En los últimos días

Central de Sermones – Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Biblico:Tambièn debes saber esto: que en los postreros dìas vendràn tiempos peligrosos.” (2 Timoteo 3:1)

Introducción

Buenos dias y bendiciones. Por los últimos acontecimientos en el mundo muchos piensan que son los últimos días de este mundo. Ciertamente se ha roto todo pronóstico de todo tipo en lo que el año 2020 sería y no fue. Los indicadores muestran un panorama sombrío en todo sentido. 

No podemos determinar el momento en el que este mundo verá la venida del Hijo de Dios por su iglesia, pues el día y la hora solo el Padre la sabe. Pero como iglesia de Dios debemos estar preparados en todo momento como si fuera inminente. Jesús nos pidió que velaramos y estuviéramos preparados para su venida. Él viene pronto a buscar a una iglesia santa para llevarnos con Él a su reino.

Anuncios

Él que Dios no haya venido no es una demora en su promesa, sino que debemos verla como misericordia para aquel que aún no le ha conocido. Por eso el Señor no ha venido, porque tiene misericordia del perdido. Lo que sí sabemos es que Él viene pronto, pero no viene por cualquiera, sino por su esposa para llevar a las bodas del Cordero.

Pero además de las noticias negativas que vemos todos los días, hay algo que nos muestra que estos tiempos son difíciles y que la venida del Señor se acerca. Con ver el comportamiento de las personas y su relación con Dios nos indica que el Señor pronto vendrá. En su palabra encontramos las características que tendría la humanidad en los últimos días. Hoy más que nunca esas características pueden verse sin dificultad en la sociedad.

1) Soberbia (2 Timoteo 3:2)

2 Timoteo 3:2 inicia con una serie de comportamientos que tendrá la humanidad en los postreros tiempos. En esto podemos ver los tiempos de Dios y saber que está profetizado por el Señor que esto acontezca antes de su segunda venida.

Lo primero que nos dice este versículo es que vendrán hombres amadores de sí mismos. Personas que se anteponen a las necesidades de los demás y no les importa lo que está pasando a su alrededor en tanto que ellos se encuentren bien. Quizá el motivo de este comportamiento sea la soberbia misma, el sentirse superiores a los demás. Quizá sea por avaricia al buscar solo lo que les beneficia sin importarle los demás.

Anuncios

Pero no solo se comportan de esta manera con desconocidos, sino con amigos y personas cercanas. Incluso se comportan de esa manera con los padres y no existe el respeto hacia ellos. Dios nos manda que honremos a nuestros padres para que nuestra vida sea larga en esta tierra. Pero las personas en estos tiempos se han vuelto desobedientes a los padres y se comportan con ingratitud hacia ellos. Cada quien ve por los suyo propio, incluso reciben bien de los demás y son desagradecidos. 

Dios no nos ha llamado para que nos comportemos de esa manera, sino que quiere un comportamiento recto, agradecido. Dios quiere que honremos a nuestros padres y que seamos agradecidos con los demás. Y no solo agradecidos, sino que busquemos el bien de todos.  Dice su palabra que no debemos tener un concepto de nosotros mismos más del que deberíamos, sino que pensemos con cordura conforme a la medida de fe que Dios nos ha dado.

2) Aborrecedores de lo bueno (2 Timoteo 2:3)

El mundo hoy en día no solo tienen un concepto de sí mismo superior a los demás, sino que han visto la maldad y la buscan. Las personas no se detienen a pensar en la consecuencia de sus actos, se han decidido a vivir el momento sin importarle el destino de su alma eterna.

Para conseguir sus objetivos que no consideran a Dios, las personas están dispuestas a calumniar y a ser crueles con todo el mundo.

Uno de los fenómenos que vemos crecer cada día a nuestro alrededor es a las personas que se vuelven con facilidad intemperantes. La rapidez con que queremos las cosas nos vuelve cada día personas menos pacientes. Pero no solo eso sino que perdemos el sentido de que las cosas tienen una forma, un porqué, un modo de ser. Se pierde el sentido de mesura y todo lo queremos a nuestra propia manera, exagerando las situaciones, los tiempos, las formas. 

Anuncios

Sabemos que Dios es bueno, cuando aborrecemos lo bueno estamos aborreciendo a Dios. Lo bueno implica que haremos aquello que es correcto. Pero lo correcto en el sentido humano es relativo, por lo tanto debemos medir lo bueno con aquel que no puede ser movido, con aquel que es justo y perfecto. Debemos conocer lo bueno de Dios y guiarnos con su palabra y su deseo para nuestra vida.

Los cristianos debemos permanecer firmes. Aunque el mundo aborrezca lo bueno, aunque no teman a Dios, aunque le rechacen, nosotros debemos permanecer firmes en la fe, buscándole en todo momento. En la presencia de Dios podemos refugiarnos del mundo de maldad y vivir de una manera que agrade al Señor. No como el mundo, sino como Él quiere que vivamos.

Acerca Ricardo Hernandez

Servidor de nuestro Señor Jesucristo. Entregue mi vida a Cristo hace más de 20 años, y me gusta compartir los mensajes cristianos que Dios pone en mi corazón.

También Revise

Predicas Cristianas.. Siembra y cosecha

Siembra y cosecha

Hay dos formas de ver la vida, en pecado o en el Espíritu de Dios. El mundo siembra corrupción, siembra pecado, no piensan que eso que siembran cosechan...

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.