Inicio / Bosquejos Biblicos / Cuando escuchamos a Dios hablar

Cuando escuchamos a Dios hablar

Bosquejos Biblicos… Bosquejos para Predicar

Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitadaLucas 10:38-42

Muchas personas piensan que cuando Dios habla, solo hace prohibiciones caprichosas, regañando como si fuera una persona amargada o un jefe que mantiene el cien por ciento del tiempo enojado con sus trabajadores. Pero en esta noche aprenderemos que cuando Dios habla, lo hace cual padre amoroso que quiere lo mejor para sus hijos y en su misericordia nos enseña grandes cosas, para que entendiendo su perfecta voluntad, nuestras vidas sean cambiadas y así vivamos una vida de completa felicidad.

1. Cuando escuchamos a Dios hablar se aprenden grandes cosas (Jeremías 33:3)

A. Grandes cosas que el mundo ni conoce, ni entiende. 1 Corintios Cap 2

l. La condenación eterna: el mundo perdido desconoce esta gran verdad. Desconocen que un día Dios juzgará a todo hombre por las obras que haya hecho, y que de no hallar su nombre escrito en el libro de la vida irán a un lugar de tormento eterno.

ll. El plan de salvación: muchos no entienden que siendo nosotros pecadores, Dios haya entregado a su único hijo para que, colgado de un madero, entregara su vida y así limpiarnos de todo pecado. Que no es por obras , ni sacrificios que somos perdonados, sino solo por el poder en la sangre de Jesucristo que heredaremos el reino de los cielos

B. Grandes cosas que solo Dios nos puede enseñar

l. Cómo salir de la miseria: cuando nos acercamos a Dios el nos saca de la miseria y nos lleva a una vida abundante, enseñándonos cómo hacerlo:

  • 1. En las finanzas a través de los diezmos, ofrendas y primicias
  • 2. En el hogar a través de la fidelidad a nuestro cónyuge
  • 3. En lo físico ayudándonos a dejar los vicios que a muchos les fue causa de muerte.

ll. Cómo hallar la verdadera paz: una paz que sobrepasa todo entendimiento, que no se basa en las riquezas, ni en los deleites temporales de este mundo. 1 Timoteo 6:7-11

lll. Cómo llegar al cielo: Dios, en su palabra, nos traza la ruta a seguir de acuerdo a su plan divino, enseñándonos qué cosas debemos dejar y cuáles debemos adoptar para agradarle y constantemente nos está exhortando acerca de los errores que cometemos y nos llama a un continuo arrepentimiento.

2. Cuando escuchamos a Dios hablar, entendemos su propósito perfecto a favor del Hombre. (Deuteronomio 28:1-14)

Dios nunca ha querido que el ser humano sufra, por el contrario todo lo que ha creado lo ha hecho pensando en el bienestar y felicidad del mismo. Todas sus leyes han sido para guardar al hombre de lo que El en su omnisciencia sabe que no le sirve

A. Entonces obedecemos

Con libertad Romanos 6:16-18 al saber que los estatutos de Dios no son un capricho, le obedecemos de buena gana; no murmurando,o con resentimientos. Tambien, todo aporte que demos a la iglesia, sea económico o en trabajo, no lo hacemos por presión del pastor o de la filigresía sino que lo hacemos con la satisfacción de que es Dios el que se agrada.

Con alegría. Salmos 40:8

Así como el desobedecer a Dios trae tristeza, el obedecerle trae gozo y bendiciones, la persona cuenta con el respaldo de Dios en lo que emprenda

B. Entonces agradecemos Tito 3:4-5

Por su bondad: al habernos dado la vida, la oportunidad de conocerle, unos padres, un cónyuge, unos hijos, un techo, un vestido, el alimento etc…

Por su misericordia: que siendo nosotros pecadores, rebeldes e inmerecedores de sus bendiciones ya mencionadas, y de su perdón, Él nos las ha dado mucho más de lo que nosotros hubiéramos imaginado.

3. Cuando escuchamos a Dios hablar, se produce un cambio

A. Un cambio de Rumbo (Saulo de Tarso)

Un hombre religioso como era Saulo de Tarso que perseguía la iglesia cristiana, Dios le sale al encuentro; al hablarle le cambió el rumbo de su vida y lo transformó en uno de los más grandes predicadores, evangelistas y defensores del Cristianismo. Lleno del poder de Dios y un mega, contra,super,hiper anti religioso.

De muerte a vida ” ¡¡¡ Lázaro ven fuera !!! “

En esa vida materialista que muchos llevábamos, estábamos muertos en nuestros delitos y pecados, pero Dios en su amor nos dio vida y si alguno se encuentra con una enfermedad física o espiritual, Dios le dice : “el que cree en mí aunque esté muerto vivirá”

Del infierno al cielo (Eje: el ladrón con Cristo en la cruz)

Nosotros estábamos condenados al infierno, pero Dios en su misericordia nos ha rescatado y por la Fe en Él heredaremos el reino de los cielos. También, muchos éramos lo menospreciado del mundo (andando en la indigencia, en la mendicidad, en el alcoholismo, en la drogadicción o en la ludopatía etc…) Pero Cristo nos ha cambiado dándonos un nombre, una familia etc…

B. Un cambio de personalidad

De anti valores por valores (imputualidad, guerra, irrespéto, improductividád, irresponsabilidad,indiferencia,inflexibilidad,infidelidad,mentira, odio, soberbia etc…)

Del fruto de la carne por el fruto del Espíritu Gálatas 5:16-23

Conclusión:

No rehusemos asistir a la iglesia a escuchar la voz de Dios, porque de seguro tiene mucho que decirnos o enseñarnos, y de todas las cosas que hiciéramos, ésta sería la más beneficiosa; porque​ en ninguna otra parte encontraríamos a alguien que nos hablara con tanto atino como Dios que nos conoce y en su amor y misericordia desea lo mejor para nosotros.

© Samuel Cardozo

Acerca Samuel Cardozo

Le sirvo al Señor y deseo serle fiel hasta el final predicando la palabra de Dios en todo momento.

Revise también

Predicaciones Cristianas - ¡Es tiempo de rompimiento!

Carnal o espiritual

Bosquejos Biblicos - Debemos ser claros con nosotros mismos y ser realistas en aceptar que hay una lucha constante en entre la carne y el espíritu. En muchas ocasiones la carne...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *