Inicio / Estudios Biblicos / Debilidades del alma

Debilidades del alma

Estudios Biblicos – Predicaciones Cristianas

Un saludo afectuoso a todos aquellos que en este momento y este lugar leen este material. Soy Moreiba Cabrera, pastora de la iglesia Nueva Vida de Madrid, España y pido a Dios, que ahora mismo, Él abra tus oídos espirituales, para que entiendas este mensaje y para que desde hoy en adelante tu vida cambie, y nunca más vuelvas a ser el mismo. Espero que pueda ser para ti, de ayuda espiritual y de mucha bendición.

INTRODUCCIÓN.

Comenzaré una serie de conferencias con temas relacionados con la sanidad interior, a los cuales les he puesto como título “Las Debilidades del Alma”.

No pretendo hacerme pasar por una experta en la materia; sólo quiero dejarte algunos consejos que pudieron serme de mucha ayuda en mis años de niñez y de adolescencia y nadie me los dio; y que éstos mismos consejos, a su vez, puedan ser de ayuda a todo aquel que lo necesite; para aquel que siente una herida abierta en su alma y no sabe cómo cerrarla. Para aquel que tiene una debilidad en su alma.

DEBILIDADES DEL ALMA.

Al hablar de debilidades del alma, podemos llegar a preguntarnos, ¿Será que el alma puede ser fuerte o débil? Para saberlo comenzaremos conceptualizando primero la palabra débil:

DÉBIL: A simple vista podemos definir débil como contrario de fuerte. Pero significa bastante más. Viene del latín débilis. Esta palabra es una palabra compuesta; está formada por la palabra hábilis, precedida del prefijo “de”, que expresa separación, alejamiento, falta o cesación. El significado propio sería, la falta de habilidad o aptitud, el no cumplir con la capacidad que se exige. Así, si hábilis, es el que tiene, o lo que se puede tener, débilis será lo contrario… lo que no se puede tener; si hábilis, es lo que sienta bien, lo cómodo, lo ligero, lo apropiado, lo que va bien para algo, débilis será…. lo que no sienta bien, lo incómodo, lo pesado, lo inadecuado, lo que no va bien para algo. Débil es en latín no tanto lo que es flojo, sino aquello que es causa de su flojera, de su debilidad, que no funciona, o que lo hace deficientemente.

A grandes rasgos, hemos visto primeramente, lo que significa débil; ahora vamos a analizar en segundo lugar, el significado de alma:

Etimológicamente, el término alma, se relaciona con la respiración, con el aliento, entendidos como manifestación de la vida.

El alma es la dadora y portadora de la vida; es la conciencia del hombre y expresa la total personalidad del hombre. El alma es más sensible que el cuerpo, ya que está en un grado mucho mayor. Es en el alma donde están depositados nuestros sentimientos y emociones, nuestras pasiones y deseos, nuestros conocimientos y voluntad.

La biblia dice en 1 Tesalonicenses 5:23 “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.” Aquí nos dice que el hombre consta de tres partes, es decir, que es “tripartito”: Cuerpo, Alma, y Espíritu.

El alma, juntamente con el cuerpo y el espíritu del hombre, fue afectada por el pecado en el huerto del Edén, cuando Adán y Eva pecaron. Desde ese mismo momento de la caída, esas tres áreas del ser humano han sido atacadas por el diablo para destruirlas, pero creo firmemente, que el área donde más sutilmente ataca, es en el alma, y ¿Cómo lo hace? Provocándole afecciones que la debilite, que la hiera y la vuelvan insensible, perdiendo así por completo, el propósito para lo cuál Dios la creó. Haciendo que a través de experiencias traumáticas, el alma, o la persona en sí, no se sienta bien, sino que se sienta incómodo, pesado, inadecuado, que no vaya bien, que no funcione bien, o lo hace deficientemente.

Conociendo ahora el concepto de debilidad y el de alma, podemos preguntarnos:

I. ¿QUÉ SON DEBILIDADES DEL ALMA?.

Comenzaremos a estudiar lo que dice la Biblia al respecto. En Isaías 53:4, dice: “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores”. La palabra “Llevó él nuestras enfermedades” significa, que Cristo llevó en la cruz nuestros quebrantos, nuestras indisposiciones corporales, como una carga pesada sobre sus hombros.

En el vocablo hebreo que se traduce “Llevar” o tomar, hay probablemente una doble noción, él llevó sobre sí nuestras enfermedades como sustituto, y asimismo las quitó… Cristo en su perfecta humanidad fue afligido corporalmente por nosotros y sufrió todas nuestras aflicciones.

Cuando habla Isaías de “nuestros dolores” también habla estrictamente de sustitución; pero en esta oportunidad, no se refiere tanto a las enfermedades físicas, sino a los dolores mentales, a las enfermedades o heridas del alma.

Éste mismo versículo aparece en Mateo 8:17 y cambia la palabra dolores, por dolencias: “Él mismo tomó nuestras enfermedades y llevó nuestras dolencias”. Usa la palabra “dolencias” en sentido figurado por pecados, los cuáles son la causa de ellas.

El Salmista David también habla de ello en el Salmo 103:3. “El es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias”. El pecado y la enfermedad están éticamente relacionados como causa y efecto. Cristo llevó en la cruz del calvario todas nuestras enfermedades físicas, mentales y espirituales con el propósito de que nosotros no tuviéramos que sufrirlas y que si llegáramos a tenerlas, confiar que Él nos puede sanar y liberar.

Cuando hablamos de las debilidades del alma, hablamos de éstos “dolores” descritos por Isaías, de éstas “dolencias” descritas por David y por Mateo; pero también hablamos de las “debilidades”, o flaquezas, mencionadas por Pablo en Romanos 8:26. “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles”.

La idea de éste versículo es la lucha por expresar los deseos de nuestro corazón, las emociones contenidas, las tristezas acumuladas, y no poder hacerlo; entonces el Espíritu Santo intercede por nosotros con gemidos indecibles para que le expresemos lo que hay dentro de nuestra alma y así ayudarnos.

Quiero de todo corazón que con la ayuda de Espíritu Santo de Dios, podamos descubrir cuáles son nuestras debilidades del alma para convertirlas en fortalezas.

Vamos a estudiar a continuación una de las debilidades del alma que más afecta a las personas en la actualidad, esta es la amargura; analizaremos su significado, las causas por las que nos llenamos de amargura, sus consecuencias, lo que nos dice la Biblia en cuanto a la amargura; narraremos algunos casos actuales y mencionaremos algunos pasos a seguir para su solución.

Acerca Moreiba Cabrera

Revise también

Predicas Cristianas - ¿Dónde están los Elías de Dios?

¿Dónde están los Elías de Dios?

Estudios Biblicos - Cuando leemos la historia de Elías encontramos a un hombre que en verdad vivía para su Dios, la historia nos enseña que Elías no llegó en el mejor tiempo del pueblo Judío...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *