Inicio / Estudios Biblicos / La fe como fruto

La fe como fruto

Estudios Biblicos… Estudio Biblico

En la lección pasada analizamos sobre la fe que salva. Es esa fe puesta por Dios sobre todos nosotros, con el fin de llevarnos a la salvación; porque no quiere que ninguno se pierda; sino que todos procedamos al arrepentimiento (2 Pedro 3:9). Vimos también que es el hombre el que tiene el libre albedrío para dejar que esa fe afecte su mente, sentimientos y se decida por Cristo y sea salvo.

Una vez que ha tomado la decisión por Cristo, este es totalmente perdonado y comienza a pasar por un proceso de crecimiento y maduración hasta llegar a la imagen de un varón perfecto conforme a Cristo. Pero algo pasa con este tipo de fe, igualmente con las otras dos, y es que debe crecer.

La fe que salva, es como una semilla que necesita caer en buena tierra para crecer y multiplicarse. Por eso se entiende perfectamente la orden del Apóstol Pedro en el pasaje que estamos estudiando de 2 Pedro 1:5Añadid a vuestra Fe Virtud”, no se puede quedar tal cuál como cuando es recibida, sino tiene que crecer.

LA FE COMO FRUTO.

Anuncios

El segundo tipo de fe la encontramos en Gálatas 5:22Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, Bondad, Fe”.

En la Biblia, la palabra griega traducida como “fe” es “pistis”, que también puede traducirse como “fidelidad” (Nueva Versión Internacional). De hecho, según Zondervan NIV Bible Commentary, su significado en Gálatas 5:22 apunta más hacia el de “confianza o seguridad” (comentario de Gálatas 5:22).

La definición bíblica más clara de “pistis” se encuentra en Hebreos 11:1: “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”.

Por lo visto, la fe como fruto del Espíritu se traduce mejor como fidelidad. En Romanos 1:17 hallamos una cita que hace el apóstol Pablo de Habacuc 2:4. “Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá”.

Este texto en hebreo tiene definitivamente el sentido de “fidelidad”. Pero debemos recordar que en el Nuevo Testamento jamás se habla de la fe como una actitud mental solamente. Siempre se da la idea de fidelidad y obediencia a Dios.

Enlaces Patrocinados

En Gálatas 5: 19-23 (Leer), se hace un contraste bien marcado entre las obras de la carne y el fruto del Espíritu. Esto es también una prueba más de que la fe como fruto es esencialmente la fidelidad del cristiano.

La Biblia también nos dice que, como sucedió con Abraham, nuestra fe se desarrolla a medida que comprobamos la fidelidad de Dios a sus promesas y usamos el poder que nos ha dado por medio del Espíritu Santo para obedecerle y acercarnos a Él (Romanos 4:18-22).

Ser fiel a Dios implica confiar y creer plenamente en Él y todo lo que promete.

Además, en Hebreos 1 —comúnmente conocido como el “capítulo de la fe”— leemos que “Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía” (vers. 3). La fe nos confirma la existencia y amor de nuestro Creador y nos impide creer que la vida humana es producto del azar.

Pero la fe verdadera va mucho más allá de creer en algo; como dice Pablo, es un camino de vida: “por fe andamos, no por vista” (2 Corintios 5:7).

En Tito 1:9, Pablo también nos enseña que la fe implica lealtad, pues una de las cualidades necesarias en un ministro es ser “retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen”; es decir, ser leal a las enseñanzas de la palabra de Dios.

En otras palabras, el fruto del Espíritu de la fe implica confiar plenamente en Dios y permanecer fiel a Él y sus doctrinas.

¿Por qué quiere Dios que le demostremos lealtad?.

Hoy en día, la lealtad no es una cualidad común. El mundo está lleno de versiones diferentes de cristianismo, todas afirmando que son fieles a Dios y sus doctrinas pero dispuestas a tergiversar la verdad bíblica según lo que más les convenga. Y, a nivel personal, la infidelidad y deslealtad están simplemente fuera de control. Sin duda Cristo sabía lo que decía cuando preguntó si al venir “el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?” (Lucas 18:8).

Afortunadamente, Dios no ha dejado de ser fiel a su pueblo ni de esperar fidelidad por parte de ellos. Tal como sucede con todo el fruto del Espíritu, Dios hace su parte y espera reciprocidad.

Lamentaciones 3:22-23 nos recuerda que solo “Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad”. ¿Seremos tan fieles y leales a Él como Él a nosotros?

Mostrarnos fieles a Dios es la única manera de demostrarle cuánto confiamos en Él y cuán comprometidos estamos con su camino. Como dice Santiago 2:17-20, “la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma. Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras. Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan. ¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta?”.

Nuestra fidelidad —o falta de ella— inevitablemente influirá en la manera en que amamos a Dios y a otras personas y cuán leales seremos tanto a nuestro Creador como a nuestro prójimo y la sana doctrina.
Buenos ejemplos de fe.

Hebreos 11 menciona a Abraham y Sara como ejemplos de fidelidad por sus muchos actos de fe. Abraham se puso en las manos de Dios y dejó su hogar sin saber a dónde iba, habitó en tierra extraña con su esposa y esperó pacientemente en las promesas de Dios.

Por su parte, Sara confió en la promesa que Dios le había hecho y recibió fuerza para dar a luz aun siendo de edad muy avanzada. Además, cuando Dios le ordenó a Abraham sacrificar a su único hijo, él estuvo dispuesto a hacerlo porque confiaba plenamente en el poder de Dios para resucitarlo.

Acerca Moreiba Cabrera

Bendiciones a todos. Soy Moreiba Cabrera, pastora de la iglesia Nueva Vida de Madrid.

Revise también

La falsa profecía del 23 de septiembre de 2017

La falsa profecía del 23 de septiembre de 2017

Estudios Biblicos.. La falsa profecía del 23 de septiembre de 2017. ¿Está listo para el fin del mundo? Otra teoría predice el apocalipsis para este septiembre. Astrólogos y numerólogos..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *