Las palabras más hermosas del mundo

Temas para Predicar

Texto Bíblico principal: Y dijo a Jesús: acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces Jesús le dijo: de cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.” (Lucas 23:42-43)

Recompensa de pecado

Todo en esta vida tiene consecuencias. Lo que hacemos y lo que haremos en el futuro tiene su recompensa, sea esta buena o sea mala. Podríamos pensar que los malhechores, quienes hacen el mal abiertamente son los que recibirán castigo por sus pecados. Pero en realidad todos algún día tendremos que comparecer ante el tribunal de Dios y ahí se nos dará la recompensa que merecemos. 

Si bien quienes hacen el pecado abiertamente está previsto que reciban castigo de parte de Dios, hay personas que aparentan una vida de piedad cuando en realidad están alejados de Dios. Estas personas pueden engañar a muchos, pero Dios conoce el pensamiento y el corazón de cada uno. Esto nos deja ver que las obras pueden engañarnos y aunque una persona tenga buenas obras y buenas intenciones no necesariamente se traduce en estar cerca de Dios.

Anuncios

No podemos conocer el pensamiento de un apersona ni sus intenciones, pero ante Dios no hay nada oculto. Dios puede conocer las intenciones del corazón y los pensamientos más profundos del ser humano. De Dios nasa se puede ocultar, ante Él somos transparentes y pude ver incluso nuestros pensamientos más profundos, esos que creemos que nadie se enterara Dios lo conoce. 

El Señor dice que la paga del pecado es muerte. Es fácil de entender, hacemos pecado, debemos esperar la muerte en nosotros. Pero no solamente la muerte del cuerpo, sino la muerte eterna, donde perecerán todos aquellos que no haya reconocido a Jesucristo como salvador. 

Pero aquellos que hayan confesado con su boca y creyeres en su corazón en Jesucristo, estos reciben perdón de pecados y la vida eterna. Pero no han recibido el perdón y vuelven a vivir en pecado, sino que se dedican noche y día a hacer la voluntad de aquel que nos amó hasta el infinito.En Cristo tenemos el perdón de pecados y una nueva vida en Dios.

Los pecadores junto a Jesús

Cuando Jesús fue crucificado, dice su palabra que junto a Él pusieron a dos malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. La biblia no especifica las maldades que estos dos hombres habían cometido durante toda su vida. Probablemente hayan robado o asesinado, no lo sabemos y solo podemos especular. Algunos dicen que eran agitadores sociales, pero sea cual fuere su pecado estaban junto a Jesús en su muerte.

Anuncios

Los nombres de ellos tampoco se mencionan en ninguno de los evangelios. No sabemos su nombre, de donde eran originarios, si tenían familia o no. No sabemos nada de ellos más que estaban siendo crucificados al igual que nuestro Señor. 

Pero estando en la cruz sucede que uno de ellos le habla a Jesús injuriando. Este malhechor, al igual que los soldados y muchas personas que estaban en el lugar le decían a Jesús que si verdaderamente era el Cristo que descendiera de la cruz. Este hombre le decía estas palabras al Señor, además de decirle que lo salvara a ellos también.

No hay duda que el Señor hubiera podido hacer eso en un instante, llamar legiones de ángeles y defenderlo. Pero su amor por la humanidad fue mayor y por amor sufrió como oveja al matadero. Este hombre no creía que Jesús fuera el Hijo de Dios, pero intentó con sus palabras conseguir algo, como una última opción buscaba solamente el favor de Jesús sin creer en Él.

El otro Malhechor reconoce que Jesús ciertamente es condenado sin razón, más ellos están pagando las consecuencias de sus actos. El segundo hombre reconoce que hubo justicia en su condenación a muerte, sabe que lo que ellos hicieron estuvo malo y con justicia están siendo castigados. En lugar de injuriar a Jesús este hombre le reconoce como el Hijo de Dios y le pide que se acuerde de él cuando regrese por su iglesia.

Las actitudes son totalmente diferentes, uno es incrédulo pero busca una salida, como siempre lo hizo en su vida, el otro reconoce sus pecados y que está recibiendo justicia divina, reconoce a Jesús como el Hijo de Dios y en su declaración y arrepentimiento por sus actos le pide ese perdón a Dios. La misma situación y la misma vida de pecado tuvieron estos dos hombres, pero al final uno reconoció sus pecados y a Jesús como salvador y el otro no lo hizo.

Anuncios

Las palabras de Jesús

La respuesta de Jesús al segundo malhechor fue suficiente para tener paz en medio de la tormenta. Fue suficiente para que este hombre pudiera morir con felicidad. Pudiera recibir redención de una vida entera de pecado. Un instante fue suficiente para cambiar el destino de toda la eternidad de este hombre que moría junto a Jesús. 

No hay comparación al sufrimiento que ellos sufrieron siendo ejecutados de una manera humillante a una eternidad en el lago de fuego. Más al reconocer a Jesús, el segundo malhechor obtuvo el perdón de sus pecados y no hay condenación para él. Pues el Hijo de Dios le ha redimido, le perdona de todo pecado. Pero el otro malhechor al no reconocer a Jesús y no arrepentirse por su vida de maldad no recibió el perdón de pecados, él debió recibir el castigo que merecían sus actos. 

Jesús le dice a este segundo hombre “De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23:43). Después de recibir condenación por la sociedad, por los políticos, por todas las personas en el camino a la ejecución, por todo el mundo, las palabras de Jesús le permiten tener paz, dejar todas sus cargas y ser libre de una vida entera cargando el peso del pecado.

Conclusión

De la misma manera Jesús quiere perdonar a toda la humanidad de una vida de pecado, de una condenación eterna, solo debemos recibirle en nuestro corazón y pedirle perdón por nuestros actos. Él es fiel y justo para perdonarnos, solo pide que no pequemos más, sino que perseveremos en su palabra. Así un día el Señor nos recibirá en el cielo y nos dará la bienvenida al paraíso, donde está Él, dónde está ese hombre que murió en la cruz y le aceptó, dónde están los santos que han ganado la batalla.

© Francisco Hernández. Todos los derechos reservados

Central de Sermones… Temas para Predicar

Acerca Francisco Hernandez

Dedicado a la obra de nuestro Rey y Salvador Jesucristo. No soy pastor de una iglesia, solo miembro, pero me gusta redactar predicaciones y estudios biblicos para cumplir con la gran comision. A Dios sea toda la gloria.

También Revise

Reflexiones Cristianas.. Predicar yo, ¡Ni que fuera pastor!

La gran comisión

Temas para Predicar, No nos cansemos de llevar el mensaje a todas partes, el Espíritu Santo está de nuestro lado para ayudarnos. El mundo está necesitando...

Un comentario

  1. Gerardo cervantes

    Bonito mensaje y sin duda hay mucho que reflexionar en esta palabra mis Deseos es que Dios te bendiga y te de palabra para compartir Amén!

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.