¿De donde vienen tus tormentas?

Mateo 8:23-27; Jonás 1

Introducción.

Las tormentas de nuestra vida, presentes y futuras, pueden presentarnos grandes retos y oportunidades para crecer. Hay grande diferencia en qué tipo de tormenta te encuentras en este momento.

Anuncios

Veamos algunas tormentas de la vida en dos ocasiones diferentes en la palabra de Dios.

1. Jonás 1
2. Mateo 8:23-27

I. Vemos en estos pasajes dos tormentas y dos diferentes propósitos para cada una de ellas.

• Una fue enviada por Dios (Jonás 1:4)

Anuncios

• La otra, por el diablo (Mat 8:24)

II. En cada situación involucra a un hombre durmiendo en el barco

• El primer hombre se encontraba en depresión y tratando de huir de la voluntad de Dios.

• El otro, dormía porque vivía dentro del propósito de Dios y en el reino de Dios no hay tormentas

La pregunta es: ¿En qué tipo de tormenta te encuentras hoy? Y, ¿estas caminando dentro de la voluntad de Dios o fuera de ella?

Anuncios

• La tormenta de los discípulos fue enviada por el diablo para “desviarlos” de la voluntad de Dios.

• La tormenta de Jonás, fue enviada por Dios para “dirigirlo” a su voluntad.

Muchos de nosotros nos encontramos en una tormenta e instantáneamente concluimos que nuestro trabajo es clamar a Dios para que intervenga y cambie nuestra circunstancia. Pero ese no es el propósito de la tormenta, si solo clamamos estamos abdicando a nuestro rol en el milagro (Mat8:25)

• Dios nunca permite una tormenta sin antes primero proveer las herramientas para calmarla

• Él quiere que usemos esas herramientas para traer resultados milagrosos

• Él permite que tengamos problemas en nuestra vida porque los podemos derrotar

• Las herramientas están en el bote con nosotros, pero el enemigo envía los vientos de temor para hacernos olvidar en donde están nuestras herramientas.

Acerca Omar Hernández Díaz

Siervo de Dios.

También Revise

Reflexiones Cristianas.. La soberbia aleja de Dios

Consecuencias de la soberbia

Bosquejos Biblicos, la soberbia desagrada a Dios. Hoy vamos a ver como el soberbio cae, y es puesto por poco delante de la presencia de Dios. Además, como...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *