Inicio / Predicas Cristianas / En busca de relaciones puras

En busca de relaciones puras

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

Éxodo 20:14

INTRODUCCIÓN

Vivimos en una sociedad moralmente trastornada. Hemos visto cambios tremendos en los valores de nuestro mundo.

Hace unos meses atrás la gente se burlaba de que el regente de la Cd. De México cometía errores de gramática porque en declaraciones públicas usó las siguientes palabras: dijistes, hablastes, avisastes, etc.

Esto me recuerda el alboroto que pasó en EU cuando hace unos años un vicepresidente intentó corregir a un niño de primaria al escribir la palabra papa, pero el que realmente se equivocó fue él. Pero cuando el presidente Clinton admitió haber tenido un comportamiento inmoral, o cuando otros líderes están involucrados en actividad ilegal, o cuando el presidente Fox se volvió a casar aunque no en la iglesia… la gente simplemente se encoge de hombros.

Como podemos ver, hoy, lo insignificante se convierte en algo grande y lo grande se convierte en algo insignificante. El séptimo mandamiento es fácil de recordar, pues consta de sólo tres palabras: NO COMETERÁS ADULTERIO.

Pero es interesante que la mayoría de nosotros conoce a alguien que de una u otra forma ha estado involucrado en una relación de adulterio. Es casi una epidemia, y de acuerdo con el estado actual del mundo donde vivimos, no es de sorprenderse.

La pureza sexual ha sido reemplazada por el sexo recreativo. El matrimonio ha sido reemplazado por relaciones desechables.

Así que el séptimo mandamiento tiene mucho que decirle a nuestra sociedad contemporánea. En esta noche quiero que veamos este mandamiento explorando tres áreas: el mandamiento contra la infidelidad, el mandamiento implícito para el matrimonio y algunas implicaciones prácticas para nuestra vida diaria.

I. EL MANDAMIENTO PROHÍBE EL ADULTERIO

El adulterio se define técnicamente como una relación sexual entre una persona casada y alguien diferente del cónyuge. Es una ruptura del pacto de fidelidad que dos personas se han jurado. Otra definición: el adulterio ocurre cuando con una persona que no es tu cónyuge, tienes un comportamiento tan cercano que no te gustaría que tuviera tu cónyuge.

Pero creo que el adulterio es mucho más que una relación física impropia con alguien diferente de nuestra pareja. (Ilustración del cuadro que ilustraba el adulterio). Bueno, esta ilustración no estaba del todo fuera de lugar, pues el adulterio es cualquier cosa que disminuye o contamina la exclusividad de los votos matrimoniales.

Creo que el adulterio es cualquier cosa que amenace la confianza de nuestra pareja en nosotros. Es cualquier comportamiento que debilite la relación con él o con ella. Es cualquier acción que nos acerque más con otra persona de lo que estamos con nuestro cónyuge.

Supe de un caso de un hermano que destruyó su hogar por tener una compañera de oración con quien oraba regularmente por asuntos que no discutían con su esposa. Él fue permitiendo que esta mujer fuera acercándose cada vez más en la intimidad de oración más que con su esposa hasta que cayeron en adulterio. Es una ruptura del pacto de fidelidad.

Cuando una persona se ve envuelto en una relación adúltera ha escogido buscar y satisfacer sus propios deseos rompiendo en pedazos las promesas hechas al esposo. Pero no se da uno cuenta la etiqueta del precio. El precio es muy alto.

A. El adulterio es una violación del orden de Dios.

En el mismo primer libro de la Biblia se nos dice que el pan de Dios es que el hombre y la mujer se ufanan en uno. Desde los días de la creación podemos ver que el matrimonio fue diseñado para que fuera algo permanente.

El hogar ha sido diseñado para que sea el lugar donde los hijos reciban una educación con valores que glorifiquen a Dios.

Dios estableció que el lazo de unión entre un hombre y una mujer sea l más lazo más grande de todos. El sexo ha sido diseñado para que dos personas lleguen a ser una sola. Es más, cuando se describe la relación de Dios con su pueblo, la Biblia usa como comparación el adulterio. De modo que el adulterio viola el diseño de Dios.

B. El adulterio produce dolor.

Sólo pregúntele a alguien que haya sido víctima de una relación adúltera y enseguida podrá percibir la profundidad del dolor, y de la tristeza que se ha vivido. Alguien describió el sexo como un gran río que es bueno, muy largo, hondo y en el que no hay ningún peligro mientras se mantenga en su nivel correcto. Pero en el momento en que el río se salga de su cauce se vuelve destructivo.

De igual manera, cuando el sexo se sale de lo limites puestos por Dios, se vuelve completamente destructivo. Las personas que han caído en este pecado con frecuencia salen con que “Es que no sabes lo que viví”. ¿Y qué? Las circunstancias difíciles no justifican un comportamiento equivocado y pecaminoso.

El adulterio NUNCA es la opción correcta.

No es un paso hacia adelante en busca de una mejor relación. Es un paso hacia atrás que nos aleja más de esa relación. El adulterio afecta a más que a las dos personas involucradas. Para el cónyuge abandonado por adulterio:

Se destruye la confianza, sentimiento de haber sido usado, un sentimientode abandono, de traición, de fracaso, ira, humillación (si otros se enteraron). Para los hijos, la pérdida del sentido de armonía en el hogar y tensión que los desgasta cuando pelean los esposos, falta de respeto por al padre ofensor, la pena que viene por no ver a sus padres juntos. Como podemos ver, el pecado sexual echa a perder muchas vidas además de la nuestra.

Acerca Félix D. Ramírez Montalvo

Soy un pastor bautista reformado y profesor de consejería bíblica. Mérida, Yucatán, Mexico

Revise también

Cuando el silencio de Dios te cura - Central de Sermones

Legado del padre ante la oportunidad de su hijo hacer grandes cosas.

Predicaciones Cristianas... Cuando vas a guiar a tus hijos en el camino de la vida, este es el precepto que has de seguir: Dios está en primer lugar. Si Él no..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *