El desafío de la apostasía

Predicas Cristianas

Prédica de Hoy: El desafío de la apostasía

Predicas Cristianas Texto Bíblico: “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios.” (1 Timoteo 4:1).

Introducción

 Al igual que en el primer siglo, la apostasía amenaza el cuerpo de Cristo hoy. Mi objetivo en el día de hoy es resaltar las advertencias bíblicas sobre el peligro mortal de abandonar nuestra unión con Cristo, y significar el llamado que el Señor hace en la biblia a permanecer firmes en la fe y la obediencia.

I. Definiendo la apostasía

Según el Nuevo Diccionario de la Biblia, la apostasía    es una palabra que en griego está compuesta de apó (caer, alejarse de) y stasis (rebelión) y que se utilizaba para señalar una revuelta política o militar. Significa el acto de rechazar la fe o las doctrinas profesadas o creídas, apartándose para adoptar otras.[1] Se define como deserción, rebelión, abandono, retirada o separación de aquello a lo que se ha acercado antes.

En el cristianismo, apostatar significa el abandono de la fe en Cristo Jesús y de sus enseñanzas, alejarse de la verdad de la Palabra de Dios, tanto por palabra como por conducta. (Tito 1:16).

Nadie puede apostatar de algo con lo cual nunca tuvo relación o compromiso. Así que al aplicar estas definiciones en el marco del cristianismo, llegamos a la conclusión de que no puede haber un apóstata sin primero no profesó haber creído en Cristo.

La apostasía teológica, es la renuncia voluntaria y consciente, de la fe en Dios y en las creencias del cristianismo, que resulta en un abandono completo de Cristo. Tiene que ver con rechazar parte o toda la enseñanza original de Cristo y de sus apóstoles. (1 Timoteo 4:1; 2 Timoteo 4:3). Es alejarse de las doctrinas claves y verdaderas de la Biblia y caer en las enseñanzas heréticas que proclaman ser la doctrina cristiana «real». (2 Pedro 2:1-3, 12-19).

Y también se conoce la apostasía moral, como el abandono deliberado de las normas de moralidad de Dios, para volverse a esclavizar por el pecado y la inmoralidad (Isaías 29:13; Mateo 23:25, 28). Esta apostasía rompe los límites de santidad y compromiso con Dios que se revelan en la biblia. El llamado de Dios siempre ha sido el mismo, “Conviértanse ellos a ti, y tú no te conviertas a ellos.” (Jeremías 15:19b; cf. 1 Timoteo 4:1).

II. Casos de apostasía en la biblia

En el Antiguo Testamento abundan los casos de apostasía. La nación de Israel cayó repetidas veces en casos de infidelidades y adulterios de tipo moral y religioso.

De ahí que los profetas de Dios entendieron que los desastres nacionales que experimentó la nación de Israel a través de la historia, fue la consecuencia fatal de la apostasía e infidelidad de esta nación. Ellos se apartaban de los caminos de Dios para seguir sus propios caminos que conducen a la muerte en todos los sentidos.[2]

La biblia dice que en los días de los jueces, cuando Israel cometía en el nombre del Señor actos en contra de su voluntad. cada uno hacía lo que bien le parecía.” (Jueces 17:6; cf. 21:25).

Esta descripción es muy similar a las actitudes que prevalecen en la sociedad actual. De ahí que los cristianos debemos evitar conformarnos a las actitudes bajas que prevalecen en nuestra sociedad, y tomar en serio lo que Dios nos pide en su Palabra y aplicarlo a nuestro diario vivir.

Otro de los peores tiempos de apostasía nacional que experimentó Israel como nación, fue durante la monarquía bajo el reinado del rey Acab y su esposa Jezabel. Jezabel era una ferviente adoradora de Baal, y consiguió que Acab y el pueblo de Israel dieran culto a Baal. (1 Reyes 18:13, 19).

Fue considerada como la mujer más diabólica que jamás haya vivido. Ordenó matar a todos los profetas del Señor (1 Reyes18:4-13) y al profeta Elías (1 Reyes 19:1-2). Mantuvo a sus expensas a cuatrocientos cincuenta profetas de Baal. Ella promovió el asesinato legal de Nabot para conseguir su viña para su marido (1 Reyes 21:16-22). Y por diez años impuso su poder maléfico en su papel de reina madre, a través del reinado de Ocozías, y después durante la vida de Joram.

En medio de esa terrible apostasía se levantó el profeta Elías como vocero de Dios y convocó al pueblo y al rey Acab al monte Carmelo para demostrar quién era el Dios verdadero (1 Reyes 19). También desafió la apostasía Abdías, mayordomo del rey Acab, que era en gran manera temeroso de Jehová y escondió a 100 profetas del Señor y los sustentó con pan y agua (1 Reyes 18:1-4); y Dios consuela a Elías diciéndole que siete mil creyentes no doblaron sus rodillas ante Baal. (1 Reyes 19:18; Romanos 11.4).

Acerca David N. Zamora

Ministro Ordenado de las Asambleas de Dios, Pastor Principal de la Iglesia Misionera, A.D.,Inc., Tampa, Florida, EUA. Siendo muy joven comienza a servir al Señor en la Iglesia Evangélica Pentecostal de Cuba (Asambleas de Dios), de Las Tunas, donde se desempeña como maestro bíblico desde el año 1978. Su intensa y activa labor Pastoral en Cuba comienza en Enero de 1991. En abril de 1996 se gradúa de Bachiller en Teología y Biblia, por los Estudios Dirigidos de Superación Bíblica (EDISUB) de las Asambleas de Dios en Cuba. Obtiene su Licenciatura en Teología por medio del Instituto de Superación Ministerial de las Asambleas de Dios de América Latina (ISUM). El Pastor Zamora lleva mas de 42 años de casado con su esposa Raquel González. De esta unión matrimonial nacieron dos hijos: Merlyn David y Otoniel Zamora, quienes se desempeñan activamente, como Ministros de Música y Predicadores del evangelio de Jesucristo.

También Revise

Durmiendo con las cadenas

Durmiendo con las cadenas

Predicas Cristianas. ¿Qué hacer en medio de la crisis? Bueno, hay que recordar que Dios tiene control de cada situación. Detrás de cada crisis hay un poder...