Inicio / Predicas Cristianas / Jesús vive, ha resucitado

Jesús vive, ha resucitado

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

¿Qué te provoca este título? ¿Qué te hace sentir? ¿En qué piensas cuando lo lees o lo escuchas? Llama la atención hoy en día como todavía algunos no tienen un vivir de reino, de gloria que ha sido dado gracias al regalo de Jesús nuestro Señor a través de su pasión, muerte y resurrección; unos por desconocimiento y otros por no entender verdaderamente el regalo del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo a nosotros sus hijos.

El Señor quiere que tengamos un vivir de resurrección, una vida espiritual, una vida en abundancia y sobre abundancia; y no de muerte espiritual, de religiosos que no viven con un Dios vivo, real, Todopoderoso, que viven como dicen o llaman algunos a las personas; muertos en vida. En ti hay vida; declara: ¡Jesús vive, ha resucitado! Cosas empiezan a suceder.

¡Jesús vive, ha resucitado! Cuando leo o escucho esta fracción de la palabra de Dios, viene a mi vida un alentar, un sentirme y vivir que soy más que vencedor, un triunfador, un hacedor de que todo es posible para el que cree porque para Dios todo es posible.

Viene esperanza de gloria a mi vida porque nuestro Señor esta vivo, venció, triunfo y con ello afecto poderosamente mi vida. ¿Cómo te sientes tu con esta fracción de la palabra? Porque según como te sientas, pienses, hables, actúes, así es como esta tu espíritu, tu alma y por consiguiente tu cuerpo (vida o muerte espiritual).

En Marcos 16:6 dice: “…Pero él les dijo*: No os asustéis; buscáis a Jesús Nazareno, el crucificado. Ha resucitado, no está aquí; mirad el lugar donde le pusieron….” Y Lucas 24:23: “...y como no encontraron el cuerpo, volvieron a casa. Y cuentan que unos ángeles se les han aparecido y les han dicho que Jesús vive…”

Cuando las mujeres fueron de mañana al sepulcro donde habían enterrado al Señor, en este pasaje Dios nos muestra tan grande revelación que hace que en todo nuestro vivir sea totalmente diferente al de los demás, dado a que tu y yo tenemos un Cristo vivo y no un Jesús muerto. En ambos pasajes vemos lo que ocurre con aquellos que tienen vida espiritual, a un Cristo vivo en sus corazones:

En primer lugar: un encuentro, sobrenatural, divino, angelical y por supuesto con Dios mismo; (Abraham creía y fue visitado por Ángeles, y entre ellos Dios mismo. Tuvo un encuentro con el que vive).

Segundo: Dios habla a nuestras vidas, envía mensajes. Ángel significa mensajero, ¿cuál es el mensaje? No temas, no os asustéis.

¿A quién buscas? ¿Qué estas viendo? A Jesús el nazareno, el hijo del carpintero o como los Ángeles manifestaron a las mujeres; “…Ha resucitado…”, Jesus vive..

El mensaje del Señor a través de los Ángeles es bien claro y vemos dos campos, dos maneras de vivir.

PRIMERO: Un vivir con muerte espiritual, con un Jesús muerto, crucificado, no vencedor, como que no hubiera nunca resucitado, tal es el caso de aquellas personas que no creen ni dan valor al sacrificio de Jesús mismo, que no oran, cualquier situación los desanima, creen mas al mundo y no a la palabra de Dios, les gusta vivir esclavizados.

Lastimosamente algunos viven así porque no ha dado lugar a ese Cristo vivo en sus corazones. Job el justo soporto, sobrellevo y venció lo que le aconteció en su vida y con los suyos, a pesar de que su misma esposa lo desprecio, los amigos le dieron la espalda; por algo, él creyó y lo sostuvo, Job 19:25 “…Yo sé que MI REDENTOR VIVE, y al final se levantará sobre el polvo. 26 Y después de deshecha mi piel, aun en mi carne veré a Dios…”

SEGUNDO: Un vivir espiritual, cuando verdaderamente Cristo vive en mi, con novedad de vida, tengo vida espiritual, hay gloria, hay poder, creo que puedo, que tengo, que soy lo que Dios dice que soy según su palabra, hay un orar, un adorar; se manifiestan las señales, los milagros, los prodigios, nada me detiene por se que soy mas que vencedor.

Confieso, declaró que Jesús vive, que ha resucitado; cosas suceden. Llamó las cosas que no son como si fueran, no soy el mismo de antes, antes estaba muerto mientras que hoy tengo vida y vida en abundancia, por eso dice la palabra de Dios en Juan 6:56-57 “…El que come mi carne y bebe mi sangre, vive unido a mí, y yo vivo unido a él. 57 Y como el Padre que vive me envío, y yo vivo por el Padre, así mismo el que me come, el también vivirá por mi…” En ti hay vida, en ti esta Cristo Jesús que ha resucitado, hay victoria, hay triunfo, hay gloria, hay poder, hay sanidad, liberación. Jesus vive, “..ha resucitado..”

El Señor quiere que nos disfrutemos su sacrificio hace más de 2000 años, a través de su resurrección, en ese vivir hemos obtenido un intercambio divino, de muerte a vida, de esclavitud a ser libres, de tener pobreza a disfrutar de sus riquezas en gloria, de enfermo a vivir sano; cielos abiertos, su justicia, su reino, las añadiduras, vestiduras de lino fino, su palabra están en nuestro corazón y boca, proclamará. Nos ha hecho reyes y sacerdotes, gobierna y adora al Señor tu Dios. Por ello fue que él murió por mi y por ti, por eso dice el apóstol Pablo en Gálatas 2:20 “…Ya no vivo yo, sino es Cristo el que vive en mi…”

En ti esta ese poder de resurrección, Romanos 8:11 (RV1960) “…Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros…” Disfruta el beneficio, la herencia que nuestro Padre ha dado da través del sacrificio de nuestro Señor Jesucristo.

Apocalipsis 17:14 “…Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles…”

Que la Gracia de nuestro señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión de su Santo Espíritu sea con todos nosotros.

Acerca Pastor Jose Valiente

Revise también

Central de Sermones - Cada quien su iglesia

¿Cuando prospera la obra de una iglesia?

Predicas Cristianas - Para que prospere la obra de una iglesia, deben despertar los dormidos. Cada uno debe ocupar su lugar de trabajo, y no debemos hacer caso a las críticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *