Inicio » Devocionales Cristianos » Yo en ti confío

Yo en ti confío

Reflexiones Cristianas

Reflexiones Cristianas Reflexión de Hoy: Yo en ti confío

Reflexiones Cristianas Lectura Bíblica: «En el día que temo,Yo en ti confío. En Dios alabaré su palabra; En Dios he confiado; no temeré; ¿Qué puede hacerme el hombre?» Salmo 56:3-4

Introducción:

A menudo decimos que confiamos en Dios e incluso tarareamos canciones que nos invitan a orar con fe, pero Dios, que conoce nuestros corazones, sabe si verdaderamente estamos descansando plenamente en Él cuando oramos.

Nuestras oraciones deben ser cada día más ricas y profundas. Esto sólo lo podemos lograr si le pedimos al Espíritu Santo que nos guíe, como nos enseña Pablo:

«Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.» (Romanos 8:26).

Por tanto, ante todo, nuestra oración debe ser guiada por el Espíritu Santo. ¿Cuál debe ser nuestra oración ahora?

Cuando oramos con fe, no tenemos de qué preocuparnos.

Por ejemplo, si oras por la recuperación de un enfermo, pero lo haces con dolor, fervor y ansiedad, pídele a Dios que te revele lo que hay en tu corazón, porque es probable que no confíes realmente en Él. No, debemos mezclar la oración con la oración profunda y ferviente. Cuando oramos y sentimos dolor o preocupación, realmente no creemos que nada sea imposible para Dios.

Los miembros de la iglesia de Filipos se sentían a menudo ansiosos y preocupados, pero Pablo los exhortaba de la siguiente manera:

«No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias.» Filipenses 4:6 (NVI)

Nótese que el verso comienza con “No se inquieten por nada“, no dice “se inquieten por todo”. Muchas veces parecemos haber olvidado que Dios nos llama a presentar nuestras peticiones a través de la oración, la súplica y la acción de gracias.

¿Qué sientes cuando estás agradecido?

Se siente feliz, feliz, feliz cuando recibe una respuesta que le da paz. Es esta fe la que Dios requiere de nosotros. Cuando nos presentemos ante el trono de Dios en oración, hagámoslo sabiendo que Él nos ha escuchado.

El que se acerca a Dios tiene que creer que él existe

¿Por qué no creer en aquel que creó los cielos y la tierra y todo lo que existe? Quizá el desconocimiento de la grandeza de Dios nos impide confiar plenamente en Su poder eterno e inquebrantable.

«En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan.» Hebreos 11:6 (NVI)

Pero nada es imposible para Dios, si te acercas a Dios a través de la oración, pero con tus acciones reflejas que no crees en Él, le muestras a Dios que no confías plenamente en Él y no puedes ver lo maravilloso y lo eterno. Gloria a Dios.

Supongamos que oras a Dios para que te proteja cada vez que sales de casa, pero apenas entras a la calle, te sientes ansioso y compras un pequeño cuchillo “por si acaso”. ¿Confías en Dios? Probablemente no, y a nuestro Padre Celestial no le agrada tu falta de fe.

Conclusión

Confié en Dios, no tenga miedo

Cuando confías en Dios, no tienes nada que temer, ni guerras ni rumores de guerra, y mucho menos lo que el hombre pueda hacerte, porque Dios está contigo.

Oremos y pidamos a Dios que quite todo temor de nuestro corazón, y sea en nuestro corazón una roca fuerte en lugar del miedo, para que nos fortalezca cada día en Su camino, que nos conduce continuamente a la eternidad.

© Hilda Hernández. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Reflexiones Cristianas

Deja un comentario