La Grandeza en el Reino de Dios

Predicas Cristianas

Prédica de Hoy: La grandeza en el reino de Dios

Predicas Cristianas Lectura Bíblica: Mateo 20:20-29

Introducción

La Biblia no oculta la realidad de dos reinos coexistentes. A uno se llama el “reino de Dios”, o “de Cristo”, o “de su Hijo amado”, cuyo príncipe es Cristo mismo; y al otro, el “reino del mundo”, o “de las tinieblas”, cuyo príncipe es el diablo. Este reino de las tinieblas está en conflicto abierto y opuesto al reino de Dios.

Cuando el apóstol Pablo le escribe su carta a la iglesia de los colosenses declara que Dios “nos rescató del reino de la oscuridad y nos trasladó al reino de su Hijo amado, quién compró nuestra libertad y perdonó nuestros pecados.” (Colosenses 1:13-14 NTV).

Cuatro grandes verdades se incluyen en esta declaración de Pablo: experimentamos un traslado de las tinieblas a la luz; de la esclavitud a la libertad; de la condenación al perdón y del poder de Satanás al poder de Dios.

Hoy quiero invitarte a que nos detengamos por unos minutos en la historia que relata Mateo y Marcos acerca de la grandeza de servir en el reino de Dios. Donde Jesús contrasta el concepto de grandeza entre el reino del mundo y el reino de Dios.

Jesús censura la ambición egoísta de grandeza

Mateo nos dice que la madre de Juan y Jacobo, esposa de Zebedeo, se acercó a Jesús en las proximidades de Jericó con una solicitud.

Zebedeo era un pescador galileo, probablemente pudiente que vivía en Capernaum o cerca de allí, donde tenía por socios a Simón y Andrés. Se ha llegado a la conclusión de que la esposa de Zebedeo era Salomé, quien era hermana de María la madre de Jesús. Si esto es así, entonces Salomé sería tía de Jesús; y Juan y Jacobo, sus primos hermanos.

Salomé, además de ser hermana de María, fue una de las fieles seguidoras de Jesús. La biblia dice que ella estuvo junto a la cruz cuando Jesús moría crucificado (Mateo 27:56, Marcos 15:40 y Juan 19:25), y fue una de las mujeres que llegaron tempranito a la tumba de Jesús para ungir su cuerpo (Marcos 16:1). [1]

Una táctica histórica de las más comunes es sacar ventaja de la influencia de familiares y amigos para beneficio propio, y es lo que se evidencia en esta historia. El nepotismo ni encaja ni funciona en el reino de Dios, porque es Dios quien llama, comisiona y capacita a los que él quiere emplear en su reino.

Marcos en su evangelio dice que fueron los dos hermanos (Juan y Jacobo) quienes hicieron esta petición a Jesús, sin mencionar a la madre (Marcos 10:35-45). Pero la respuesta Jesús se la da a Juan y a Jacobo.

Lo que hace obvio que los tres se acercaron con un propósito y un plan común que habían analizado entre ellos de antemano. Es probable que la madre hablara primero, y que luego Jacobo y Juan hablaran por sí mismos.[2]

Acerca David N. Zamora

Ministro Ordenado de las Asambleas de Dios, Pastor Principal de la Iglesia Misionera, A.D.,Inc., Tampa, Florida, EUA. Siendo muy joven comienza a servir al Señor en la Iglesia Evangélica Pentecostal de Cuba (Asambleas de Dios), de Las Tunas, donde se desempeña como maestro bíblico desde el año 1978. Su intensa y activa labor Pastoral en Cuba comienza en Enero de 1991. En abril de 1996 se gradúa de Bachiller en Teología y Biblia, por los Estudios Dirigidos de Superación Bíblica (EDISUB) de las Asambleas de Dios en Cuba. Obtiene su Licenciatura en Teología por medio del Instituto de Superación Ministerial de las Asambleas de Dios de América Latina (ISUM). El Pastor Zamora lleva mas de 42 años de casado con su esposa Raquel González. De esta unión matrimonial nacieron dos hijos: Merlyn David y Otoniel Zamora, quienes se desempeñan activamente, como Ministros de Música y Predicadores del evangelio de Jesucristo.

También Revise

Que no se apague el amor

Que no se apague el amor

Predicas Cristianas.. La tradición y la religiosidad nos esclavizan; necesitamos un cambio de vida. No podemos permitir perder el primer amor. El mensaje..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.