanadas para llegar a ser mejores personas. Un esclavo libre en el Señor. Este es el mensaje de esta corta..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.