Inicio / Bosquejos Biblicos / Reinado de Ezequías

Reinado de Ezequías

Bosquejos Biblicos – Bosquejos para Predicar

2ª Crónicas 29

En el primer año de su reinado, este rey abrió las puertas de la casa de Jehová y las reparó. Hay que abrir las puertas de la oración, del testimonio, de la Palabra. ¿qué puerta tienes cerrada hace tiempo?

Este rey lo que hizo fue llamar a los sacerdotes y a los levitas Diciendo: “Santificaos, y sacad toda la inmundicia del santuario de la casa de Jehová.” En el verso 11 habla a los sacerdotes y los levitas diciendo que son escogidos para estar delante de Jehová para servirle y ser sus ministros y quemen incienso.

Anuncios

A veces nos olvidamos de que somos escogidos para servirle; Pero Dios te recuerda que eres su siervo y te dice que quemes incienso que significa oración y testimonio. Pero antes de hacer la tarea de sacar la inmundicia tuvieron que santificarse. ¿quieres que Dios te utilice? Santifícate primero.

Los sacerdotes hallaron la inmundicia y la llevaron hasta el atrio y los levitas se encargaban de llevarlo y tirarlo en el torrente de cedrón. Es que la inmundicia se pierde mejor en las corrientes de las aguas; debemos de arrojar toda lo malo en las aguas de su palabra y de su espíritu que ella se encargue de que poco a poco se pierda en sus corrientes.

Después de santificar la casa empezaron a sacrificar animales y hacer holocausto pero dice el verso 34 que los sacerdotes eran pocos para tanto holocausto y fueron ayudados por los levitas. En el pueblo de Dios hay tanta necesidad que no hay para tan pocos sacerdotes. El problema era que todavía había sacerdotes que estaban santificándose. En el pueblo de Dios Hay mucha juventud que se están santificándose hasta que les llegue su tiempo.

Acerca Central de Sermones

Central de Sermones; colección de predicas cristianas, mensajes cristianos, estudios biblicos, y bosquejos biblicos.

También Revise

Bosquejos Biblicos.. Llevado al desierto

Llevado al desierto

Si vivimos un ataque del enemigo y tratamos de solucionarlo en la carne enfrentamos al enemigo en su territorio y vamos a perder. La única manera de derrotarlo es desde el monte de Dios.

3 comentarios

  1. Jonatan Montoya

    Wow, este es un mensaje mio, que realicé hace como unos años atrás, Dios me bendijo mucho con este tema, y en su día lo subí aquí, esperando que les sea de bendición, un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *