Inicio / Predicas Cristianas / Cuando nos Rebelamos contra Dios

Cuando nos Rebelamos contra Dios

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

Estudio de esta semana en el libro de Daniel. 1: 3,4 – 4

1:3 Y dijo el rey a Aspenaz, jefe de sus eunucos, que trajese de los hijos de Israel, del linaje real de los príncipes,

1:4 muchachos en quienes no hubiese tacha alguna, de buen parecer, enseñados en toda sabiduría, sabios en ciencia y de buen entendimiento, e idóneos para estar en el palacio del rey; y que les enseñase las letras y la lengua de los caldeos.

Anuncios


Estos varones de Dios fueron llevados a una cultura extraña, los sacaron les cambiaron el nombre, les enseñaron un nuevo idioma, quisieron cambiar su alimentación, y es aquí Daniel determinó en su corazón que iba a proponer que no se contaminaría con nada. Propuso en su corazón que no tendría otro Dios que fuera su Dios a tal punto, que no le iba a contaminar ni siquiera con la comida que el Rey le ofrecía.

Este hombre de Dios un día se encontró en frente del rey Nabucodonosor, esta es la interpretación oh rey y la sentencia del altísimo. Allí estaba este hombre de Dios dispuesto a decir algo terrible al rey. A usted pueden echarlo de su trabajo o si dicen algo incorrecto, pero si Daniel decía algo incorrecto no solo lo echaban, sino que le hacían cosas terribles como echarlo en la jaula de los leones.

Pero a Daniel no le importo, no le importo cuando pecado existía delante de Él, su a alianza era con el Dios todo poderoso, entonces le dice:

4:24 esta es la interpretación, oh rey, y la sentencia del Altísimo, que ha venido sobre mi señor el rey:

4:25 Que te echarán de entre los hombres, y con las bestias del campo será tu morada, y con hierba del campo te apacentarán como a los bueyes, y con el rocío del cielo serás bañado; y siete tiempos pasarán sobre ti, hasta que conozcas que el Altísimo tiene dominio en el reino de los hombres, y que lo da a quien él quiere.

Anuncios


Palabras sencillas, Nabucodonosor te vas a volver loco; tus sueños significan que vas a estar como un animal. Tu que te vistes con ropas reales, debido a que has desconocido la autoridad del Dios omnipotente, vas a tener que sufrir por un periodo de tiempo. Te echarán de entre los hombres y estarás con las bestias. Daniel le dice, tú has creído que tú tienes el dominio de todo, y no has reconocido que es el altísimo quien lo tiene. Esto también puede ocurrir con nosotros, porque en mi reino, en mi hogar, en mi trabajo, en tu trabajo, en el reino de los hombres, en todo lo que tenemos y poseemos, Dios es el Rey.

4:26 Y en cuanto a la orden de dejar en la tierra la cepa de las raíces del mismo árbol, significa que tu reino te quedará firme, luego que reconozcas que el cielo gobierna.

Te está diciendo que tú no eres quien manda en la vida, que hay un Dios todopoderoso, entonces por la misericordia de Dios tú serás restaurado. Note que esto vino sobre Nabucodonosor porque cuando Dios da una sentencia, Él lo cumple.

No hay tranquilidad en el corazón tampoco, el orgullo es terrible sobre todo cuando este orgullo se interpone entre Dios y nuestra vida. Todo esto vino sobre el rey Nabucodonosor, se cumplió, el versículo dice:

Anuncios


Daniel 4:29 Al cabo de doce meses, se fija entra la sentencia y la aplicación de la verdad en la sentencia hay un año de gracia un año de misericordia, le está diciendo arrepiéntete Nabucodonosor.

Yo no sé cuántos años Dios le está hablando a usted tal vez diciendo lo mismo, Dice la biblia que por cuanto Dios no ejecuta un juicio inmediatamente sobre las malas obras de los hombres, los hombres tenemos la tendencia a perpetuar la maldad. Pero Dios al final va a imponerle su soberana voluntad. Al cabo de doce meses paseando en el palacio real no entendió nada, no había entendido el mensaje de Dios tan directo.

Los discípulos estuvieron 3 años y medio andando con el Señor y maestro, había cosas que al final no entendían. Que esto no nos mueva a criticar a los demás, sino a decir que también nosotros somos similares. A veces no entendemos las enseñanzas y a veces queremos vivir en rebelión, a pesar de que Dios nos dice que él tiene la autoridad nosotros queremos tomarla cuando Dios dice no tendrás Dioses ajenos, nadie debe tener autoridad sobre tu vida si no yo. Eso le pasó a Nabucodonosor; paseándose un día por el palacio ocurrió lo que Dios le había dicho:

4:30 habló el rey y dijo: ¿No es ésta la gran Babilonia que yo edifiqué para casa real con la fuerza de mi poder, y para gloria de mi majestad?

4:31 Aún estaba la palabra en la boca del rey, cuando vino una voz del cielo: A ti se te dice, rey Nabucodonosor: El reino ha sido quitado de ti;

Dios no admite dioses ajenos mi amigo. Dios quiere una alianza total, allí viene toda la repetición de la sentencia.

Algunas veces determina una sentencia como la pérdida del trabajo, situación de la salud. Y cuando Dios determina su juicio, aunque no toda pérdida de salud significa que Dios está ejecutando su juicio, hay determinados pecados personales que mueven a Dios a tener juicios personales aunque; no toda enfermedad es producto de un juicio personal. El v. 33 Entrega la lamentable consecuencia.

4:33 En la misma hora se cumplió la palabra sobre Nabucodonosor, y fue echado de entre los hombres; y comía hierba como los bueyes, y su cuerpo se mojaba con el rocío del cielo, hasta que su pelo creció como plumas de águila, y sus uñas como las de las aves.

Esta es una rebelión contra Dios, siempre digo que es un tiempo de locura temporal, usted no está bien de la cabeza yo no estoy bien de la cabeza, cuando decido rebelarme contra Dios. ¿Como rebelarme contra Dios? ¿Recuerdan al hijo prodigo? Teniendo todo dice; me voy no quiero nada.

Anuncios


Lo que más me encanta es cuando dice y volviendo en sí. Note que lo mismo ocurrió con el rey Nabucodonosor, primero él se creía que tenía todo el dominio el poder, él se creía el Dios de su vida como muchos agnósticos hoy creen, como muchos cristianos a veces creen que ellos son lo que gobiernan sus vidas, y tuvo que pasar por este tiempo terrible.

Dice luego Daniel 4:34 Mas al fin del tiempo yo Nabucodonosor alcé mis ojos al cielo, y mi razón me fue devuelta; y bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre, cuyo dominio es sempiterno, y su reino por todas las edades.

Mire como esta conectada una alabanza con la sanidad espiritual, con la sanidad emocional. Dice: mi razón me fue devuelta; y bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre, cuyo dominio es sempiterno, y su reino por todas las edades.

Acerca Carmen Garcia

Sierva de Dios. Amo a Dios y al Señor Jesucristo.

Revise también

La oración en boca de un hambriento

Debemos ser mejores

Predicas Cristianas Escritas; Este es el tiempo en que el Señor te llama para que hagas los cambios necesarios e incorpores las mejoras que te convertirán en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *