Comunión con Dios

Predicas Cristianas

Introducción

Todo cristiano nacido de nuevo debe permanecer en comunicación con Dios para llegar a conocerle de forma íntima. Al conocerlo, poco a poco, el cristiano va adquiriendo esa sensibilidad a las cosas de Dios. Con la oración y la lectura de su palabra aprendemos de su voluntad, de su corazón y el propósito que tiene con la humanidad. Llegamos a tener la mente de Cristo, cuando somos renovados en nuestros pensamientos a través de su conocimiento (Efesios 4:23)

Esa comunión con Dios permite a cada uno llegar a ver los milagros que Él obra en beneficio de su pueblo. Así encontramos muchos relatos en la biblia de personas que estuvieron cerca del Señor y alcanzaron grandes cosas.

1. Comunión con Dios

La historia de cada uno de las personas que habitamos este mundo está llena de altos y bajos, bendiciones y tribulaciones. No llegamos a conocer a todos pero si a los que están alrededor, familia y amigos.

Tenemos una comunión muy especial con la pareja y lo hijos, les conocemos mejor que la mayoría de los que están alrededor. Y esas relaciones son muy importantes para cultivarlas. Se dice que una persona es afortunada si tiene al menos un amigo íntimo.

Es muy difícil contar con verdaderos amigos pues todos somos diferentes y para ser amigos necesitamos tener gustos y aficiones similares. Sin embargo nos esforzamos para cultivar amistades y compartir con ellas.

La comunión con Dios es mucho más importante que estas relaciones. Por supuesto eso no significa que debemos desatender a nuestra familia ni amigos, sino más bien ahora relacionarnos con cada uno de ellos en el amor de Dios. La comunión con Dios implica conocerle y hacer su voluntad. Esa comunión es integral que abarca cada aspecto de Dios.

a. Con el Padre (Salmos 25:14)

Sabemos que Dios es uno solo, pero se manifiesta en tres personas diferentes. Esta es una característica difícil de comprender pero es una realidad maravillosa cuando interactuamos con Él con cada una de las personas que integran a nuestro buen Dios.

En Salmo 25:14 leemos como a quienes temen a Dios les es revelado su pacto. El temor de Dios no es un temor de castigo, sino un temor de respeto. Le amamos y respetamos y no queremos ofenderle por ningún motivo, pues es nuestro Padre y le amamos.

Al tener esa comunión íntima con Dios padre nos revela sus secretos. Conocemos sus planes para con nosotros. Nos revela proyectos, nos muestra su poder con Dios creador y formador. Nos muestra su gloria como Rey de Reyes y Señor de Señores. Nuestro buen Dios quiere manifestarse a nosotros personalmente. No por medio de intermediarios sino directamente el Padre en comunión con nosotros. Es algo maravilloso.

b. Con el Hijo (1 Corintios 1:9)

Con la persona de Jesucristo tenemos más comprensión, pues se hizo hombre como todos nosotros. No se manifestó con su gloria celestial sino que fue como uno de nosotros. Cada limitación, dolor, tentación que podemos sentir Jesús lo experimento.

La diferencia es que Él nunca cometió pecado. Claro que en cualquier momento Él hubiera podido detener todo su trabajo en la tierra y cubrirse de gloria. Ángeles le habrían servido, legiones lo hubieran defendido pero por amor a nosotros decidió hacerse hombre.

Tenemos esa comunión con el Hijo y somos más empáticos pues como hombre sufrió y murió. Pero también resucitó al tercer día para que nosotros también muramos a nuestros pecados y resucitemos a una nueva vida. Hemos recibido ese perdón que el Hijo nos dio con su muerte.

Jesús derramó hasta la última gota de su sangre para redimirnos de todos nuestros pecados, el de toda la humanidad. Sabemos que Jesús tuvo amigos y sufrió con ellos, tuvo seguidores y también enemigos. También fue trabajador en esta tierra, se dedicó con José a la carpintería. También fue respetuoso de las leyes. 

De Jesús tenemos el ejemplo perfecto de lo que una persona debe ser y cómo conducirse en este mundo. Él se fue pero prometió regresar por nosotros. Su mensaje se quedó en esta tierra y se sigue predicando hoy en día, por todo el mundo.

Jesús también indicó que al conocerle a Él se conoce también al padre que le envió. Esto porque Jesús es Dios. Aceptamos al Hijo y su perdón de pecados. Aceptamos su sacrificio inmerecido para salvarnos. Aceptamos que es Dios hecho hombre. Aceptamos su amor.

c. Con el Espíritu Santo (2 Corintios 13:14)

Cuando Jesús se fue de la tierra dijo que no nos dejaría solos, sino que enviaría a la tercera persona de Dios, el Espíritu Santo. Él es la fuerza que convence al mundo de pecado. Es quien nos permite tener esa comunión íntima con Dios. Es quien quita la venda de nuestros ojos para que veamos la verdad. 

El Espíritu Santo es Dios, y es quien nos ha traído al conocimiento de Cristo. Ciertamente hemos escuchado el mensaje de algún predicador, algún amigo o simplemente leyendo las escrituras. Pero es el Espíritu santo el que nos convence de pecado. Quien nos acerca a Dios.

El Espíritu Santo es poder de Dios, y por medio de Él son hechos los milagros. Él imparte dones a sus hijos y da fortaleza al débil. Es quien nos permite esa sensibilidad de espíritu para poder comunicarnos con Dios y escucharle claramente cuando nos habla. El Espíritu Santo nos da denuedo para predicar, unción para orar unos por otros y discernimiento para mantenernos en el camino de Dios.

Dios se comunica con nosotros por medio de esa comunión con el Espíritu Santo. Así conocemos la mente de Dios. Estando en oración o leyendo su palabra podemos escuchar algún mensaje específico que Dios nos envía y por su Espíritu sabemos que es Él quien nos habla. 

2. Comunión unos con otros (Hechos 2:42)

Es interesante haber experimentado el llegar a una comunidad de personas, que al igual que uno han experimentado la gracia de Dios. Con quienes se puede hablar el mismo idioma. Con quienes hablamos de las maravillas de Dios y comprendemos perfectamente de qué estamos hablando.

Acerca Pastor Hernández

José R. Hernández; educación cristiana: Maestría en Teología. El Pastor Hernández y su esposa son ciudadanos de los Estados Unidos de América.

También Revise

Predicas Cristianas.. La supremacía de Cristo

La supremacía de Cristo

Prédicas Cristianas.. Lo que Pablo nos plantea es que ¡Cristo debe reinar en la iglesia! Él debe ser su vida y su razón de ser. La idea de primogénito que fue..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *