¿Debe la iglesia cristiana enseñar el diezmo?

Estudios Bíblicos

Prédica de Hoy: ¿Debe la iglesia cristiana enseñar el diezmo?

© Russell Earl Kelly, Ph. D. Todos los derechos reservados.
Traducción por Román Quirós M.

CONTENIDO

Introducción

Sección uno: Definición y diezmos antes de la ley

Capítulo 1 – Origen y definición del diezmo
Capítulo 2 – Génesis 14; Abraham, Melquisedec, y las costumbres árabes
Capítulo 3 – Génesis 28:20-22; trato y negocio de Jacob con Dios

Sección dos: El diezmo bajo la ley mosaica

Capítulo 4 – Números 18; el oscuro estatuto/ordenanza en que se basa el diezmo
Capítulo 5 – Levítico 27:30-34; “Santo es al Señor”
Capítulo 6 – Los diezmos reemplazaron la herencia en territorio
Capítulo 7 – ¿Cuántos diezmos? ¿10%, 20%, o 23 1/3%?
Capítulo 8 – Deuteronomio 12 y 14; extraños hechos sobre el diezmo
Capítulo 9 – Los pobres no diezmaban; Jesús no diezmó
Capítulo 10 – 1 Samuel 8:14-17; 1 Crónicas 23:27; reyes, diezmos, e impuestos
Capítulo 11 – 2 Crónicas 31; el rey Ezequías reestableció el diezmo
Capítulo 12 – Nehemías: El contexto de Malaquías
Capítulo 13 – Malaquías: Ministros que roban a Dios
Capítulo 14 – Mateo 23; Lucas 11; Jesús apoyaba el diezmo bajo la ley
Capítulo 15 – Lucas 18:12; un fariseo se jacta del diezmo que entrega

Sección tres: El nuevo pacto y la ley

Capítulo 16 – Hechos 15 y 21: Transigencia y confusión
Capítulo 17 – Hebreos 8 y 2 Corintios 3: Un pacto nuevo y mejor
Capítulo 18 – El cristiano, la ley mosaica, y la “ley” de Cristo

Sección cuatro: Textos importantes post-Calvario

Capítulo 19 – Hebreos 7; el sumo sacerdocio de Cristo abolió el diezmo
Capítulo 20 – Efesios 2:14-16; Colosenses 2:13-17; la ley de las ordenanzas terminó en el Calvario
Capítulo 21 – 1 Pedro 2:9-10; el sacerdocio de los creyentes abolió el diezmo
Capítulo 22 – 1 Corintios 9; Pablo rehusó su “derecho” menor a ser sostenido
Capítulo 23 – 1 Corintios 16; dar para los santos necesitados
Capítulo 24 – 1 Timoteo 5:17; digno de doble honor
Capítulo 25 – Objeciones misceláneas

Sección cinco: Algo nuevo y mejor reemplazó el diezmo

Capítulo 26 – Chafer y Walvoord sobre el dar en el Nuevo Testamento
Capítulo 27 – 2 Corintios 8 y 9; un sermón usando los principios del dar de gracia
Capítulo 28 – Hechos 20:16-35; un sermón ignorado y ejemplo para predicadores

Sección seis: Historia secular, ética, y resumen

Capítulo 29 – Una historia de la iglesia secular sobre el dar
Capítulo 30 – Principios del diezmo para las iglesias que enseñan el diezmo: una sátira
Capítulo 31 – Difundir el evangelio sigue siendo nuestro llamado

Bibliografía

Acerca del autor

INTRODUCCIÓN

Cada uno dé como propuso en su corazón; no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre (2 Cor. 9:7).

Según el Nuevo Testamento, es claro que los cristianos deben dar, aun con sacrificio, para satisfacer las necesidades del misterioso organismo viviente, la iglesia, el cuerpo de Cristo, en el cual son llamados a servir.

Dar es parte importante de la nueva naturaleza que los creyentes tienen en Cristo. Los cristianos dan, no a causa de ningún mandamiento o amenaza de maldición por no dar, sino porque dar es parte de su nueva naturaleza.

Este libro apoya plenamente este dar como una ofrenda de buena voluntad y una respuesta de fe del corazón motivado por el amor y el Espíritu Santo. Sin embargo, este autor está igualmente convencido de que predicar un diez por ciento obligatorio (llamado diezmo) del ingreso bruto, sin importar las circunstancias, es antibíblico y hace más mal que bien al cuerpo de Cristo.

Muchas iglesias enseñan que el diezmo es obligatorio y que los cristianos tienen que dar el diez por ciento de su ingreso bruto a la iglesia. Otras enseñan que los principios de dar en el Nuevo Pacto no incluyen dar obligatoriamente el diez por ciento del ingreso bruto.

A menudo, los que enseñan el diezmo desprecian a los que discrepan con ellos, considerando que, o no creen en la Biblia o no son cristianos maduros. A menudo, los puestos de dirigencia, como los de pastor, diácono, y maestro de escuela dominical se les niegan a los que no enseñan el diezmo, aunque éstos puedan estar bien capacitados y sobresalgan en la ganancia de almas.

El diezmo ha sido tratado como un tema tabú

Durante demasiado tiempo, el diezmo ha sido tratado como un tema tabú, prohibido en muchas iglesias conservadoras. Demasiados profesores de seminario informados observan en silencio mientras personas en los estratos más bajos escriben la literatura denominacional que promueve el diezmo.

Esta literatura de textos de prueba pasa por alto principios bíblicos de interpretación aceptados. Aunque ha habido un acuerdo general entre los evangélicos en relación con la inspiración de Biblia, la Trinidad, la deidad de Cristo, y el plan de salvación, continúa activa la discusión sobre los modernos profetas, el papel de Israel en la profecía, y los dones espirituales.

¿Es el diezmo es un mandamiento para la iglesia cristiana?

Sin embargo, en muchas iglesias conservadoras, carismáticas y evangélicas, nadie se atreve a cuestionar la idea de que el diezmo es un mandamiento para la iglesia cristiana.

En mayo de 1999, en respuesta a mi solicitud sobre el mejor material y los mejores libros sobre el diezmo, el Dr. J. David Carter, principal especialista en mayordomía para Recursos Cristianos de Vida de la Convención de los Bautistas del Sur, me sugirió que usara Partners With God, Bible Truths About Giving [Socios Con Dios, Verdades Bíblicas Sobre el Dar] por Bobby Eklund y Terry Austin, “como plataforma para su investigación adicional en el diseño de su trabajo” (1). De acuerdo con la página en que aparece el derecho de autor, “este libro es el texto para el Curso 05-104 en el tema Curso de Estudio Sobre la Doctrina Bautista en la Iglesia” (2).

Partners with God tiene 142 páginas y sólo dedica las páginas 63-79 al diezmo. Eklund comienza su discusión sobre el diezmo atacando a los que discrepan con su posición. En la página 63, comienza la sección sobre el diezmo con una historia verdadera de una madre que mató a sus dos hijos y luego se suicidó porque pensaba erróneamente que tenía cáncer terminal.

Eklund entonces escribe: “Este relato trágico y extremo ilustra una importante verdad: creer en una mentira siempre conduce a la tristeza y la destrucción”. “La mentira [de Satanás] simplemente afirma que el diezmo es una práctica del Antiguo Testamento que ya no es válida para el cristiano del nuevo pacto. Este engaño ha encerrado a muchos cristianos en la esclavitud financiera y ha robado a la iglesia una considerable porción de recursos monetarios” (3).

Nuevamente, es tiempo de que los cristianos conservadores discutan abiertamente e investiguen la doctrina del diezmo usando probados principios bíblicos de interpretación para ponerse de acuerdo sobre esta vital doctrina. ¿A qué le tememos?

¿No es de extrema importancia para el crecimiento de la iglesia descubrir y actuar según la verdad de la Palabra de Dios? ¡Ciertamente el Espíritu Santo no quiere que la iglesia ignore este punto difícil!

Puesto que en cada lado del problema hay iglesias muy grandes que tienen mucho éxito en ganar almas, estoy convencido de que el evangelismo, no el diezmo, determina el éxito financiero de una iglesia.

Como se dijo anteriormente, este libro no debe en modo alguno ser interpretado en el sentido de disminuir la importancia de dar ofrendas voluntarias cristianamente para ayudar a sufragar las legítimas necesidades en el nuevo pacto.

Este libro contesta la pregunta: “¿Se da en la iglesia por ley, por necesidad, por exactitud y obligación, O es totalmente una respuesta por fe, enteramente del corazón?”

Según la Escritura, es claro que conocer la verdad nos hará libres del error (Juan 8:32), y que actuar sobre esa verdad nos acerca a Cristo (Juan 3:21). Al evitar este problema, la iglesia está perdiendo las bendiciones y la santificación de Dios (Juan 17:17).

Como en cualquier otra doctrina bíblica, cada cristiano tiene una responsabilidad individual de saber personalmente lo que dice la palabra de Dios. Tal es el propósito de este libro. La mayordomía total está más allá de su esfera.

Se ha incluido cada uno de los textos, desde Génesis hasta Apocalipsis, que se refiere al diezmo y su equivalente, la décima parte. A esto le sigue un vistazo a los conceptos de “ley” y “pacto”.

Luego, se examinan los principios del nuevo pacto relativos a dar dinero y especie. Se ha incluido un examen de la iglesia primitiva antes del Concilio de Nicea, con muchas citas claves de reconocidos historiadores cristianos sobre el tema de la organización de la iglesia primitiva y el dar.

La siguiente lista incluye cada uno de los textos bíblicos sobre el diezmo.

Génesis 14:17-20
Génesis 28:20-22
Levítico 27:30-34
Números 18:19-28
Deuteronomio 12:1-19
Deuteronomio 14:22-29
Deuteronomio 26:12-13
1 Samuel 8:14-17
Amós 4:2-6
2 Crónicas 31:1-12
Nehemías 10_37-38; 12:44; 13:5, 12
Malaquías 3:10
Mateo 23:23; Lucas 11:42
Lucas 18:9-14
Hebreos 7:1-19

Ralph Bartlett, el evangelista llamado por Dios a quien ha sido dedicado este libro, ha ganado literalmente miles de preciosas almas para la gloria de Dios. Como yo mismo, creció bajo la enseñanza de iglesias que concuerdan con las premisas básicas de este libro en relación con la ley y el diezmo.

¡Cuán triste es descubrir que este gran hombre de Dios no es considerado apto para enseñar la clase de escuela dominical sólo porque cree que el diezmo no es una doctrina del nuevo pacto! ¡Qué terrible desperdicio de los dones y el llamado de Dios que Él ha puesto en su iglesia para su edificación! La iglesia de Dios en toda esta nación y este mundo sufre a causa de este pecado de no usar el don de este talento.

Quizás este libro pueda corregir este error.

© Russell Earl Kelly, 2007. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones .. Estudios Bíblicos

¿Debe la iglesia cristiana enseñar el diezmo? Capitulo I

Acerca Dr. Russell Earl Kelly

Dr. Russell Earl Kelly

También Revise

Predicas Cristianas - Cristianos Tibios - Laodicea

Mensaje a la iglesia en Laodicea

Estudios Bíblicos .. Laodicea presenta un problema especial: La autosuficiencia les había llevado hasta el punto de no comprender su pobreza, ceguera y desnudes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.