Inicio / Predicas Cristianas / Esperando siete veces

Esperando siete veces

ESPERANDO 7 VECES

Texto: 2 Reyes 5: 1-14

Introducción:

Anuncios


Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo transforma en un cultivo “no apto” para impacientes:

Una vez sembrada la semilla, hay que abonarla de forma continua, y regarla constantemente.

Durante los primeros meses no sucede nada apreciable.

En realidad no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años. Un cultivador desprevenido podría pensar  el comprado semillas infértiles, pero no así quien cultiva bambú.

Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de sólo seis semanas la planta de bambú crece ¡más de 30 metros!

Anuncios


Alguien podría preguntarse: entonces, ¿tardó solo seis semanas crecer?

Y la respuesta es: No. Sino que el bambú se tomó siete años y seis semanas en desarrollarse.

Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después de siete años.

Quise traer esta información, para ilustrar lo que quiero enseñar hoy en cuando a la fe… ya que un ingrediente fundamental de ella, además de la confianza en Dios y en sus promesas, es la paciencia

Anuncios


“paciencia” que es definida por el diccionario como:

  1. “Capacidad de sufrir y tolerar en calma desgracias y adversidades o cosas molestas u ofensivas, con fortaleza, sin quejarse ni rebelarse”
  2. “Capacidad de esperar con tranquilidad una cosa que tarda”
  3. “Capacidad para realizar una actividad o un trabajo difícil, pesado o minucioso con perseverancia

Quiero invitarte a leer en la Biblia la historia de un hombre que estuvo a punto de perder su sanidad por causa de no ser paciente.

Se trata de Naamán, el sirio; y el relato se encuentra en 2 Reyes 5: 1-15

El título del tema de hoy es: “esperando 7 veces”, y confío que la Palabra de Dios ministrará a los bajoneados por diversas causas…. de manera que puedan levantarse de su aflicción… con fe.

Núcleo:  

Naaman, era una persona importante en el reino sirio. Era general del ejército del rey, y era un hombre renombrado por su valentía. Y un detalle no menor: por medio de él, Jehová había dado salvación a su nación.

Suena raro que Dios tenga por instrumentos a gente que no era de su pueblo; sin embargo, hay que recordar que muchos judíos estaban en el exilio y aún en esclavitud el Señor resguardó a los suyos de males peores.

Qué interesante es el amor de Dios… que mantiene a los suyos en resguardo en todo momento y todo lugar, por causa de su gran amor.

No obstante los títulos y cualidades de Naamán, la Biblia menciona que era leproso, lo cual implicaba estar “cortado” de toda vida social y aún de salir a realizar su oficio… por causa de lo extremadamente contagiosa que era esa enfermedad por aquellos tiempos.

Anuncios


Anímicamente se puede sospechar que Naamán no estuviera de buen semblante ni de humor… más si se piensa en cuántas batallas habría ganado, pero no pudiendo triunfar sobre su dolencia.

En medio de su situación, la oportuna intervención de una esclava israelita, trae una luz de esperanza a la esposa de Naamán – que sufría a la par de su marido- aunque no estuviese enferma.

En Samaria había un profeta de Dios. La idea era ir a rogarle, a pedirle por sanidad, ya que la sierva judía sabía que Eliseo lo sanaría.

Quiero que noten la fe de esta mujer israelita. Ella no dio un informe dubitativo o a medias tintas. Ella tenía un informe de victoria para su amo: Eliseo lo sanaría de la lepra, si Naamán fuese a verle y pedirle que lo hiciera.

Igual debe ser en los creyentes, cada vez que se da palabra a otros. Hay que hacer y decir las cosas con fe. Con un informe de victoria en la boca, sin dudar del poder de Dios.

Medio humorístico es lo que sigue después…. llega Naamán a la puerta de la casa de Eliseo…con trompetas y gran pompa … imaginándose Naamán la escena: saldrá Eliseo cuando le toque timbre… y estando en pie invocará el nombre de Jehová su Dios sobre mí… y luego alzará su mano… tocará el peor lugar de la lepra en mi cuerpo y finalmente sanaré….

Parecía un guionista de Hollywood!

Naamán quería que Dios actuara a su manera!

Sin embargo, el Señor tenía otro plan para sanar a Naamán de la lepra… un plan que requeriría de Naamán: paciencia….

¿Y qué sucedió? ¿cuál fue la situación?

Lejos de responder Eliseo como Naamán quería, envía a un mensajero con el recado… de zambullirse 7 veces en el Jordán para quedar limpio de su lepra!

Acerca Pastor Daniel

Revise también

La oración en boca de un hambriento

Debemos ser mejores

Predicas Cristianas Escritas; Este es el tiempo en que el Señor te llama para que hagas los cambios necesarios e incorpores las mejoras que te convertirán en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *