Inicio / Predicas Cristianas / Transformando una tormenta en una victoria

Transformando una tormenta en una victoria

Job 1:1-22

INTRODUCCIÓN

Señala la Biblia, en el libro de Hechos de los Apóstoles, capítulos 6 y 7, como un hombre, llamado Esteban, quien lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y señales en medio del pueblo Judío. A tal punto que los adversarios de Jesucristo, no resistían la sabiduría y el espíritu con que hablaba. Entonces, usando las trampas de Satanás, fue acusado injustamente, de haber blasfemado contra el nombre de Moisés, y de Dios.

Anuncios

Este hecho, narra la Biblia, lo condujo, después de su captura y posterior presentación ante el concilio, a la muerte, pero antes, Esteban, con rostro de ángel, dijo: “… veo los cielos abiertos, y al Hijo del hombre, que está a la diestra de Dios…”(Hechos 7:56), esta situación, fue la gota que derramó la gota de agua en la vida de Esteban y acto seguido, señala la Palabra, fue apedreado, pero mientras lo hacían, Esteban oraba y decía: “Señor Jesús, recibe mi espíritu. Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: Señor no le tomes en cuenta este pecado!”(Hechos 7:59-60).

Interesante historia, ¿no crees?, la misma fue construida directamente, sobre la vida de este hombre, quien la ofreció, por una verdad, la de Jesucristo. De la misma surgen algunas interrogantes:

¿Por qué en la vida del creyente, a menudo, se presenta la prueba en forma de tormenta, y en algunos casos, en cuadros de tragedia humana?

¿Es que acaso, la prueba o la tormenta, llega exclusivamente por causa del pecado?

Anuncios

¿Puede llegar la prueba, por medio de Dios? ¿Por qué?

¿Cómo debemos enfrenar una tormenta dentro del propósito de Dios?

¿Cómo podemos transformar una tormenta, en victoria?

Esta y otras interrogantes, la resolveremos, analizando el tema de hoy:

“TRANSFORMANDO UNA TORMENTA, EN VICTORIA”, vamos al libro de Job 1:1-22.

Anuncios

A la luz de esta historia, podemos reconocer tres principios, que nos permitirán salir victoriosos de en medio de la tormenta:

1. PRESENTAR UN VIDA INTEGRA A LOS OJOS DE DIOS (V1,V8)

Revisando los versos 1 y 8, el concepto de integridad para el Señor nuestro Dios, se puede definir como: “La distinción que recibe una persona de parte de Dios, que lo hace perfecto, recto, temeroso de Él, y apartado del mal”, es decir una persona que por misericordia divina, es probo, no le falta ninguno de los requisitos, exigidos por El Señor nuestro Dios, para calificar en la llenura de su gracia y su bondad. El mejor ejemplo de una vida integra, lo representa Nuestro Señor Jesucristo, transitó durante 33 años, por un camino, recto, probo, impecable, ahora bien, valdría la pena preguntarse: ¿Por qué si Dios quería redimirnos de la culpa del pecado, permitió que Jesucristo, viviera 33 años?,¿Por qué no tomó la decisión de que viniera al mundo e inmediatamente, muriera?, ¿Por qué no vivió, algunas semanas o solo un año?.

Hay una sola respuesta, por que él sabía que usted y yo, en algún momento de la vida, Sufriríamos, nos cansaríamos, nos perturbaríamos, y seríamos objeto del dolor, tanto físico, como del alma. Él sabía que en algún momento de la vida, creyentes y no creyentes, pasarían en medio de tormentas, que en ocasiones rayarían en tragedias. El quiso, por amor a mi y a ti, sufrirlas en el camino al calvario y en la cruz, para que a través de ellas, revelarte el significado de su entrega. Dice su Palabra en 2 Corintios1:3-5:”Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación. El cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros, consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios. Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abundan también por el mismo Cristo, nuestra consolación”. Si nosotros como personas íntegras, probas, sufrimos tribulaciones, pruebas, tormentas, es por que Dios, nos ha concedido un privilegio, te lo voy a revelar en esta mañana:“ DIOS CONFÍA EN TI Y EN MI”. Él sabe que en tu integridad, capearás exitosamente, la tormenta, vencerás en la prueba, saldrás adelante en las dificultades y te hará un hombre confiable a sus ojos, para asignarte mayores responsabilidades de las que tienes ahora.

Otro ejemplo Bíblico, lo encontramos en José, hijo de Jacob, este hombre, prácticamente, hizo de la tormenta su hábitat natural, fueron muchas las tormentas por las que atravesó desde muy temprana edad:

Sintió el celo, la cizaña, la envidia de sus hermanos.

Vivió la soledad en medio del dolor.

Tuvo que adaptarse a cambios bruscos en su vida.

Vivió lo que vivían los esclavos, presos.

Soportó la tentación del pecado sexual.

Pero todas estas tormentas, formaron en José, un carácter que años mas tarde, lo llevó a convertirse en el hombre más importante, conjuntamente con el Faraón, de una nación extranjera, de Egipto. ¿Cuál fue el secreto de su éxito?, ¿Qué lo hizo soportar tantas tormentas y convertirlas, luego en una resonante victoria? Fueron varias razones, que lo exaltaron como un hombre importante, pero en función del análisis planteado, se puede afirmar que fue “SU INTEGRIDAD”. Pero ¿Estuvo José solo en estas tormentas?, la respuesta es, NO, él fue consolado por Dios Padre, lo que quiere decir que se reafirma la promesa contemplada en 2 Corintios 1:3-5, nuestro consolador en medio de la tormenta, es el mismo Señor Jesucristo, en presencia de su Maravilloso Espíritu Santo “Y yo le rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre” (Juan 14:16).¡ Tremendo regalo, si llevas una vida integra , el mismo Señor Jesús en la persona de su Espíritu Santo, estará consolándote, en medio de la tormenta!.

Acerca Pedro Araujo Lemus

Pedro Araujo Lemus. Comunidad Cristiana Luz y Vida. Mérida Venezuela

También Revise

Abre tus ojos espirituales

Predicas Cristianas... Sus ojos físicos pueden ver todo lo que le rodea en el mundo físico pero no en el campo espiritual; una persona que no puede ver está atada..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *