Pastor de nuestra alma

Bosquejos Biblicos

Bosquejos Para Predicar Texto Bíblico: Juan 10:11-16

Introducción

En este mundo necesitamos ser guiados por alguien que sepa como funcionan las leyes universales de la vida. Los seres humanos buscan y siguen a personas que dicen poseer la verdad. Personas que al final solo piensan que tienen la solución a los problemas pero desconocen las verdades divinas. Pero Dios quiere guiarnos en esta vida, después de todo Él creó todo lo que existe, tiene entonces toda la verdad de las cosas.

Lo que el ser humano puede llegar a conocer es solo una parte del universo, Jesús es la verdad y debemos seguirlo y obedecerlo para tratar de estar dentro de su rebaño.

Anuncios

1) Jesús el buen pastor (Juan 10:11)

Jesucristo nos indicó que era el buen pastor. Hay pastores que son buenos y cuidan a sus ovejas, y pastores que dejan desprotegido su rebaño. Pero Jesús es el buen pastor, quien su vida da por las ovejas. Tal es su amor que se entregó para salvar a su rebaño. Nadie puede pagar un precio mayor por nosotros. Nosotros que en otro tiempo éramos perdidos fuimos rescatados con precio de sangre. Ahora somos parte de ese rebaño de Dios.

a) Quienes son del rebaño conocen al pastor (Juan 10:14)

Jesús conoce a sus ovejas, sabe quienes son de su rebaño y quienes son impostores, sabe quienes son lobos vestidos de ovejas y quienes sí necesitan su cuidado. El Señor nos defiende aún de esos impostores y nos defiende de todo mal. Así como Jesús conoce a sus ovejas, sus ovejas le conocen y le siguen. Aunque venga otro pastor a querer llevarnos a su redil, seguimos al Señor sin desviarnos de su llamado. Pues si seguimos a otro nos llevará a cualquier lugar pero no a la presencia de Dios.

b) Dios escoge a sus ovejas (Ezequiel 34:17)

Pero Dios nos juzgará un día y elegirá a las verdaderas ovejas y a aquellos que se disfrazan de justicia pero con corazón alejado de Él. Las ovejas entrarán al reino celestial y las que no son del redil de Dios serán lanzadas al lago de fuego. Por lo tanto debemos procurar ser pastoreados por el Señor, por nadie más. No sigamos a doctrinas de hombres, sino al verdadero Buen Pastor de nuestra alma.

Él nos ha llamado por nuestro nombre, hemos sido llamados a ser parte de este pueblo que busca al Dios verdadero y le obedece en todas las cosas. Aunque el mundo no lo comprenda nosotros, los que seguimos a Dios, sabemos que al final tendremos nuestra recompensa, la cual será dada por Dios mismo.

Anuncios

2) Dios salva a sus ovejas (Ezequiel 34:22)

El Señor nos cuida y protege de todo mal. Ningún mal puede hacernos daño cuando estamos bajo la protección del Señor. ¿quién nos dañará si estamos en las manos de Dios? ningún mal se atreve a tocarnos pues el Altísimo es nuestro protector.

El salvador de nuestra alma es Jesucristo a Él debemos seguir. Pablo preguntaba quién nos separará del amor de Dios, sabemos que a los que seguimos a Dios ningún mal nos puede hacer daño y mucho menos apartarnos de su lado. Solo nosotros podemos desviarnos de su camino voluntariamente, pero no hay quien quiera estar lejos de alguien que nos cuida tan bien. 

a) Sin pastor somos presa de las fieras (Ezequiel 34:5)

Si estamos fuera del rebaño del Señor somos presa fácil de cualquier fiera que venga a atacarnos. Si nuestro pastor no es el Señor no podrá defendernos de los ataques del maligno. Pero cuando Dios nos protege podemos estar tranquilos. Sin pastor estamos sin ninguna protección y cualquier ataque contra nuestra vida será un éxito. Porque si estamos sin pastor no hay quien nos defienda, no hay quien nos libre del mal. 

b) Éramos descarriados (1 Pedro 2:25)

Dice su palabra que éramos descarriados, alejados de Dios y presa del enemigo. Pero vino Jesucristo, nos llamó a su rebaño, escuchamos su voz y le seguimos. No debemos avergonzarnos de seguir al buen Pastor, el mundo podrá no entenderlo, pero las obras del Señor hablaran por si mismas. Cuando estemos seguros, cuando el mal pase por nuestro lado pero no nos llegue, veremos la salvación que Dios hace con nosotros.

3) Dios nos pastorea bien (Salmos 23:1-6)

Uno de los salmos más famosos de la biblia nos habla de lo bien que el Señor nos pastorea. Nos dice que nos lleva a descansar junto a aguas de reposo, nos lleva por sendas de justicia. El bien y la misericordia nos seguirán todos los días de nuestra vida. No tendremos nosotros que perseguir todas estas bendiciones, sino que Dios nos las da simplemente por que Él cuida a sus ovejas.

Anuncios

Conclusión

Debemos dejar que el Señor, el Buen Pastor nos guíe, nos lleve por sendas de justicia. Nadie nos cuidará mejor que Dios. Ningún mal podrá hacernos daño cuando estamos bajo su protección. Si estamos descarriados debemos volver a su rebaño y dejar que él cure nuestras heridas. Él nos llama, nos conoce y debemos conocerlo nosotros también. Somos ovejas de su prado.

© Mauricio Alvarez. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Bosquejos Biblico

Acerca Mauricio Alvarez

Siervo de Jesucristo desde 1,999, amante de la palabra de Dios. El Señor me ha concedido servir con jóvenes y posteriormente con Escuela Dominical. Predicador de un Dios vivo a quien damos toda la gloria.

También Revise

Mensajes Cristianos - Un Samaritano llamado Jesús

Volviendo al primer amor

Bosquejos Biblicos - Perdemos el primer amor cuando perdemos nuestro fervor por la obra de Jesucristo; para volver al primer amor debemos cultivar a las disciplinas...

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.