¿Por qué sufre la humanidad?

Predicas Cristianas

Introducción

Si un Dios benévolo y omnipotente controla todo lo que ocurre en el mundo, entonces ¿por qué él permite que los inocentes sufran, que haya guerras en que millones de seres humanos mueren y que las enfermedades maten a la gente cuando se hallan en la plenitud de su vida? ¿por qué hay violaciones a mujeres, homicidios, accidentes trágicos y niños que nacen ciegos o mentalmente retardados? [1]

Y cuando el sufrimiento o la aflicción nos toca directamente, nos volvemos a Dios para preguntarle: ¿por qué permites que esto me suceda? Y lo preocupante es cuando aparece la pregunta como Asaf en el Salmos 73, ¿Me conviene seguir adorando a un Dios que no me libera del mal que me aflige?

No pretendo abordar todo el tema, porque es suficientemente profundo y amplio, pero creo que a raíz de esta pandemia provocada por el coronavirus, vale la pena reflexionar sobre estas históricas preguntas. Les digo que no hay respuestas fáciles al enigma del sufrimiento.

Anuncios

La Perspectiva bíblica del sufrimiento

Aunque la Biblia no resuelve completamente el misterio acerca del sufrimiento humano, la explicación bíblica del origen de todos los males en el mundo es sencilla pero bien explícita. En Génesis 3 se nos cuenta la historia de la caída del hombre (genérico). Adán y Eva fueron creados por Dios sin pecado y sin la necesidad de pecar pero no incapaces de pecar. [2]

Dios quería que los seres humanos le sirviéramos libremente, de otro modo seríamos autómatas o máquinas sin voluntad propia. Por eso Dios creó al hombre con libre albedrío, es decir con responsabilidad moral; [3] con la libertad de tomar sus propias decisiones, tanto para hacer el bien como para hacer el mal.

Adán y Eva decidieron desobedecer a Dios. Ellos y hoy nosotros sufrimos las consecuencias. Porque cuando el pecado entró en el mundo, el dolor, la tristeza, el conflicto y la muerte entraron en la vida de los seres humanos (Génesis 3:16-19). Pablo lo confirma cuando dice en su carta a los romanos: “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.” (Romanos 5:12).

Pablo no está diciendo que el pecado se originó con Adán sino solamente que el pecado en el mundo, es decir, en el campo de la experiencia humana, empezó con Adán. El pecado tuvo su origen con Satanás, quien “peca desde el principio” (Isaías 14:12-15; 1 Juan 3:8).[4]

Anuncios

En realidad, todo el universo creado gime bajo los efectos del pecado y anhela la época del nuevo cielo y la nueva tierra que anuncian las escrituras (Romanos 8:20-23; 2 Pedro 3:10-18).

No podemos ignorar que satanás y las fuerzas demoníacas siembran constantemente el mal y el sufrimiento humano. Satanás estorba la obra de Dios, tienta a los hombres, y los emplea para perjudicar a los hijos de Dios y aún es capaz de usar las fuerzas de la naturaleza tales corno el relámpago, el viento y la enfermedad para afligir a los santos (Génesis 3:1-5; Job 1-2; 1 Tesalonicenses 2:18). El consejo bíblico es Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.” (Santiago 4:7).

Funciones bíblicas del sufrimiento que pueden resultar en el bien del hombre

La Biblia nos enseña que en innumerables ocasiones encontramos como el mal sirve para poner en relieve la compasión de Dios y su poder libertador; y llevar adelante sus propósitos eternos. José les dijo a sus hermanos «Vosotros pensasteis hacerme mal, pero Dios lo encaminó a bien” (Génesis 50:20).

La biblia revela que a veces el mal es un juicio correctivo de Dios y sirve como ejemplo a otras generaciones. Dios no dejó sin castigo al perverso mundo antiguo en los días de Noé, sino que envió un diluvio para juzgar la tierra porque estaba corrompida. (Génesis 6:12; Cf. 2 Pedro 2:5). En este mismo sentido la biblia también habla de la destrucción de las ciudades impenitentes de Sodoma y Gomorra poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente. (Génesis 19; 2 Pedro 2:6).

Las Escrituras enseñan que a veces el sufrimiento viene para enseñar lecciones que de otro modo no se aprenderían. (Deuteronomio 8; Oseas 11:1-4; Hebreos 12:3-11). Es bueno recordar que la corrección se basa en el amor de Dios por nosotros.

Anuncios

Dios nunca nos va a disciplinar porque disfrute hacernos sufrir, sino porque está muy preocupado por nuestra madurez como Padre amante. “No deseches, hijo mío, el castigo del SEÑOR; ni te fatigues de su corrección; porque el SEÑOR castiga al que ama y quiere, como el padre al hijo.” (Proverbios 3:11-12).

La biblia nos habla también que a veces el dolor o el sufrimiento puede ser un medio de mantener humilde a los siervos del Señor.

El propio Pablo dice: “Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera…” (2 Corintios 12:7).

Acerca David N. Zamora

Ministro Ordenado de las Asambleas de Dios, Pastor Principal de la Iglesia Misionera, A.D.,Inc., Tampa, Florida, EUA. Siendo muy joven comienza a servir al Señor en la Iglesia Evangélica Pentecostal de Cuba (Asambleas de Dios), de Las Tunas, donde se desempeña como maestro bíblico desde el año 1978. Su intensa y activa labor Pastoral en Cuba comienza en Enero de 1991. En abril de 1996 se gradúa de Bachiller en Teología y Biblia, por los Estudios Dirigidos de Superación Bíblica (EDISUB) de las Asambleas de Dios en Cuba. Obtiene su Licenciatura en Teología por medio del Instituto de Superación Ministerial de las Asambleas de Dios de América Latina (ISUM). El Pastor Zamora lleva mas de 42 años de casado con su esposa Raquel González. De esta unión matrimonial nacieron dos hijos: Merlyn David y Otoniel Zamora, quienes se desempeñan activamente, como Ministros de Música y Predicadores del evangelio de Jesucristo.

También Revise

Mensajes Cristianos.. ¿La Puerta de la Abundancia?

Las puertas de Dios

Predica Cristiana; hay una puerta que nos permite entrar a la presencia de Dios. Al atravesarla pasamos de un ambiente hostil y de muerte, a un ambiente de paz

Un comentario

  1. Me gusta predicar pero abese no puedo cordinar los mensajes que hago

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.